JE­SÚS NOS EN­SE­ÑÓ A ORAR

Conectate - - NEWS - 1. Lu­cas 11:1 2. V. Lu­cas 5:15,16; Mar­cos 1: 35–37 3. Ma­teo 6: 9–13 4. Ma­teo 6: 5– 8 ( NVI) 5. Lu­cas 18:1 ( RVC) 6. Ma­teo 21: 21,22 ( NTV) 7. Mar­cos 14: 38 8. Ma­teo 19:13–15 ( NVI) 9. Lu­cas 22:41,42,44 Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam Pe­ter A

«Acon­te­ció que es­ta­ba Je­sús oran­do en un lu­gar, y cuan­do ter­mi­nó, uno de Sus dis­cí­pu­los le di­jo: “Se­ñor, en­sé­ña­nos a orar, co­mo tam­bién Juan en­se­ñó a sus dis­cí­pu­los”» 1.

La ora­ción fue par­te in­te­gral de la vi­da y el mi­nis­te­rio de Je­sús. Los evan­ge­lios men­cio­nan nu­me­ro­sas oca­sio­nes en que Je­sús oró. En­se­ñó a orar a Sus dis­cí­pu­los, que lo vie­ron orar, lo oye­ron re­zar por ellos y es­cu­cha­ron Sus con­se­jos so­bre la ora­ción. An­tes de mu­chos de los acon­te­ci­mien­tos, mi­la­gros y de­ci­sio­nes re­le­van­tes de la vi­da de Je­sús, has­ta el mo­men­to mis­mo de Su muer­te, Él se en­tre­gó a la ora­ción. El he­cho de que se preo­cu­pa­ra de re­zar y en­se­ña­ra a Sus dis­cí­pu­los a ha­cer­lo es se­ñal de que la ora­ción cons­ti­tu­ye una par­te im­por­tan­te de la vi­da de un dis­cí­pu­lo.

Je­sús so­lía re­ti­rar­se a so­las pa­ra orar. Se apar­ta­ba de las mul­ti­tu­des y a ve­ces de Sus se­gui­do­res más cer­ca­nos con el ob­je­to de orar2. Tam­bién re­za­ba en pre­sen­cia de Sus dis­cí­pu­los.

El ejem­plo de Je­sús en ese sen­ti­do tu­vo un im­pac­to in­ne­ga­ble en los dis­cí­pu­los. Ello se ha­ce evi­den­te a lo lar­go del li­bro de los He­chos, el cual alu­de a me­nu­do a las ora­cio­nes de los dis­cí­pu­los. Je­sús tam­bién dio a Sus dis­cí­pu­los con­se­jos prác­ti­cos pa­ra orar. Les di­jo: «Vo­so­tros, pues, ora­réis así: “Pa­dre nues­tro que es­tás en los cie­los, san­ti­fi­ca­do sea Tu nom­bre. Ven­ga Tu reino. Há­ga­se Tu vo­lun­tad, co­mo en el cie­lo, así tam­bién en la tie­rra. El pan nues­tro de ca­da día, dá­nos­lo hoy. Y per­dó­na­nos nues­tras deu­das, co­mo tam­bién no­so­tros per­do­na­mos a nues­tros deu­do­res. Y no nos me­tas en ten­ta­ción, mas lí­bra­nos del mal”» 3.

Tam­bién in­di­có a Sus dis­cí­pu­los qué prác­ti­cas des­acon­se­ja­ba: «Cuan­do oren, no sean co­mo los hi­pó­cri­tas, por­que a ellos les en­can­ta orar de pie en las si­na­go­gas y en las es­qui­nas de las pla­zas pa­ra que la gen­te los vea. Les ase­gu­ro que ya han ob­te­ni­do to­da su re­com­pen­sa. Pe­ro tú, cuan­do te pon­gas a orar, en­tra en tu cuar­to, cie­rra la puer­ta y ora a tu Pa­dre, que es­tá en lo se­cre­to. Así tu Pa­dre, que ve lo que se ha­ce en se­cre­to, te re­com­pen­sa­rá. Y al orar, no ha­blen so­lo por ha­blar co­mo ha­cen los gen­ti­les, por­que ellos se ima­gi­nan que se­rán es­cu­cha­dos por sus mu­chas pa­la­bras. No sean co­mo ellos, por­que su Pa­dre sa­be lo que us­te­des ne­ce­si­tan an­tes de que se lo pi­dan» 4.

