¿DÓN­DE ES­TÁ TU TE­SO­RO?

Conectate - - NEWS - Ro­sa­ne Pe­rei­ra Ro­sa­ne Pe­rei­ra es pro­fe­so­ra de in­glés y es­cri­to­ra. Vi­ve en Río de Janeiro ( Bra­sil) y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

De ni­ña me en­can­ta­ba vi­si­tar la ca­si­ta que te­nía mi abue­la Sa­bi­na en las mon­ta­ñas. Co­mo mi tía Io­ta vi­vía en la ca­sa con­ti­gua, mi her­ma­na y yo nos pa­sá­ba­mos el día ex­plo­ran­do con nues­tros pri­mos. Íba­mos a la cas­ca­da, nos ba­ñá­ba­mos en el río que pa­sa­ba por la par­te de atrás de la fin­ca o subía­mos a una de las nu­me­ro­sas ci­mas de la Sie­rra de la Man­ti­quei­ra. Pa­ra una ni­ña de ciu­dad co­mo yo, aque­llo era un pa­raí­so.

En el as­pec­to ma­te­rial, la fa­mi­lia de mis tíos no te­nía tan­to co­mo la nues­tra. Una vez mi pri­ma Anet­te me di­jo:

—Pue­de que yo no sea ri­ca en co­sas, pe­ro soy ri­ca de co­ra­zón, ¡y mi abue­li­ta me ha di­cho que eso es lo más im­por­tan­te!

Esas pa­la­bras fue­ron una re­ve­la­ción pa­ra mí. ¿Ha­bía aca­so otras ri­que­zas apar­te de las ma­te­ria­les?

Tam­bién re­cuer­do lo im­pre­sio­na­da que me que­dé cuan­do mi ma­dre me lle­vó al ci­ne a ver Los diez man­da­mien­tos1. Moi­sés ha­bría po­di­do se­guir vi­vien­do có­mo­da­men­te has­ta el día de su muer­te, pe­ro no: lo de­jó to­do pa­ra li­be­rar a su pue­blo de la opre­sión. No fue has­ta que me hi­ce ma­yor que lo­gré en­ten­der lo que de­bió de cos­tar­le se­guir a Dios.

Cuan­do co­men­cé a leer los Evan­ge­lios, uno de los re­la­tos que más me lla­mó la aten­ción fue el del jo­ye­ro que, al des­cu­brir una perla de gran pre­cio, ven­dió en­se­gui­da to­do lo que te­nía pa­ra ad­qui­rir­la2. Jesús ex­pli­có que esa perla re­pre­sen­ta­ba el reino de Dios. Cuan­do lo leí, sen­tí ar­der mi co­ra­zón. ¡Yo tam­bién an­sia­ba esa perla!

Jesús tam­bién en­se­ñó: «No os ha­gáis te­so­ros en la tie­rra, don­de la po­li­lla y el orín co­rrom­pen, y don­de la­dro­nes mi­nan y hur­tan; sino ha­ceos te­so­ros en el cie­lo, don­de ni la po­li­lla ni el orín co­rrom­pen, y don­de la­dro­nes no mi­nan ni hur­tan. Por­que don­de es­té vues­tro te­so­ro, allí es­ta­rá tam­bién vues­tro co­ra­zón» 3. Sien­do oriun­da de una im­por­tan­te ciu­dad bal­nea­rio con una al­ta cri­mi­na­li­dad, en­ten­dí muy bien el con­cep­to.

Con­for­me fui ma­du­ran­do, cap­té más cla­ra­men­te que las co­sas va­lio­sas de ver­dad no son las ma­te­ria­les, sino el go­zo, la paz, el amor, la bon­dad, la fe y to­das las de­más ri­que­zas que Dios nos con­ce­de dia­ria­men­te. Nues­tra par­te en to­do ello es bien sen­ci­lla: bas­ta con que abra­mos nues­tra al­ma y re­ci­ba­mos los re­ga­los que Él nos ofre­ce. Si nues­tros te­so­ros es­tán en el Cie­lo, co­no­ce­re­mos la di­cha de Dios aho­ra y en la vi­da ve­ni­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.