De Pas­cua a Pen­te­cos­tés

Conectate - - NEWS - Ma­ra Hod­ler ha si­do mi­sio­ne­ra en Ex­tre­mo Orien­te y en Áfri­ca Orien­tal. Ac­tual­men­te vi­ve en Te­xas con su es­po­so y sus hi­jos y ad­mi­nis­tra una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar. Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing7, por­tal cris­tiano

La otra no­che es­ta­ba re­fle­xio­nan­do so­bre la Se­ma­na San­ta cuan­do me vino una fra­se al pen­sa­mien­to: «No de­jó mi al­ma en el in­fierno». Me so­na­ba a ver­sícu­lo de la Bi­blia, pe­ro no es­ta­ba se­gu­ra. Tam­po­co te­nía la cer­te­za de que el au­tor se re­fi­rie­ra a Je­sús.

Me gus­ta­ría po­der de­cir que sa­qué la Bi­blia y bus­qué el pa­sa­je, pe­ro no; aga­rré mi te­lé­fono in­te­li­gen­te y lo bus­qué en Goo­gle. Efec­ti­va­men­te, es­tá en la Bi­blia. Se en­cuen­tra en el Sal­mo 16: «Tú no de­ja­rás mi al­ma en­tre los muer­tos» 1.

Des­pués qui­se ave­ri­guar a quién se re­fe­ría Da­vid, por lo que in­da­gué un po­co más. El após­tol Pe­dro ci­tó el pa­sa­je en su pri­me­rí­si­mo ser­món de Pen­te­cos­tés2. Je­sús aca­ba­ba de as­cen­der el Cie­lo y ha­bía di­cho a Sus dis­cí­pu­los que el Es­pí­ri­tu San­to ven­dría a ellos. Los cre­yen­tes se jun­ta­ron an­sio­sos en un apo­sen­to al­to a la es­pe­ra de lo que pu­die­ra ocu­rrir. En­ton­ces el Es­pí­ri­tu San­to se ma­ni­fes­tó en for­ma de lla­mas de fue­go, y to­dos fue­ron in­ves­ti­dos de un po­der y una au­da­cia que nun­ca ha­bían te­ni­do.

En aquel tiem­po Jerusalén es­ta­ba re­ple­ta de ju­díos pro­ce­den­tes de otras par­tes del mun­do. Aque­llos cre­yen­tes de­vo­tos se ha­lla­ban en la ciu­dad pa­ra ce­le­brar la Pas­cua, una de las fe­chas más re­le­van­tes del ca­len­da­rio ju­dío.

Tras ser lle­nos del Es­pí­ri­tu San­to, los dis­cí­pu­los fue­ron ba­jan­do del apo­sen­to al­to, apa­re­cie­ron en pú­bli­co y em­pe­za­ron a pre­go­nar el evan­ge­lio, ¡en idio­mas ex­tran­je­ros que nun­ca ha­bían ha­bla­do! Los pe­re­gri­nos de di­ver­sas na­cio­nes que por en­ton­ces vi­si­ta­ban Jerusalén se que­da­ron ató­ni­tos al oír­los ha­blar en su pro­pio idio­ma. La gen­te no acer­ta­ba a en­ten­der có­mo era po­si­ble que ha­bla­ran len­guas que nun­ca ha­bían apren­di­do. Al­gu­nos se bur­la­ron: — De­ben de es­tar bo­rra­chos. Lue­go Pe­dro, el mis­mo que ha­bía ne­ga­do a Je­sús unas se­ma­nas an­tes, se pu­so en pie y se di­ri­gió a la mu­che­dum­bre:

—No es­ta­mos ebrios; ape­nas son las 9 de la ma­ña­na. Es­ta­mos lle­nos del Es­pí­ri­tu, tal co­mo au­gu­ró el pro­fe­ta Joel.

