El HOM­BRE de BLAN­CO

Conectate - - NEWS - Rohit Ku­mar Rohit Ku­mar vi­ve en la In­dia. Es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Aca­bá­ba­mos de ha­cer una pre­sen­ta­ción de mú­si­ca y tea­tro an­te 300 ado­les­cen­tes de un co­rrec­cio­nal del nor­te de la In­dia. Mu­chos de los chi­cos se ha­bían con­gre­ga­do a nues­tro al­re­de­dor. El te­ma de nues­tro pro­gra­ma ese día ha­bía si­do la im­por­tan­cia de la fe an­te las di­fi­cul­ta­des. Era al­go con lo que to­dos po­dían iden­ti­fi­car­se, es­pe­cial­men­te lo de las di­fi­cul­ta­des.

Ad­ver­tí la pre­sen­cia de un chi­co del­ga­do. Adi­vi­né que que­ría con­ver­sar, pe­ro era muy tí­mi­do pa­ra to­mar la ini­cia­ti­va. Me pre­sen­té y le pe­dí que me con­ta­ra su his­to­ria. Pro­ve­nía de una al­dea si­tua­da a unos 900 km de dis­tan­cia. Ha­bía lle­ga­do a la ciu­dad en bus­ca de tra­ba­jo. No lle­va­ba ni un cen­ta­vo en el bol­si­llo cuan­do lo des­cu­brie­ron via­jan­do en tren sin bo­le­to y lo sen­ten­cia­ron a tres me­ses de cár­cel. Lue­go me con­tó: — Ha­ce unos días es­tu­ve en­fer­mo, con mu­cha fie­bre. No po­día ha­cer otra co­sa que es­tar ten­di­do en un rin­cón. Ca­si ni po­día mo­ver­me. Nun­ca ha­bía es­ta­do tan en­fer­mo y, fran­ca­men­te, pen­sé que me mo­ría. ¡Tu­ve mu­cho mie­do! Pen­sé en mis pa­dres y en mis her­ma­nos. Desea­ba con to­da el al­ma que al­guien me acom­pa­ña­ra y me cui­da­ra, pe­ro es­ta­ba tan le­jos de mi ca­sa, to­tal­men­te so­lo. Me pu­se a llo­rar y le pe­dí a Dios que no me de­ja­ra mo­rir.

»En ese mo­men­to me ocu­rrió al­go muy ex­tra­ño — con­ti­nuó—. Abrí los ojos y vi de pie jun­to a mí a un hom­bre ves­ti­do de blan­co. Nun­ca ha­bía co­no­ci­do a al­guien con una mi­ra­da tan bon­da­do­sa. No pro­nun­ció ni una pa­la­bra. Sim­ple­men­te hi­zo un ade­mán con la mano so­bre mí, y ahí mis­mo se me fue la fie­bre. Me sen­tí fres­co y re­la­ja­do. El hom­bre des­apa­re­ció, y no lo vol­ví a ver. ¿Us­ted sa­be có­mo se lla­ma?»

Re­bus­qué en mi bol­sa de ar­tícu­los mo­ti­va­cio­na­les has­ta en­con­trar un afi­che con una con­cep­ción ar­tís­ti­ca de Je­sús. Se lo mos­tré y le pre­gun­té: —¿Era es­te hom­bre? El mu­cha­cho son­rió de ore­ja a ore­ja y res­pon­dió:

—¡Uy, sí! ¡Era él! ¿Có­mo se lla­ma?

Le ha­blé de Je­sús, de Su ma­ra­vi­llo­so amor y de Su po­der sa­na­dor. Aque­lla tar­de el chi­co oró y lo acep­tó co­mo su Sal­va­dor. Fue un mag­ní­fi­co re­cor­da­to­rio de cuán­to ama Dios a ca­da uno de Sus hi­jos. Nun­ca es­ta­mos so­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.