UN TAXISTA FUE­RA DE SE­RIE

Conectate - - NEWS - TOMMY PALUCHOWSKI

RING, RING, RING… El tim­bre de mi te­lé­fono mó­vil in­te­rrum­pió mi na­ve­ga­ción por In­ter­net.

— Se­ñor, ya des­cu­bri­mos lo que le pa­sa a su au­to. Pue­de acer­car­se al ta­ller pa­ra re­co­ger la pie­za ave­ria­da y com­prar un re­pues­to idén­ti­co —in­for­mó con voz ale­gre mi in­ter­lo­cu­tor al otro la­do de la lí­nea.

—¿Tan pron­to? — ati­né a res­pon­der.

— Así es. Si se da pri­sa pue­de que su vehícu­lo que­de arre­gla­do hoy mis­mo.

— Iré en­se­gui­da — con­tes­té, pro­cu­ran­do im­pri­mir un tono jo­vial a mi afir­ma­ción.

A de­cir ver­dad, la in­te­rrup­ción no me cau­sa­ba nin­gu­na gra­cia. Me ha­bía le­van­ta­do muy tem­prano ese día pa­ra evi­tar el in­ten­so trá­fi­co que hay a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y ha­bía re­co­rri­do la ciu­dad de un ex­tre­mo a otro pa­ra lle­gar a la zo­na in­dus­trial. Lue­go de de­jar el au­to en el ta­ller, ha­bía ca­mi­na­do has­ta un cen­tro co­mer­cial pa­ra ha­cer unas com­pras rá­pi­das. Por úl­ti­mo ha­bía en­tra­do a una ca­fe­te­ría a desa­yu­nar, con ga­nas de re­la­jar­me y dis­fru­tar del wi­fi gra­tui­to que el es­ta­ble­ci­mien­to ofrece a sus clien­tes.

So­bre to­do bus­ca­ba tran­qui­li­zar­me. Su­fro de pár­kin­son, y ya me ha­bían em­pe­za­do los tem­blo­res. He des­cu­bier­to que la mejor ma­ne­ra de con­tro­lar­los es ha­cer bre­ves pau­sas a lo lar­go del día. Pero to­do in­di­ca­ba que no ha­bía tiem­po pa­ra eso.

Hi­ce lo que pu­de por no per­der la cal­ma, pa­gué la cuen­ta y re­co­gí mis per­te­nen­cias.

—¿Ta­xi? — gri­tó un hom­bre des­de su au­to tan pron­to co­mo me vio sa­lir del cen­tro co­mer­cial.

Se ha­bía es­ta­cio­na­do de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca en el pun­to más cer­cano a la en­tra­da prin­ci­pal. Me sor­pren­dió un po­co que sa­ca­ra la ca­be­za por la ven­ta­na del vehícu­lo en vez de apear­se. Ade­más, se en­con­tra­ba en el es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra con­duc­to­res con dis­ca­pa­ci­dad.

Lo pri­me­ro fue ne­go­ciar un pre­cio que nos pa­re­cie­ra co­rrec­to a los dos.

Al abrir la puerta de atrás, no­té so­bre el asien­to una mu­le­ta. Co­lo­qué al la­do mis bol­sas de com­pras y di la vuel­ta al au­to pa­ra sen­tar­me en el asien­to del co­pi­lo­to.

El con­duc­tor en­cen­dió el mo­tor y aga­rró la se­gun­da mu­le­ta, cui­da­do­sa­men­te co­lo­ca­da a su cos­ta­do derecho. Ha­cien­do ga­la de gran ha­bi­li­dad, la apo­yó so­bre el ace­le­ra­dor y pre­sio­nó. El au­to sa­lió de la pla­za de es­ta­cio­na­mien­to y nos pu­si­mos en camino.

Des­con­cer­ta­do, me fi­jé en las pier­nas del con­duc­tor. Su pier­na de­re­cha era un mu­ñón a la al­tu­ra de la ro­di­lla.