Si­guió ex­pli­can­do que Je­sús de Na­za­ret — que to­dos sa­bían que ha­bía si­do cru­ci­fi­ca­do po­co an­tes— era el Hi­jo de Dios, a quien Dios ha­bía le­van­ta­do de los muer­tos. Ahí fue cuan­do se re­fi­rió a la pro­fe­cía de Da­vid en el Sal­mo 16:

—Her­ma­nos, per­mí­tan­me ha­blar­les con fran­que­za acer­ca del pa­triar­ca Da­vid, que mu­rió y fue se­pul­ta­do, y cu­yo se­pul­cro es­tá en­tre no­so­tros has­ta el día de hoy. Era pro­fe­ta y sa­bía que Dios le ha­bía pro­me­ti­do ba­jo ju­ra­men­to po­ner en el trono a uno de sus

des­cen­dien­tes. Fue así co­mo pre­vió lo que iba a su­ce­der. Re­fi­rién­do­se a la re­su­rrec­ción del Me­sías, afir­mó que Dios no de­ja­ría que Su vi­da ter­mi­na­ra en el se­pul­cro, ni que Su fin fue­ra la co­rrup­ción. A es­te Je­sús, Dios lo re­su­ci­tó, y de ello to­dos no­so­tros so­mos tes­ti­gos3.

El dis­cur­so de Pe­dro fue tan con­tun­den­te y él es­tu­vo tan un­gi­do que ese día 3.000 cre­yen­tes se su­ma­ron a la igle­sia. Y eso fue el co­mien­zo na­da más.

Cuan­do leí es­te ca­pí­tu­lo que­dé muy im­pre­sio­na­da con el men­sa­je de Pe­dro. Apar­te de ser osa­do, ha­bló con mu­cha pro­pie­dad. Alu­dió con to­da pre­ci­sión a las pro­fe­cías y pro­fe­tas ju­díos y se ex­pre­só con una cla­ri­dad pal­ma­ria, co­sa que no so­lía ha­cer an­te­rior­men­te. Ob­via­men­te fue por obra del Es­pí­ri­tu San­to.

Me­dian­te Su muer­te y re­su­rrec­ción, Je­sús nos con­ce­dió do­nes que han cam­bia­do por com­ple­to la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, a sa­ber:

1. La sal­va­ción y una es­tre­cha re­la­ción con Dios. 2. El Es­pí­ri­tu San­to. 3. El don de la sa­ni­dad, fru­to de Su su­fri­mien­to en la cruz4.

Mien­tras Je­sús es­ta­ba con Sus dis­cí­pu­los, ellos no po­dían re­ci­bir el don del Es­pí­ri­tu San­to. Él tu­vo que ir­se pa­ra po­der man­dár­se­lo. «Les di­go la ver­dad: Les con­vie­ne que me va­ya por­que, si no lo ha­go, el Con­so­la­dor no ven­drá a us­te­des; en cam­bio, si me voy, se lo en­via­ré a us­te­des» 5.

No siem­pre he pen­sa­do que el Es­pí­ri­tu San­to fue­ra mo­ti­vo de ce­le­bra­ción du­ran­te la Pas­cua; pe­ro aho­ra sí. El que Je­sús se se­pa­ra­ra fí­si­ca­men­te de Sus dis­cí­pu­los po­si­bi­li­tó que ellos —y no­so­tros— re­ci­bie­ran el don del Es­pí­ri­tu San­to. «Si vo­so­tros, sien­do ma­los, sa­béis dar bue­nas dádivas a vues­tros hi­jos, ¿cuán­to más vues­tro Pa­dre ce­les­tial da­rá el Es­pí­ri­tu San­to a los que se lo pi­dan?»

6 Es­ta for­ma de en­ten­der el Es­pí­ri­tu San­to me ha­ce va­lo­rar más la Pas­cua. Es­toy agra­de­ci­da por ha­ber lle­ga­do a com­pren­der más pro­fun­da­men­te lo que hi­zo Je­sús por mí, al­go que nun­ca quie­ro dar por sen­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.