LOQUEME EN­SE­ÑA­RON MISHÉROES

Conectate - - CONECTATE - An­na Per­li­ni An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria ac­ti­va en los Bal­ca­nes des­de 1995.

La pri­me­ra vez que me ha­bla­ron de Al­bert Sch­weit­zer yo te­nía diez años. Me im­pre­sio­nó mu­cho su de­di­ca­ción, has­ta el pun­to de que em­pe­cé a aca­ri­ciar la idea de es­tu­diar me­di­ci­na y se­guir su ejem­plo en Áfri­ca. Eran los tiem­pos en que, pa­ra ave­ri­guar más so­bre al­go o al­guien ha­bía que leer li­bros, con­sul­tar en­ci­clo­pe­dias y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, ir a una bi­blio­te­ca. Es de­cir, uno no te­nía la po­si­bi­li­dad de sa­tis­fa­cer in­me­dia­ta­men­te su cu­rio­si­dad. La bús­que­da te­nía su cuo­ta de se­ren­di­pia y mis­te­rio.

Yo era muy afi­cio­na­da a la lec­tu­ra. Has­ta ese mo­men­to mis hé­roes ha­bían si­do fic­ti­cios: Ro­bin Hood y Mary Pop­pins, por ejem­plo. Co­mo te­nía una ima­gi­na­ción muy vi­va, tam­bién me in­ven­ta­ba mis pro­pios hé­roes; eso has­ta el día en que co­men­cé a leer so­bre per­so­na­jes reales: mi­sio­ne­ros, ex­plo­ra­do­res y li­ber­ta­do­res, en­tre otros.

Al­bert fue el pri­me­ro de una lar­ga lis­ta, se­gui­do de Mar­tin Lut­her King, John F. Ken­nedy, Gand­hi, Flo­ren­ce Nigh­tin­ga­le y mu­chos otros. To­mé con­cien­cia de que, apar­te de los nu­me­ro­sos ca­na­llas ho­rri­bles que te­nía que apren­der­me en los li­bros de his­to­ria del co­le­gio, nues­tro mun­do ha co­no­ci­do tam­bién per­so­nas ad­mi­ra­bles.

Así que des­de pe­que­ña de­ci­dí ser de los que pro­cu­ran cam­biar el mun­do. Cada tan­tas se­ma­nas mi pa­sión se en­cen­día por un país o una pro­fe­sión di­fe­ren­te, se­gún so­bre qué hé­roe es­tu­vie­ra le­yen­do. Aho­ra — años más tar­de— me sa­tis­fa­ce po­der de­cir que aquel de­seo se cum­plió. Pu­de se­guir los dic­ta­dos de mi co­ra­zón. Me pa­sé años mi­sio­nan­do en lu­ga­res di­fí­ci­les, y aún aho­ra de­di­co la ma­yor par­te de mi tiem­po a los ne­ce­si­ta­dos y a cau­sas dig­nas de apo­yo.

To­do ello ha ido acom­pa­ña­do de sa­cri­fi­cios y erro­res, pe­ro aho­ra vie­ne lo me­jor. Jus­ta­men­te uno de los efec­tos co­la­te­ra­les de es­ta nue­va era de ac­ce­so in­me­dia­to a la in­for­ma­ción es que he te­ni­do opor­tu­ni­dad de leer más so­bre mis hé­roes de an­tes y de aho­ra, y he des­cu­bier­to que no fueron tan per­fec­tos e in­ma­cu­la­dos co­mo me los ha­bía fi­gu­ra­do. To­dos tu­vie­ron pies de ba­rro, y al­gu­nas de las ideas que abri­ga­ron y co­sas que di­je­ron o hi­cie­ron pue­den re­sul­tar­nos ini­cial­men­te de­cep­cio­nan­tes.

Sin em­bar­go, fueron pre­ci­sa­men­te sus im­per­fec­cio­nes y de­bi­li­da­des hu­ma­nas las que me in­fun­die­ron áni­mo cuan­do yo tam­bién caí de mi pro­pio pe­des­tal.

El bien que rea­li­za­ron esos per­so­na­jes que in­flu­ye­ron tras­cen­den­te­men­te en su en­torno su­pera con cre­ces los erro­res que co­me­tie­ron. Eso en sí de­mues­tra que no ha­ce fal­ta que sea­mos per­fec­tos pa­ra cam­biar nues­tro rin­cón del mun­do. Al fin y al ca­bo, nin­guno de ellos lo era y, sin em­bar­go, trans­for­ma­ron su mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.