La MO­NE­DA MÁS PE­QUE­ÑA DEL MUN­DO

Conectate - - NEWS - An­na Per­li­ni An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria que des­de 1995 lle­va a ca­bo la­bo­res en los Bal­ca­nes.

Jus­to an­tes de ir­me a la In­dia, don­de hi­ce vo­lun­ta­ria­do du­ran­te va­rios años, una ami­ga me hi­zo un ob­se­quio de des­pe­di­da muy ori­gi­nal, que a mí me pa­re­ció tam­bién muy útil.

—Es­toy preo­cu­pa­da por ti —me di­jo—. Te vas a un país di­fí­cil. Te pue­de ve­nir bien con­tar con es­to.

En la ca­ji­ta ha­bía una pe­que­ña ins­crip­ción: «La mo­ne­da de oro más pe­que­ña del mun­do».

La guar­dé y me la lle­vé con­mi­go a la In­dia y pos­te­rior­men­te a Ne­pal.

Mi ami­ga es­ta­ba en lo cier­to. Las co­sas no siem­pre re­sul­ta­ron fá­ci­les, y nos en­fren­ta­mos a vi­ci­si­tu­des de to­do ti­po: in­cle­men­cias del tiempo, en­fer­me­da­des tro­pi­ca­les, aprie­tos eco­nó­mi­cos. Nun­ca nos fal­tó lo esen­cial, pe­ro a me­nu­do sí tu­vi­mos que pres­cin­dir de cier­tas co­mo­di­da­des.

Aun­que en va­rias opor­tu­ni­da­des mi ma­ri­do y yo con­si­de­ra­mos la po­si­bi­li­dad de ven­der aque­lla mo­ne­da, acor­da­mos que la con­ser­va­ría­mos pa­ra al­gu­na emer­gen­cia y que no ha­ría­mos uso de ella a me­nos que fue­ra ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Ca­da vez que sa­lía a re­lu­cir el te­ma, siem­pre arri­bá­ba­mos a la con­clu­sión de que la si­tua­ción no era tan ex­tre­ma y vol­vía­mos a guar­dar la mo­ne­di­ta en mi ma­le­ta.

Al ca­bo de ocho años re­gre­sa­mos a Eu­ro­pa. Un día, al pa­sar fren­te a una tien­da de nu­mis­má­ti­ca, sen­tí cu­rio­si­dad por sa­ber qué va­lor te­nía aque­lla mo­ne­da que ha­bía­mos con­ser­va­do du­ran­te tan­tos años. Al ca­bo de unos días la lle­vé pa­ra que la exa­mi­na­ran.

Se me ca­yó el al­ma a los pies cuan­do el ama­ble se­ñor de la tien­da exa­mi­nó la pie­za y me di­jo que no te­nía nin­gún va­lor apar­te de su pe­so en oro. Tra­tán­do­se de la mo­ne­da de oro más pe­que­ña del mun­do, ob­via­men­te no pe­sa­ba mu­cho.

¿Ha­bía si­do in­ge­nui­dad por par­te nues­tra pen­sar to­dos aque­llos años que con­tá­ba­mos con re­cur­sos pa­ra ha­cer fren­te a una emer­gen­cia? Me em­bar­gó una mez­cla de de­cep­ción y ver­güen­za, has­ta el pun­to de que ca­si ti­ro la mo­ne­da. Ape­nas ha­bría su­pues­to una pér­di­da.

Sin em­bar­go, más tar­de me di cuen­ta de que la mo­ne­da sim­bo­li­za­ba nues­tra fe. La ha­bía­mos con­ser­va­do to­do el tiempo; nun­ca la ha­bía­mos per­di­do. Y por­que an­du­vi­mos por fe, Dios nun­ca de­jó de pro­veer pa­ra nues­tras ne­ce­si­da­des.

To­da­vía te­ne­mos esa mo­ne­da. Es un va­lio­so re­cuer­do. Y en mi opi­nión, ha ad­qui­ri­do más va­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.