SI YO FUE­RA DIOS

Conectate - - NEWS - Scott McG­re­gor Scott McG­re­gor es es­cri­tor y co­men­ta­ris­ta. Vi­ve en la cos­ta atlán­ti­ca de Ca­na­dá.

No son po­cas las ve­ces en que he desea­do te­ner ca­mio­na­das de di­ne­ro pa­ra po­der ayu­dar a la gen­te. Co­noz­co a mu­chas per­so­nas que pre­ci­san re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra su­plir una u otra ca­ren­cia, y se­ría fa­bu­lo­so con­tar con me­dios pa­ra pres­tar­les ayu­da. Sue­ño con el día en que pue­da pa­sar­les fa­jos de bi­lle­tes a mis ami­gos y fa­mi­lia­res —y a otras per­so­nas— y dis­fru­tar ob­ser­van­do có­mo se ali­vian sus car­gas eco­nó­mi­cas y go­zan de la vi­da sin las pre­sio­nes de las di­fi­cul­ta­des mo­ne­ta­rias. Por aho­ra, no cuen­to con di­chos me­dios.

Aun­que to­da­vía al­ber­go la es­pe­ran­za de con­ver­tir­me en esa cla­se de be­ne­fac­tor, me he da­do cuen­ta de que no me co­rres­pon­de ha­cer el pa­pel de Dios.

Aho­ra bien, eso no sig­ni­fi­ca que Él y no­so­tros no po­da­mos ser so­cios, a fin de que Él ten­ga opor­tu­ni­dad de de­mos­trar lo bon­da­do­so, amo­ro­so y pró­di­go que es. De to­dos mo­dos, no­so­tros, co­mo mu­cho, siem­pre se­re­mos so­cios mi­no­ri­ta­rios. Di­ga­mos que te­ne­mos vo­to, pe­ro la de­ci­sión no es nues­tra. Dios tie­ne Su plan y sa­be lo que desea lo­grar en la vi­da de ca­da in­di­vi­duo y ca­da fa­mi­lia, así co­mo a tra­vés de ellos.

Es­tu­ve re­pa­san­do los nu­me­ro­sos mi­la­gros que obró Jesús en Su pa­so por es­te mun­do, y el úni­co que en­con­tré li­ge­ra­men­te re­la­cio­na­do con el di­ne­ro fue cuan­do los dis­cí­pu­los tu­vie­ron que pa­gar un im­pues­to. Jesús man­dó a Pe­dro a atra­par un pez, y re­sul­ta que en la bo­ca es­te te­nía una mo­ne­da que al­can­zó pa­ra pa­gar el tri­bu­to1. Aun en ese ca­so, sin em­bar­go, so­lo sir­vió pa­ra sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad pun­tual; no se mul­ti­pli­có co­mo los pa­nes y los pe­ces. He lle­ga­do a la con­clu­sión de que por muy pre­dis­pues­to que es­té yo a preo­cu­par­me por el di­ne­ro, no creo que a Dios le preo­cu­pe en ab­so­lu­to.

Con di­ne­ro se lo­gran mu­chas co­sas, pe­ro no se com­pra la felicidad. Es­tu­dios re­cien­tes re­ve­lan que el res­pe­to y el apre­cio son fac­to­res que con­tri­bu­yen mu­cho más a la felicidad que el di­ne­ro, el pres­ti­gio o la po­si­ción so­cial. Una vez cu­bier­tas las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, la felicidad se es­ta­bi­li­za; de ahí en más, ga­nar más di­ne­ro no au­men­ta la sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción. Pues si el res­pe­to y el apre­cio de la gen­te con­tri­bu­yen a nues­tra felicidad, ¿no crees que el apre­cio y el amor que sien­te Dios por no­so­tros de­bie­ran pro­du­cir­nos enor­me di­cha?

Lo cier­to es que así es. El sal­mis­ta es­cri­bió: «¡Di­cho­so el pue­blo cu­yo Dios es el Se­ñor!» No se tra­ta de

2 una afir­ma­ción gra­tui­ta, sino de una fór­mu­la pa­ra ser fe­liz. Cuan­do es­ta­mos bien con Dios, so­mos fe­li­ces.

Vol­vien­do al te­ma de si yo fue­ra Dios: Aun­que to­da­vía ten­go el an­he­lo de so­co­rrer a los de­más con gran­des su­mas de di­ne­ro, de­bo re­cor­dar que eso no siem­pre es lo más idó­neo pa­ra esas per­so­nas. So­lo Dios co­no­ce a fon­do su si­tua­ción, y es me­jor que yo me ha­ga a un la­do y le de­je cum­plir Su pa­pel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.