ROM­PER EN CA­SO DE EMER­GEN­CIA

Conectate - - NEWS - Di­na Ellens fue do­cen­te en el Su­des­te Asiá­ti­co du­ran­te más de 25 años. Aho­ra que es­tá ju­bi­la­da par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la­bo­res de vo­lun­ta­ria­do y se de­di­ca a es­cri­bir. Di­na Ellens

Ha­ce po­co se co­mu­ni­ca­ron con­mi­go dos ami­gas pa­ra con­tar­me cier­tas si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que atra­ve­sa­ban. Pri­me­ro fue Ina, que me lla­mó pa­ra de­cir­me que los exá­me­nes de su hi­ja, que ha­bía es­ta­do tres años li­bre de leu­ce­mia, ha­bían da­do po­si­ti­vo. Aca­ba­ba de re­ci­bir la des­ga­rra­do­ra no­ti­cia, y sus emo­cio­nes la re­ba­sa­ban.

Unos días des­pués Su­sa­na me en­vió un co­rreo elec­tró­ni­co en el que me de­cía que su ma­ri­do ha­bía que­da­do ce­san­te sin pre­vio avi­so. Le preo­cu­pa­ba que tu­vie­ran que de­jar su ca­sa nue­va, pues de­pen­dían del suel­do de él pa­ra pa­gar las cuo­tas.

Pu­se to­do de mi par­te pa­ra in­fun­dir áni­mo a las dos y les ase­gu­ré que las ten­dría pre­sen­tes en mis ora­cio­nes, a ellas y a sus fa­mi­lias. Pen­san­do en las cir­cuns­tan­cias de mis ami­gas me acor­dé de esos le­tre­ros que se ven en mu­chos lu­ga­res pú­bli­cos y di­cen: «Rom­per en ca­so de emer­gen­cia ». Nor­mal­men­te los co­lo­can en­ci­ma de un ga­bi­ne­te de vi­drio que con­tie­ne un ex­tin­gui­dor o una pe­que­ña ha­cha por si ocu­rre un ac­ci­den­te.

Los cristianos tam­bién dis­po­ne­mos de un ga­bi­ne­te pa­ra emer­gen­cias. He com­pro­ba­do que bus­car re­fu­gio en Jesús y Su Pa­la­bra es una gran­dí­si­ma ayu­da pa­ra sa­lir ade­lan­te. Él di­jo: «Las pa­la­bras que Yo os he ha­bla­do son es­pí­ri­tu y son vi­da » 1. De­di­can­do ra­tos a leer la Pa­la­bra de Dios y me­di­tar en ella po­de­mos re­no­var y vi­vi­fi­car nues­tro es­pí­ri­tu, por muy des­alen­ta­do­ras que sean nues­tras cir­cuns­tan­cias.

La se­gun­da vez que lla­mé a Su­sa­na pa­ra ver có­mo iban las co­sas, me di­jo: «La ver­dad es que mi ma­ri­do no ha con­se­gui­do tra­ba­jo aún, pe­ro no me preo­cu­pa. Es­toy se­gu­ra de que Dios cui­da­rá de no­so­tros. La bue­na no­ti­cia es que el do­min­go pa­sa­do, cuan­do es­tá­ba­mos en la igle­sia, se acer­có al al­tar y fue bau­ti­za­do».

Dios tam­po­co les fa­lló eco­nó­mi­ca­men­te. A fi­na­les de mes su­pe por Su­sa­na que su ma­ri­do ha­bía acep­ta­do un buen em­pleo en una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal.

Po­co des­pués re­ci­bí un men­sa­je de Ina en el que me de­cía que su hi­ja se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do rá­pi­da­men­te des­pués de la qui­mio­te­ra­pia. Am­bas sin­tie­ron bien fuer­te la pre­sen­cia de Dios en la tem­po­ra­da que pa­sa­ron en el hos­pi­tal.

Am­bas ami­gas des­cu­brie­ron, ca­da una de un mo­do sin­gu­lar, que Dios es «nues­tro pron­to au­xi­lio en las tri­bu­la­cio­nes». Se afe­rra­ron va­lien­te­men­te a su fe en sus mo­men­tos de zo­zo­bra, y Dios las sa­có a flo­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.