DAN­DO SE SA­LE GA­NAN­DO

Conectate - - NEWS - Ste­ve Hearts Ste­ve Hearts es es­cri­tor y mú­si­co. Vi­ve en Nor­tea­mé­ri­ca. Es cie­go de na­ci­mien­to y es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal. Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing3, por­tal cris­tiano des­ti­na­do a la for­ma­ción de l

Cues­ta mu­cho me­nos ha­blar de la ge­ne­ro­si­dad que prac­ti­car­la, so­bre to­do cuan­do exi­ge al­gún sa­cri­fi­cio. Por otra par­te, la Bi­blia di­ce que Dios la tie­ne en gran es­ti­ma.

«Jesús se sen­tó fren­te al lu­gar don­de se de­po­si­ta­ban las ofren­das, y es­tu­vo ob­ser­van­do có­mo la gen­te echa­ba sus mo­ne­das en las al­can­cías del tem­plo. Mu­chos ri­cos echa­ban gran­des can­ti­da­des. Pe­ro una viu­da po­bre lle­gó y echó dos mo­ne­di­tas de muy po­co va­lor. Jesús lla­mó a Sus dis­cí­pu­los y les di­jo: “Les ase­gu­ro que es­ta viu­da po­bre ha echa­do en el te­so­ro más que to­dos los de­más. Es­tos die­ron de lo que les so­bra­ba; pe­ro ella, de su po­bre­za, echó to­do lo que te­nía, to­do su sus­ten­to”» 1.

Es muy po­si­ble que al­gu­nos de esos ri­cos die­ran di­ne­ro por sen­ti­do del de­ber o por ad­qui­rir no­to­rie­dad co­mo per­so­nas al­truis­tas, en vez de ha­cer­lo por amor sin­ce­ro a Dios. En to­do ca­so, pa­ra ellos no su­pu­so un gran sa­cri­fi­cio. En cambio, a pe­sar de ser po­bre, la viu­da es­tu­vo dis­pues­ta a dar to­do lo que te­nía. Dio por­que te­nía es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio. Por eso Jesús la se­ña­ló co­mo dig­na de elo­gio.

Ge­ne­ral­men­te da­mos con ma­yor li­be­ra­li­dad de lo que nos so­bra. El rey Da­vid, en cambio, se ne­gó a pre­sen­tar al Se­ñor ofren­das que no le hu­bie­ran cos­ta­do na­da2.

Ha­ce va­rios años oré es­pe­cí­fi­ca­men­te por una gui­ta­rra Ova­tion. Ape­nas la con­se­guí, sen­tí que Dios me lla­ma­ba a dár­se­la a al­guien que la ne­ce­si­ta­ba más que yo. Eso me sor­pren­dió, y me pu­se a pen­sar có­mo iba a po­der aho­rrar pa­ra com­prar­me otra. Con to­do, no al­ber­ga­ba nin­gu­na du­da en mi co­ra­zón res­pec­to de lo que de­bía ha­cer.

A la se­ma­na de ha­ber re­ga­la­do la gui­ta­rra me in­vi­ta­ron a can­tar en la igle­sia de un ami­go que es mú­si­co y due­ño de una tien­da de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les. Le con­té que no te­nía gui­ta­rra.

—No pa­sa na­da —me di­jo—. Lle­va­ré una de mi tien­da pa­ra que pue­das to­car.

Re­sul­tó ser una Ova­tion. ¡Yo es­ta­ba emo­cio­na­do!

Al ter­mi­nar el cul­to bus­qué a mi ami­go pa­ra dar­le las gra­cias y de­vol­ver­le el ins­tru­men­to. Pe­ro me di­jo:

— Mien­tras can­ta­bas, Dios me dio cla­ras ins­truc­cio­nes de que te apo­ya­ra y ben­di­je­ra tu la­bor mi­sio­ne­ra ofre­cién­do­te es­ta gui­ta­rra.

Sa­lí de la igle­sia co­mo si es­tu­vie­ra flo­tan­do en una nu­be.

Aun­que no siem­pre co­se­che­mos ben­di­cio­nes ma­te­ria­les co­mo con­se­cuen­cia de nues­tra da­di­vo­si­dad, Dios siem­pre nos la re­com­pen­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.