Je­sús les en­se­ñó a ser per­sis­ten­tes en la ora­ción, co­mo na­rra el Evan­ge­lio de Lu­cas: «Je­sús les con­tó una pa­rá­bo­la en cuan­to a la ne­ce­si­dad de orar siem­pre y de no des­ani­mar­se» 5.

Les en­se­ñó tam­bién el po­der que tie­ne la ora­ción, que las ora­cio­nes ob­tie­nen res­pues­ta y se de­ben ha­cer con fe y con­fian­za, sa­bien­do que Dios es to­do­po­de­ro­so y que no hay na­da que Él no pue­da lle­var a ca­bo en res­pues­ta a nues­tras pe­ti­cio­nes. En el li­bro de Ma­teo, Él di­ce: «Si tie­nen fe y no du­dan, pue­den ha­cer

co­sas co­mo esa y mu­cho más. Has­ta pue­den de­cir­le a es­ta mon­ta­ña: “Le­ván­ta­te y écha­te al mar”, y su­ce­de­rá. Us­te­des pue­den orar por cual­quier co­sa, y si tie­nen fe la re­ci­bi­rán» 6.

Ex­hor­tó a Sus dis­cí­pu­los a ve­lar y orar pa­ra no caer en ten­ta­ción y pe­ca­do. «Ve­lad y orad, pa­ra que no en­tréis en ten­ta­ción» 7.

Je­sús tam­bién oró por los de­más, co­mo na­rra Ma­teo en su evan­ge­lio: «Lle­va­ron unos ni­ños a Je­sús pa­ra que les im­pu­sie­ra las ma­nos y ora­ra por ellos, pe­ro los dis­cí­pu­los re­pren­dían a quie­nes los lle­va­ban. Je­sús di­jo: “De­jen que los ni­ños ven­gan a Mí, y no se lo im­pi­dan, por­que el reino de los cie­los es de quie­nes son co­mo ellos”. Des­pués de po­ner las ma­nos so­bre ellos, se fue de allí» 8.

Es evi­den­te, por lo que describen los evan­ge­lios, que Je­sús oró con enor­me fer­vor an­tes de Su de­ten­ción. El Evan­ge­lio de Lu­cas di­ce: «Él se apar­tó de ellos a dis­tan­cia co­mo de un ti­ro de pie­dra; y pues­to de ro­di­llas oró, di­cien­do: “Pa­dre, si quie­res, pa­sa de Mí es­ta co­pa; pe­ro no se ha­ga Mi vo­lun­tad, sino la Tu­ya”. Y se le apa­re­ció un án­gel del cie­lo pa­ra for­ta­le­cer­le. Y es­tan­do en ago­nía, ora­ba más in­ten­sa­men­te; y era Su su­dor co­mo gran­des go­tas de san­gre que caían has­ta la tie­rra » 9. La ora­ción es im­por­tan­te. Es par­te de nues­tra co­mu­ni­ca­ción con Dios. Nos sir­ve pa­ra re­la­cio­nar­nos con Él, pa­ra per­ma­ne­cer en Él. Es un me­dio de co­nec­tar­nos con Su po­der. Es útil pa­ra amar y ayu­dar a los de­más al su­pli­car por ellos. Es una for­ma de pro­te­ger nues­tra vi­da y sa­lud es­pi­ri­tual. Tie­ne un efec­to pal­pa­ble en las per­so­nas por quie­nes re­za­mos. Nos da la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­nos hu­mil­de­men­te an­te Dios pa­ra im­plo­rar Su ayu­da y pe­dir­le que nos per­do­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.