«Es­tá con­du­cien­do con una so­la pier­na », me di­je ate­rra­do. Me es­pe­ra­ban más sor­pre­sas.

Al apro­xi­mar­nos a un se­má­fo­ro en ro­jo, pa­ra de­te­ner el au­to el con­duc­tor le­van­tó su pier­na iz­quier­da con la ayu­da de su mano iz­quier­da y la co­lo­có ágil­men­te so­bre el freno. Cuan­do el se­má­fo­ro cam­bió a ver­de, el cho­fer, otra vez ayu­dán­do­se con la mano iz­quier­da, sa­có la pier­na del freno y pre­sio­nó el ace­le­ra­dor con la mu­le­ta que sos­te­nía en la mano de­re­cha. Coor­di­na­ba bien sus mo­vi­mien­tos, y el vehícu­lo se des­pla­za­ba sua­ve­men­te en me­dio del trá­fi­co ma­ti­nal.

Mien­tras pro­cu­ra­ba asi­mi­lar to­do aque­llo, oí que me de­cía:

— Dis­cul­pe, se­ñor. ¿Le im­por­ta que le ha­ga una pre­gun­ta?

—Pa­ra na­da. Ade­lan­te — con­tes­té. —¿Va usted a al­gu­na igle­sia? — Soy cris­tiano y es­toy sal­va­do. Gra­cias por pre­gun­tar.

Su deseo de dar tes­ti­mo­nio en to­da opor­tu­ni­dad era ad­mi­ra­ble.

—¿Le pue­do ha­cer yo una pre­gun­ta?

—Por su­pues­to que sí —res­pon­dió ama­ble­men­te.

—¿Cuán­to tiem­po lle­va con el ta­xi

—Tres años —fue su bre­ve res­pues­ta.

Se­gui­da­men­te, en­ten­dien­do qué era lo que yo que­ría sa­ber, con­ti­nuó di­cien­do:

—No que­ría po­ner­me a pe­dir li­mos­na en la calle, pues no hay fu­tu­ro en eso. Ten­go una fa­mi­lia que man­te­ner. Ade­más, un hom­bre de­be te­ner dig­ni­dad, o no pue­de vi­vir con­si­go mis­mo.

De un mo­men­to a otro cam­bió mi pers­pec­ti­va de mi vi­da. Yo me que­ja­ba de los pe­que­ños tem­blo­res que me pro­du­ce mi en­fer­me­dad y de que me hu­bie­ran tras­to­ca­do mis planes pa­ra ese día, mien­tras que aquel hom­bre no ha­bía de­ja­do que su ma­la fortuna trun­ca­ra su pro­yec­to de vi­da. De pron­to me sen­tí su­ma­men­te pri­vi­le­gia­do. Po­día ca­mi­nar sin ayu­da. Aca­ba­ba de to­mar un sa­bro­so desa­yuno. Po­día cos­tear­me un via­je en ta­xi. Mi au­to­mó­vil es­ta­ba en el ta­ller y si to­do sa­lía bien que­da­ría arre­gla­do ese mis­mo día. Lo te­nía fá­cil. ? En ese mo­men­to lle­ga­mos al ta­ller.

— Mu­chas gra­cias y que Dios lo ben­di­ga. No se dé por ven­ci­do — ani­mé al con­duc­tor.

«La vi­da es ex­tra­or­di­na­ria », can­té pa­ra mis aden­tros.

Me sen­tía ape­na­do por no te­ner za­pa­tos, has­ta que vi una vez a uno que no te­nía pies. Atri­bui­do a De­nis Waitley (n. 1933) Con mu­cha fre­cuen­cia, bus­ca­mos la fe­li­ci­dad co­mo bus­ca­mos los len­tes cuan­do los tenemos so­bre la na­riz. An­toi­ne Gus­ta­ve Droz (1832–1895) No ha­ce fal­ta más tiem­po pa­ra ver el la­do bueno de la vi­da que pa­ra ver el malo. Jimmy Buf­fett (n. 1946)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.