ES­TA ES MI GUE­RRA

Conectate - - CONECTATE - Ma­ra Hod­ler En fin, que yo he to­ma­do la de­ci­sión de de­di­car­me a la cau­sa de Cris­to. No por­que mis pa­dres lo hi­cie­ran, ni por­que mis ami­gos lo ha­gan, sino por­que la gue­rra di­vi­na se ha con­ver­ti­do tam­bién en mi gue­rra y de­seo lo­grar tan­tas vic­to­rias co­mo s

La pe­lí­cu­la Pa­raí­so per­di­do ( El va­lle de la vio­len­cia) se desa­rro­lla du­ran­te la Gue­rra de Se­ce­sión de EE. UU. Es la con­mo­ve­do­ra his­to­ria de una fa­mi­lia del sur del país que se ve atra­pa­da en el con­flic­to. Char­lie An­der­son, el pa­triar­ca de la fa­mi­lia, una y otra vez ha­ce ca­so omi­so de las sú­pli­cas de sus hi­jos que quie­ren alis­tar­se en el ejér­ci­to. Pre­fie­re man­te­ner­se neu­tral y no in­vo­lu­crar­se, has­ta el día en que la con­tien­da afec­ta di­rec­ta­men­te a su fa­mi­lia.

An­tes de que es­ta­lla­ra la gue­rra, vi­vían hol­ga­da­men­te. Po­seían una ex­ten­sa ha­cien­da. De los seis hi­jos, la ma­yo­ría ya eran hom­bres he­chos y de­re­chos, y en­tre to­dos ha­bían lo­gra­do que la pro­pie­dad fue­ra ren­ta­ble. Lle­va­ban una vi­da có­mo­da y ha­bían em­pe­za­do a for­mar sus pro­pias familias. El pa­dre ha­bía per­di­do a su es­po­sa, pe­ro se sen­tía sa­tis­fe­cho: pri­me­ro, por­que sus hi­jos es­ta­ban sa­nos y con­ten­tos y de­mos­tra­ban sen­sa­tez; y se­gun­do, por­que la fin­ca pros­pe­ra­ba.

Cier­to día el me­nor de los hi­jos, Boy, se va a ca­zar ma­pa­ches con un ami­go. De pron­to se to­pan con unos con­fe­de­ra­dos em­bos­ca­dos y se ale­jan rá­pi­da­men­te del lu­gar. Cuan­do creen es­tar fue­ra de pe­li­gro, se de­tie­nen jun­to a un arro­yo pa­ra to­mar agua. Boy se ha­bía en­con­tra­do una go­rra re­bel­de (los con­fe­de­ra­dos eran los re­bel­des) y sin dar­se cuen­ta se la ha­bía pues­to. Al ca­bo de me­nos de un mi­nu­to apa­re­ce una pa­tru­lla de sol­da­dos de la Unión que confunden al chi­co con un re­bel­de y se lo lle­van co­mo pri­sio­ne­ro de gue­rra.

Su ami­go va co­rrien­do a la ha­cien­da y le co­mu­ni­ca a Char­lie lo que le ha su­ce­di­do a su hi­jo. Aho­ra, de pron­to, la gue­rra lo to­ca muy de cer­ca. Pa­sa de ser un ob­ser­va­dor a lan­zar­se de lleno al fra­gor de la ba­ta­lla pa­ra res­ca­tar a Boy. Di­ce a sus otros hi­jos: «Des­de aho­ra es­ta gue­rra es nues­tra ». La con­tien­da se ha con­ver­ti­do en al­go muy per­so­nal. No to­ma las ar­mas por­que un go­bierno u otro lo ins­te a ha­cer­lo, sino por­que la vi­da de un ser ama­do co­rre­rá pe­li­gro si él no in­ter­vie­ne.

Una vez to­ma­da la de­ci­sión de que esa gue­rra es su gue­rra, no ne­ce­si­ta que na­die le in­di­que lo que de­be ha­cer. No le ha­ce fal­ta que na­die lo in­cen­ti­ve. Lu­char por al­guien a quien ama es más que su­fi­cien­te mo­ti­va­ción.

Me iden­ti­fi­co con Char­lie An­der­son cuan­do di­ce: «Des­de aho­ra es­ta gue­rra es nues­tra ». Co­noz­co a Je­sús des­de pe­que­ña y creo que siem­pre lo he ama­do. No obs­tan­te, tar­dé bas­tan­te en ju­gár­me­la por Él, por así de­cir­lo. Si lle­vas una exis­ten­cia có­mo­da y lo­gras evi­tar las ad­ver­si­da­des in­trín­se­cas de la vi­da del cre­yen­te, ¿por qué vas a que­rer pa­sar pe­na­li­da­des, no?

Lo que es in­ne­ga­ble es que Sa­ta­nás está em­pe­ña­do en en­tor­pe­cer, boi­co­tear y frus­trar el plan dis­pues­to por Dios pa­ra la hu­ma­ni­dad. Ya tie­ne fi­cha­dos a los hi­jos de Dios co­mo enemi­gos. Se nos pi­de por eso que reac­cio­ne­mos, que to­me­mos las ar­mas en sen­ti­do es­pi­ri­tual1 y que in­flu­ya­mos en el desen­la­ce de la ba­ta­lla con nues­tra ma­ne­ra de vi­vir.

Sin em­bar­go, to­do lo an­te­rior no sig­ni­fi­ca na­da has­ta que re­sol­ve­mos que esa es nues­tra gue­rra. Una vez que la ba­ta­lla nos to­ca en lo ín­ti­mo de­ja­mos, co­mo Char­lie An­der­son, de ser ob­ser­va­do­res des­preo­cu­pa­dos de lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor y nos com­pro­me­te­mos a ejer­cer una in­fluen­cia po­si­ti­va.

To­do par­te de la to­ma de con­cien­cia de que las pe­que­ñas de­ci­sio­nes im­por­tan. Tal co­mo un sol­da­do se adies­tra a dia­rio, es­té o no en el fren­te, de­be­mos es­me­rar­nos en nues­tra pre­pa­ra­ción es­pi­ri­tual. La ma­yor par­te del tiem­po nues­tras mi­sio­nes pro­ba­ble­men­te es­ta­rán muy re­la­cio­na­das con nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Así es en mi ca­so: ha­cer de pa­ci­fi­ca­do­ra, es­tar al tan­to de lo que ocu­rre a mi al­re­de­dor, preo­cu­par­me por las ne­ce­si­da­des de los de­más, etc. Y está bien. En­tien­do que in­clu­so esas pe­que­ñe­ces con­tri­bu­yen a la cam­pa­ña bé­li­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.