RI­COS O POBRES

Conectate - - NEWS - Es­te ar­tícu­lo se in­clu­ye por gen­ti­le­za de Go­tQues­tions.org5.

El após­tol Pa­blo abor­dó el te­ma de los bie­nes ma­te­ria­les en 1 Ti­mo­teo 6:8–10: «Si te­ne­mos ro­pa y co­mi­da, con­ten­té­mo­nos con eso. Los que quie­ren en­ri­que­cer­se caen en la ten­ta­ción y se vuel­ven es­cla­vos de sus mu­chos de­seos. Es­tos afa­nes in­sen­sa­tos y da­ñi­nos hun­den a la gen­te en la rui­na y en la des­truc­ción. Por­que el amor al di­ne­ro es la raíz de to­da cla­se de ma­les. Por co­di­ciar­lo, al­gu­nos se han des­via­do de la fe y se han cau­sa­do mu­chí­si­mos sin­sa­bo­res» 1. Po­seer di­ne­ro no tie­ne na­da de ma­lo; lo ma­lo es el amor al di­ne­ro. La abun­dan­cia o fal­ta de di­ne­ro es me­nos im­por­tan­te que nues­tro es­ta­do es­pi­ri­tual.

En la cultura ju­día se con­si­de­ra­ba con fre­cuen­cia que la po­bre­za y has­ta la in­va­li­dez eran con­se­cuen­cia de los pe­ca­dos de la per­so­na. En Juan 9:2,3 los dis­cí­pu­los le pre­gun­ta­ron a Jesús:

— Ra­bí, pa­ra que es­te hom­bre ha­ya na­ci­do cie­go, ¿quién pe­có, él o sus pa­dres?

— Ni él pe­có, ni sus pa­dres —res­pon­dió Jesús—, sino que es­to su­ce­dió pa­ra que la obra de Dios se hi­cie­ra evi­den­te en su vi­da2.

Si bien la na­tu­ra­le­za hu­ma­na sue­le atri­buir la po­bre­za y otras de­bi­li­da­des a fal­tas de con­duc­ta de la per­so­na, Dios se va­le a me­nu­do de esas cir­cuns­tan­cias pa­ra obrar Sus per­fec­tos de­sig­nios.

El re­la­to so­bre el jo­ven ri­co de Mar­cos 10:17–22 po­ne de ma­ni­fies­to que las ri­que­zas pue­den con­ver­tir­se en una pie­dra de tro­pie­zo. Jesús le di­ce al jo­ven que ven­da sus bie­nes, en­tre­gue el di­ne­ro a los pobres y lo si­ga. El mu­cha­cho se ale­ja tris­te por­que tie­ne mu­chas po­se­sio­nes. En ese ca­so, sus ri­que­zas re­sul­ta­ron ser per­ju­di­cia­les, pues le im­pi­die­ron se­guir a Cris­to. Pu­do más su ape­go a su di­ne­ro que su amor a Jesús.

Si bien mu­chos sal­mos y pro­ver­bios alu­den con to­da na­tu­ra­li­dad a los be­ne­fi­cios de las ri­que­zas ma­te­ria­les y las pe­na­li­da­des que con­lle­va la po­bre­za, la Bi­blia de­mues­tra cla­ra­men­te que tan­to la es­ca­sez co­mo la abun­dan­cia pue­den es­tar con­for­mes con la vo­lun­tad de Dios y re­pre­sen­tar una ben­di­ción Su­ya. Jesús vi­vió en re­la­ti­va po­bre­za; Sa­lo­món, en cambio, go­zó de im­por­tan­tes ri­que­zas. El rey Da­vid tu­vo ini­cios hu­mil­des y ter­mi­nó sien­do bas­tan­te acau­da­la­do. Los após­to­les si­guie­ron a Cris­to y su­frie­ron per­se­cu­ción y mar­ti­rio; aun­que no se los con­si­de­ra­ba ri­cos, se va­lie­ron de to­do lo que te­nían pa­ra dar a co­no­cer a Cris­to3. «El ri­co y el po­bre tie­nen es­to en co­mún: a am­bos los ha crea­do el Se­ñor » 4.

Des­de la pers­pec­ti­va hu­ma­na, la abun­dan­cia ma­te­rial es una ben­di­ción, y la po­bre­za, una des­gra­cia. El plan di­vino tras­cien­de eso. Dios se va­le tan­to de las ri­que­zas co­mo de la po­bre­za pa­ra obrar Su vo­lun­tad. De­be­mos re­sis­tir la ten­ta­ción de ver la ri­que­za co­mo úni­ca ma­ni­fes­ta­ción de las ben­di­cio­nes de Dios, y más bien con­ten­tar­nos cua­les­quie­ra que sean nues­tras cir­cuns­tan­cias, sa­bien­do que el fa­vor di­vino no se mi­de por lo que po­sea­mos en la Tie­rra, sino que se re­ve­la ple­na­men­te en un reino que no es de es­te mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.