To­do un año sin ro­pa

Y el sor­pren­den­te re­sul­ta­do

Conectate - - VORDER SEITE - Jes­sie Richards Jes­sie Richards par­ti­ci­pó en la pro­duc­ción de Co­néc­ta­te des­de el 2001 has­ta el 2012 y es­cri­bió va­rios ar­tícu­los en ca­li­dad de re­dac­to­ra de la re­vis­ta. Tam­bién ha tra­ba­ja­do co­mo re­dac­to­ra y co­rrec­to­ra pa­ra otras pu­bli­ca­cio­nes cris­tia­nas y

Bueno, no exac­ta­men­te. Dé­ja­me que te lo ex­pli­que.

Al prin­ci­pio del año pa­sa­do me hi­ce el pro­pó­si­to de no com­prar­me ro­pa ni za­pa­tos en los si­guien­tes 12 me­ses. Lo hi­ce por va­rias ra­zo­nes:

No ne­ce­si­ta­ba ni más za­pa­tos ni más ro­pa. No soy una com­pra­do­ra com­pul­si­va, y en­tre que ha­bía ido a mu­chas ven­tas de ob­je­tos usa­dos, ha­bía he­cho una que otra com­pra por In­ter­net y te­nía mu­chas ami­gas con las que in­ter­cam­bia­ba pren­das, ya te­nía de so­bra.

Po­co an­tes me ha­bía en­te­ra­do de un mo­vi­mien­to cre­cien­te de per­so­nas que han de­ci­di­do te­ner un má­xi­mo de cien ob­je­tos1. Hi­ce cálcu­los gros­so mo­do y de­ci­dí que esa ci­fra no cua­dra­ba con­mi­go, aun­que el con­cep­to en sí me pa­re­ció ad­mi­ra­ble. Ade­más, en ese mo­men­to mis aho­rros eran inexis­ten­tes, y que­ría que eso cam­bia­ra.

Pues re­sul­ta que en el cur­so del año con­se­guí más ro­pa y za­pa­tos que en los dos o tres an­te­rio­res, sin com­prar na­da. To­do gra­cias a una se­rie de vi­si­tas de mi ma­dre, mi her­ma­na y mi cu­ña­da — ca­da una de las cua­les me te­nía re­ser­va­da una pi­la de ro­pa— y re­ga­los de mis ami­gas. Cla­ro que no to­das las pren­das eran nue­vas, pe­ro al­gu­nas sí, y en to­do ca­so pa­ra mí lo eran. Lo bueno es que hu­bo va­rie­dad en mi guar­da­rro­pa y en mi za­pa­te­ro sin gas­tar ni un cen­ta­vo.

Es­ta ma­ña­na me des­per­té pen­san­do en esa de­ci­sión, en el año pa­sa­do y en lo bien que sa­lió to­do. Sos­pe­cho que pue­de te­ner al­go que ver con la li­ge­ra sen­sa­ción de pá­ni­co que me asal­ta úl­ti­ma­men­te ca­da vez que me pon­go a pen­sar en mi si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Aca­bo de mu­dar­me, por lo que mu­chas co­sas han cam­bia­do en mi vi­da, y aho­ra mis­mo me en­fren­to a al­gu­nos … lla­mé­mos­los re­tos. Ten­go am­plia ex­pe­rien­cia en vi­vir con fru­ga­li­dad. Me con­si­de­ro una per­so­na dis­ci­pli­na­da en lo que a pre­su­pues­tos y gas­tos se re­fie­re, y creo que con un po­co de cau­te­la me irá bien.

Me ima­gino que pro­ba­ble­men­te me vino a la me­mo­ria el año que pa­sé sin ro­pa por­que el Se­ñor quie­re re­cor­dar­me que — co­mo a mí me gus­ta de­cir— «las co­sas se arre­glan». En to­do el año, el he­cho de gas­tar me­nos tiempo y di­ne­ro en ad­qui­rir co­sas no re­dun­dó en nin­gu­na ca­ren­cia. Si en al­gún fu­tu­ro cer­cano

o dis­tan­te ten­go que es­tar un mes o in­clu­so un año pri­ván­do­me de com­prar al­go en par­ti­cu­lar, ¿se­ré ca­paz de con­fiar en que Dios me lo pro­por­cio­na­rá por al­gún me­dio in­sos­pe­cha­do? Yo creo que sí.

A me­nu­do pien­so que no hay mu­chas se­ña­les de las in­ter­ven­cio­nes o ac­cio­nes di­vi­nas en mi vi­da. Amo a Dios, pa­sa­mos ra­tos jun­tos, y sé que Su pre­sen­cia es­tá siem­pre con­mi­go. Pe­ro ca­da tan­to, cuan­do al­guien me pi­de que le cuen­te al­go in­creí­ble o mi­la­gro­so que ha­ya he­cho el Se­ñor por mí, ti­tu­beo y no se me ocu­rre na­da que val­ga la pe­na men­cio­nar.

An­tes me sen­tía fa­tal por eso, has­ta el día en que acep­té que pro­ba­ble­men­te mi vi­da no es una de esas en las que Dios se ma­ni­fies­ta con es­pec­ta­cu­la­ri­dad. A fin de cuen­tas, Él tie­ne de­re­cho a ha­cer­lo co­mo quie­ra, y yo no ten­go nin­guno a exi­gir­le que me tra­te de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. Pe­ro cla­ro, lue­go su­ce­den co­si­tas lin­das co­mo las que aca­bo de con­tar, y al re­pa­sar­las me doy cuen­ta de que es muy po­si­ble que Dios in­ter­vi­nie­ra en el desen­la­ce. Me cues­ta creer que a Él le im­por­te tan­to co­mo a mí que con­si­ga más za­pa­tos; pe­ro por lo me­nos se preo­cu­pó de en­se­ñar­me que, si con­fío en Él, siem­pre ten­dré lo que ne­ce­si­to y a ve­ces in­clu­so lo que de­seo, aun­que no ven­ga por la vía que yo me ha­bía ima­gi­na­do ni co­mo re­sul­ta­do de los pla­nes que yo con es­me­ro tra­cé.

En to­do ese año sin ro­pa tam­bién me per­ca­té de lo mu­cho que te­nía en múl­ti­ples sen­ti­dos. Por ejem­plo, tra­ba­jo, en una épo­ca en que mu­chos es­ta­ban ce­san­tes. Ja­más me ha fal­ta­do una ca­sa en que vi­vir. Y, con­tra­ria­men­te a lo que pue­das ha­ber pen­sa­do al leer el tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo, ¡nun­ca me he vis­to obli­ga­da a an­dar sin ro­pa! La vi­da no me ha tra­ta­do na­da mal.

En el as­pec­to prác­ti­co, el ex­pe­ri­men­to tam­bién me sir­vió pa­ra no acu­mu­lar aún más co­sas de las que ten­go, lo cual me vino bien, ya que con la mu­dan­za de es­te año tu­ve que des­ha­cer­me de bas­tan­tes.

En de­fi­ni­ti­va, des­de en­ton­ces me he sen­ti­do más ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.