A NUES­TROS AMI­GOS El se­cre­to

Conectate - - CONECTATE - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Vi­vir cris­tia­na­men­te en el in­trin­ca­do y com­ple­jo mun­do ac­tual pue­de pa­re­cer bien di­fí­cil. ¡Es que son tan­tas las co­sas que mi­nu­to a mi­nu­to exi­gen nues­tra aten­ción! La ma­yo­ría no son ma­las, pe­ro con­su­men tiem­po y pue­den llegar a atro­fiar nues­tro cre­ci­mien­to en la fe. A pe­sar de ello, to­dos co­no­ce­mos per­so­nas que han lo­gra­do un equi­li­brio, un mo­do de re­sol­ver los con­flic­tos de la vi­da mo­der­na. Huel­ga de­cir que in­con­ta­bles cris­tia­nos an­tes de no­so­tros tam­bién lo con­si­guie­ron en su épo­ca. ¿Cuál es, en­ton­ces, el se­cre­to? Así co­mo de­be­mos co­mer, res­pi­rar y ejer­ci­tar­nos pa­ra desa­rro­llar­nos fí­si­ca­men­te, el cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual tam­bién re­quie­re la prác­ti­ca de esas tres ac­ti­vi­da­des esen­cia­les.

Co­mer: Leer y es­tu­diar la Pa­la­bra de Dios y otros tex­tos edi­fi­can­tes es ali­men­to pa­ra el al­ma y fun­da­men­tal pa­ra nues­tra vi­da y cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual. «Las pa­la­bras que Yo os he ha­bla­do son es­pí­ri­tu y son vi­da » 1. «Cuan­do des­cu­brí Tus pa­la­bras las de­vo­ré; son mi go­zo y la de­li­cia de mi co­ra­zón» 2.

Res­pi­rar: Se ha di­cho que la ora­ción es la res­pi­ra­ción del al­ma. 1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 5:17 nos ins­ta a orar sin ce­sar, y Ro­ma­nos 12:12 a ser cons­tan­tes en la ora­ción.

Ejer­ci­tar­se: Nos ejer­ci­ta­mos cuan­do se­gui­mos con vo­lun­tad y ener­gía las pi­sa­das de Je­sús, ha­cien­do lo po­si­ble por ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos, ali­viar a los abru­ma­dos y alen­tar a los des­co­ra­zo­na­dos. Más que na­da, emu­lan­do a Juan el Bau­tis­ta, po­de­mos mos­trar­les quién es «el Cor­de­ro de Dios, que qui­ta el pe­ca­do del mun­do» 3.

Cre­cer es­pi­ri­tual­men­te no es fá­cil; cla­ro que pen­sán­do­lo bien, nin­gún cre­ci­mien­to lo es. Pe­ro fue pre­ci­sa­men­te la va­len­tía de los após­to­les la que con­ven­ció a las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas de su épo­ca de que ha­bían es­ta­do con Je­sús. «Vien­do la va­len­tía de Pe­dro y de Juan, y sa­bien­do que eran hom­bres sin le­tras y del vul­go, se ad­mi­ra­ban; y les re­co­no­cían que ha­bían es­ta­do con Je­sús» 4.

Te in­vi­to a leer en es­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te qué nos di­cen cris­tia­nos de ayer y de hoy so­bre có­mo po­de­mos cen­trar nues­tra vi­da en Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.