EL SOL DE MI AMOR

Conectate - - NEWS - De Je­sús, con ca­ri­ño

No pue­des ha­cer que sal­ga el sol en un día de llu­via, pero sí pue­des cam­biar el áni­mo que pri­ma a tu al­re­de­dor.

La ma­yo­ría de la gen­te se sien­te más con­ten­ta y op­ti­mis­ta en un día so­lea­do que en uno tor­men­to­so. Pue­des irra­diar ca­li­dez y ani­mar a quie­nes te rodean pro­yec­tan­do ra­yos de sol o bue­nas vi­bra­cio­nes. En cam­bio, si an­das por ahí arras­tran­do una nu­be de dis­gus­tos y preo­cu­pa­cio­nes, es pro­ba­ble que ge­ne­res una bo­rras­ca que cau­se chu­bas­cos y les en­som­brez­ca el día a cuan­tos te rodean.

Por eso, don­de­quie­ra que va­yas, lle­va con­ti­go un am­bien­te cá­li­do y so­lea­do. Que el sol de tu son­ri­sa ra­dian­te ilu­mi­ne y ale­gre a los de­más. Y en los mo­men­tos en que no te sien­tas fe­liz — cuan­do la pre­sión te ago­bie o se po­se un nu­ba­rrón so­bre tu ca­be­za—, cla­ma a Mí pa­ra que des­pe­je esas nu­bes y enfoque so­bre ti la luz de Mi amor.

Don­de Yo es­toy, siem­pre bri­lla el sol. Siem­pre dis­pon­go de cá­li­dos ra­yos con que aso­lear­te. Deseo que los ab­sor­bas y los re­fle­jes so­bre los de­más. ¡Cree­mos un cli­ma agra­da­ble!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.