A NUES­TROS AMI­GOS Ca­pi­tal e in­te­rés

Conectate - - NEWS - Gabriel García V. Di­rec­tor

Mien­tras pre­pa­ra­ba es­te nú­me­ro de la re­vis­ta me lla­mó la aten­ción un re­la­to muy mo­ti­va­dor so­bre dos gran­des hom­bres de fe. Lo re­pro­duz­co a con­ti­nua­ción.

Charles Spur­geon, afa­ma­do evan­ge­li­za­dor, y Geor­ge Mü­ller, la­drón con­ver­ti­do al cris­tia­nis­mo que fun­dó y di­ri­gió cin­co or­fa­na­tos, vi­vie­ron am­bos en la In­gla­te­rra del si­glo xix. En cier­ta oca­sión, Spur­geon or­ga­ni­zó una cam­pa­ña pa­ra re­unir tres­cien­tas li­bras — una im­por­tan­te su­ma en aque­llos días— que ha­cían fal­ta ur­gen­te­men­te pa­ra un or­fa­na­to que él apa­dri­na­ba. Cuan­do hu­bo con­se­gui­do to­do el di­ne­ro, se acos­tó a dor­mir de lo más sa­tis­fe­cho. Pe­ro an­tes de con­ci­liar el sue­ño, oyó la voz del Se­ñor, que le de­cía: —En­tré­ga­le esas tres­cien­tas li­bras a Geor­ge Mü­ller pa­ra sus or­fa­na­tos de Bris­tol. — Pe­ro, Se­ñor — pro­tes­tó Spur­geon—, ne­ce­si­to ese di­ne­ro pa­ra mis ni­ñi­tos de Lon­dres. La voz re­pi­tió: — En­tre­ga esas tres­cien­tas li­bras a Geor­ge Mü­ller. Spur­geon ba­ta­lló con su con­cien­cia por un tiempo, has­ta que fi­nal­men­te ac­ce­dió y lo­gró dor­mir­se.

A la ma­ña­na si­guien­te se di­ri­gió a la ca­sa de Mü­ller. Al lle­gar, lo hi­cie­ron pa­sar a su es­tu­dio, don­de él es­ta­ba oran­do. — Geor­ge, Dios me man­dó que te en­tre­ga­ra es­tas tres­cien­tas li­bras —le di­jo. Mü­ller con­tes­tó: —¡Esa es pre­ci­sa­men­te la can­ti­dad que le es­ta­ba pi­dien­do al Se­ñor! Si bien Spur­geon se ale­gró por su ami­go, su pro­pia si­tua­ción lo te­nía un po­co des­co­ra­zo­na­do. No obs­tan­te, al re­gre­sar a Lon­dres le es­pe­ra­ba una car­ta en la me­sa de su des­pa­cho. Con­te­nía, no tres­cien­tas li­bras, sino tres­cien­tas gui­neas — ca­da una equi­va­len­te a una libra más un che­lín— des­ti­na­das a su or­fa­na­to. Ex­cla­mó en­ton­ces:

—¡El Se­ñor me ha de­vuel­to mis tres­cien­tas li­bras con tres­cien­tos che­li­nes de in­tere­ses!

Dios obra por me­dios mis­te­rio­sos, y no siem­pre de­ci­de pre­miar de es­ta ma­ne­ra la ge­ne­ro­si­dad, o com­pen­sar­la tal co­mo a no­so­tros nos gus­ta­ría o co­mo pen­sa­mos que co­rres­pon­de a nues­tra ne­ce­si­dad. Sin em­bar­go, en nin­gún ca­so de­ja de ben­de­cir a las per­so­nas es­plén­di­das. El pre­sen­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te con­tie­ne ar­tícu­los y tes­ti­mo­nios que ilus­tran la ac­ti­tud cris­tia­na fren­te a las ri­que­zas y po­se­sio­nes. ¡Oja­lá que sea pa­ra ti una fuen­te de alien­to y que es­ti­mu­le tu fe!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.