Sé ama­ble

Conectate - - CONECTATE -

Tra­ta a to­dos con cor­te­sía, in­clu­so a quie­nes son gro­se­ros con­ti­go; no por­que ellos sean aten­tos, sino por­que tú lo eres. Anó­ni­mo

La vi­da es cor­ta, pe­ro siem­pre hay tiem­po pa­ra la cor­te­sía. Ralph Wal­do Emer­son (1803–1882)

Con­se­guir di­ne­ro no es to­da la la­bor de una per­so­na: cul­ti­var la bon­dad es una par­te va­lio­sa de la vi­da. Sa­muel John­son (1709–1784)

Ayu­dar al que lo ne­ce­si­ta no so­lo es par­te del de­ber, sino de la fe­li­ci­dad. Jo­sé Mar­tí (1853–1895)

¡Cuán le­jos lan­za sus rayos esa

pe­que­ña vela! Así brilla una bue­na ac­ción en un

mun­do ma­li­cio­so. Wi­lliam Sha­kes­pea­re (1564–1616)

¡Qué her­mo­so pue­de ser un día cuan­do la bon­dad lo to­ca! Geor­ge Ellis­ton (1883–1946)

Las bue­nas pa­la­bras que­bran­tan las pe­ñas y ablan­dan los co­ra­zo­nes. Re­frán es­pa­ñol

Tra­ta siem­pre de ser un po­co más ama­ble de lo ne­ce­sa­rio. Ja­mes Ba­rrie (1860–1937)

Si no hay al­go de ca­ri­dad en tu co­ra­zón pa­de­ces de la peor de las pa­to­lo­gías car­dia­cas. Bob Ho­pe (1903–2003) La bon­dad es un idio­ma que el sor­do oye y el cie­go ve. Mark Twain (1835–1910)

Yo siem­pre pre­fie­ro creer lo me­jor acer­ca de to­das las per­so­nas: te aho­rra un mon­tón de pro­ble­mas. Rud­yard Ki­pling (1865–1936)

La pa­la­bra ama­ble sa­na; la ma­li­cio­sa, mu­ti­la. Pro­ver­bio ru­so

No seas tú mis­mo; sé una per­so­na un po­co me­jor. Mig­non McLaugh­lin (1913–1983)

La bon­dad, quien la tie­ne la da. Re­frán es­pa­ñol

Cuan­do yo era jo­ven ad­mi­ra­ba a las per­so­nas in­ge­nio­sas. Aho­ra que soy vie­jo, ad­mi­ro a las ama­bles. Abraham Jos­hua Hes­chel (1907–1972)

Na­die ha al­te­ra­do ja­más su es­tó­ma­go por tra­gar­se las ma­las pa­la­bras que no lle­gó a pro­fe­rir. Wins­ton Chur­chill (1874–1965)

Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia sub­va­lo­ra­mos el po­der del con­tac­to fí­si­co, de una son­ri­sa, una pa­la­bra ama­ble, un oí­do aten­to, un elo­gio sin­ce­ro o el más in­sig­ni­fi­can­te ac­to de ca­ri­ño. To­das esas co­sas son sus­cep­ti­bles de trans­for­mar nues­tra vi­da. Leo Bus­ca­glia (1924–1998)

Siem­pre que odio y amor com­pi­ten, es el amor el que ven­ce. Pe­dro Cal­de­rón de la Bar­ca (1600–1681)

Una per­so­na que es bue­na con­ti­go y grosera con el me­se­ro no es una bue­na per­so­na. Da­ve Barry (n. 1947)

A par­tir de hoy tra­ta a to­das las per­so­nas que te en­cuen­tres co­mo si fue­ran a es­tar muer­tas an­tes de la me­dia­no­che. Ma­ni­fiés­ta­les to­da la aten­ción, ama­bi­li­dad y com­pren­sión que pue­das, y haz­lo sin pen­sar en com­pen­sa­ción al­gu­na. Tu vi­da no vol­ve­rá a ser la mis­ma. Og Man­dino (1923–1996)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.