¿QUÉ HA­BRÍA PA­SA­DO SI…?

Conectate - - NEWS - Keith Phi­llips Keith Phi­llips fue je­fe de re­dac­ción de la re­vis­ta Ac­ti­va­ted, la ver­sión en in­glés de Co­néc­ta­te, du­ran­te 14 años, en­tre 1999 y 2013. Hoy él y su es­po­sa Caryn ayu­dan a per­so­nas sin ho­gar en los EE. UU.

Cuen­tan que Mahat­ma Gand­hi (1869–1948) di­jo: «No co­noz­co a na­die que ha­ya he­cho más por la hu­ma­ni­dad que Je­su­cris­to». Bue­na par­te de la po­bla­ción del mun­do —tan­to de los que abra­zan el cris­tia­nis­mo co­mo de los que no— es­ta­ría de acuer­do con él. Sin em­bar­go, ¿al­gu­na vez has pen­sa­do en las be­ne­fi­cio­sas trans­for­ma­cio­nes que no se ha­brían ope­ra­do de no ha­ber di­vul­ga­do los dis­cí­pu­los de Cris­to lo que ha­bían vis­to, oí­do y apren­di­do mien­tras es­ta­ban con Él? Las en­se­ñan­zas que im­par­tió se ha­brían ex­tin­gui­do con ellos.

De­be­mos te­ner pre­sen­te que el mi­nis­te­rio pú­bli­co de Je­sús — de es­ca­sos tres años y me­dio de du­ra­ción— no que­dó do­cu­men­ta­do en ar­tícu­los de pe­rió­di­co ni dio la vuel­ta al mun­do en gran­des no­ti­cie­ros de TV, co­mo su­ce­de­ría en la ac­tua­li­dad. ¿Cuán­tas per­so­nas cal­cu­la­mos gros­so mo­do que pre­sen­cia­ron al­gu­na vez un mi­la­gro de Cris­to o lo oye­ron ha­blar? ¿Cin­cuen­ta mil? ¿Cien mil? ¿Cuán­tos lo vie­ron mo­rir en la cruz? Unos tres­cien­tos o cua­tro­cien­tos tal vez. ¿A cuán­tos se apa­re­ció lue­go de Su re­su­rrec­ción en la ma­ña­na de Pas­cua? Se­gún 1 Co­rin­tios 15:4– 6, el nú­me­ro ape­nas su­pe­ró los qui­nien­tos.

Si bien Je­sús hi­zo lo que na­die más po­día ha­cer —mo­rir por nues­tros pe­ca­dos—, Sus dis­cí­pu­los tam­bién hi­cie­ron lo que so­la­men­te ellos po­dían ha­cer: man­te­ner vi­va la lla­ma de Su men­sa­je.

¿Qué ha­bría pa­sa­do si, des­pués de la muer­te de Cris­to, Si­món Pe­dro y sus con­dis­cí­pu­los ex­pes­ca­do­res hu­bie­ran re­to­ma­do per­ma­nen­te­men­te su an­te­rior ac­ti­vi­dad, la pes­ca? ¿Qué ha­bría su­ce­di­do de

1 ha­ber re­tor­na­do Ma­teo a su tra­ba­jo co­mo co­bra­dor de im­pues­tos? ¿Qué ha­bría pa­sa­do si el es­cép­ti­co de To­más hu­bie­ra se­gui­do afe­rra­do a sus sus­pi­ca­cias? ¿Qué ha­bría ocu­rri­do si los dis­cí­pu­los hu­bie­ran desoí­do las ins­truc­cio­nes fi­na­les de Je­sús po­co an­tes de Su as­cen­sión — que es­pe­ra­ran la pro­me­sa del Pa­dre, el Es­pí­ri­tu San­to— y por tan­to no hu­bie­ran re­ci­bi­do «po­der del cie­lo» 2? ¿Cuán­tos mi­llo­nes ha­brían muer­to sin co­no­cer al Sal­va­dor? ¿Ha­bría per­du­ra­do si­quie­ra el evan­ge­lio has­ta el día de hoy?

Al con­me­mo­rar la re­su­rrec­ción de Cris­to es­ta Se­ma­na San­ta ce­le­bre­mos tam­bién el po­der del Es­pí­ri­tu San­to y acla­me­mos a quie­nes man­tu­vie­ron vi­vo el evan­ge­lio y die­ron a co­no­cer a Je­sús en­tre sus se­me­jan­tes. En aque­llos tiem­pos la mi­sión les fue con­fia­da a ellos; ¡hoy de­pen­de de no­so­tros! Si to­da­vía no has acep­ta­do a Je­sús co­mo tu Sal­va­dor, in­ví­ta­lo aho­ra mis­mo a ser par­te de tu vi­da. Bas­ta con que ha­gas es­ta sen­ci­lla ora­ción:

Te doy gra­cias, Je­sús, por ha­ber ve­ni­do a la Tie­rra a per­do­nar­me y sal­var­me. Te rue­go que en­tres en mi vi­da y me per­mi­tas co­no­cer­te me­jor. Ayú­da­me tam­bién a dar­te a co­no­cer y di­vul­gar Tu men­sa­je de amor y sal­va­ción. Amén.

[Je­sús] les di­jo: «Va­yan por to­do el mun­do y pre­di­quen la Bue­na No­ti­cia a to­dos». Mar­cos 16:15 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.