UNA FE OLÍM­PI­CA

Conectate - - CONECTATE - Ga­briel Gar­cía Val­di­vie­so Ga­briel Gar­cía V. es di­rec­tor de la re­vis­ta Co­néc­ta­te. Vi­ve en Chi­le y está afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Los úl­ti­mos Jue­gos Olím­pi­cos, ce­le­bra­dos con éxi­to en Río de Ja­nei­ro, tu­vie­ron mo­men­tos de gran emo­ción. Los atle­tas que com­pi­tie­ron en los 28 de­por­tes y 41 dis­ci­pli­nas nos des­lum­bra­ron con su ta­len­to, su au­da­cia, su per­se­ve­ran­cia, y su for­ta­le­za fí­si­ca y men­tal. Más allá de to­do eso, sin em­bar­go, un as­pec­to que pa­ra mí bri­lló en es­ta edi­ción de los Jue­gos fue el pa­pel de la fe en la vi­da y tra­yec­to­ria de mu­chos de los par­ti­ci­pan­tes.

Soy en­tu­sias­ta se­gui­dor de las Olim­pia­das. Des­de ha­ce años las veo en la te­le­vi­sión y pue­do de­cir que en es­ta opor­tu­ni­dad fui tes­ti­go de más ex­pre­sio­nes de fe de par­te de los com­pe­ti­do­res que en nin­gu­na otra. Vea­mos al­gu­nas.

La atle­ta etío­pe Al­maz Aya­na ba­tió por un mar­gen de 14 se­gun­dos el an­te­rior récord de los 10.000 me­tros, al­go a to­das lu­ces in­creí­ble. An­te las sos­pe­chas de do­pa­je que su ges­ta in­me­dia­ta­men­te sus­ci­tó, la atle­ta con­tes­tó con so­se­ga­da con­vic­ción: «Mi do­pa­je es mi en­tre­na­mien­to y mi do­pa­je es Je­sús. No hay otra co­sa. Es­toy com­ple­ta­men­te lim­pia ».

El ca­so de Mi­chael Phelps es em­ble­má­ti­co. Lue­go de al­can­zar vic­to­rias sin pre­ce­den­tes en na­ta­ción en an­te­rio­res Jue­gos Olím­pi­cos, se de­cep­cio­nó de to­do y has­ta aca­ri­ció la idea de sui­ci­dar­se. Pa­só por ne­gros mo­men­tos has­ta que un ami­go su­yo le re­ga­ló un ejem­plar del co­no­ci­do li­bro de Rick Warren Una vi­da con pro­pó­si­to, que le re­no­vó la es­pe­ran­za y lo re­en­cau­zó en su sen­da vic­to­rio­sa en co­ne­xión con Dios.

Yu­ber­jen Mar­tí­nez, un me­nu­do bo­xea­dor co­lom­biano, pe­so mi­ni­mos­ca, ga­nó la me­da­lla de pla­ta en su ca­te­go­ría, al­go que es­ta­ba en el cálcu­lo de muy po­cos. Cuan­do en­tre­vis­ta­ron a su ma­dre so­bre la ha­za­ña de su hi­jo, ella ex­pli­có que años atrás ha­bía con­ver­sa­do con Dios y le ha­bía di­cho: «Te en­tre­go a es­te ni­ño, Se­ñor. Haz Tú lo que quie­ras con él».

Omar McLeod, ja­mai­quino, triun­fó hol­ga­da­men­te en los 110 me­tros va­llas. Al ter­mi­nar la ca­rre­ra ex­plo­tó en ala­ban­zas: «Thank you, Je­sus!»

Si­mo­ne Ma­nuel ba­tió el récord de los 100 me­tros li­bres en na­ta­ción. Fue la pri­me­ra afro­nor­te­ame­ri­ca­na en con­se­guir un oro en una com­pe­ten­cia in­di­vi­dual de na­ta­ción. Lue­go de la ca­rre­ra dio tes­ti­mo­nio: «Lo úni­co que pue­do de­cir es “Glo­ria a Dios”». Ka­tie Le­decky, otra na­da­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na que ob­tu­vo va­rios oros, di­ce que su fe «es par­te de su esen­cia ».

El equi­po de rugby de Fi­yi ga­nó la pri­me­ra me­da­lla de oro de la his­to­ria de su país al vencer a to­dos los gran­des de la dis­ci­pli­na, in­clui­da a In­gla­te­rra en la fi­nal por 43–7. Al tér­mino del par­ti­do to­do el equi­po en­to­nó un fa­mo­so himno cris­tiano cu­ya le­tra re­za: «He­mos ven­ci­do… por la san­gre del Cor­de­ro y la Pa­la­bra de Dios, ¡he­mos ven­ci­do!»

¿A qué se de­be esa re­le­van­cia de la fe en el de­por­te? Pien­so que tie­ne que ver con la for­ta­le­za, el equi­li­brio, la en­te­re­za y el áni­mo que otor­ga. Por cier­to, es­to es tras­pa­sa­ble a cual­quier re­to al que nos en­fren­te­mos. La Bi­blia lo di­ce una y otra vez. Los sal­mis­tas can­ta­ban: «Dios es quien me ci­ñe de fuer­za y ha­ce per­fec­to mi ca­mino. Él me da pies de ga­ce­la » 1. «Bie­na­ven­tu­ra­do el hom­bre que tie­ne en Ti sus fuer­zas, en cu­yo co­ra­zón es­tán Tus ca­mi­nos» 2. « De Dios es el po­der » 3.

Sa­bién­do­nos dé­bi­les e in­su­fi­cien­tes, ob­te­ne­mos fuer­zas de Dios: «Él da fuer­zas al can­sa­do, y al dé­bil le au­men­ta su vi­gor. Has­ta los jó­ve­nes pue­den can­sar­se y fa­ti­gar­se, has­ta los más fuer­tes lle­gan a caer, pe­ro los que con­fían en el Se­ñor ten­drán siem­pre nue­vas fuer­zas y po­drán vo­lar co­mo las águi­las; po­drán co­rrer sin can­sar­se y ca­mi­nar sin fa­ti­gar­se» 4. ¡Va­ya pro­me­sa pa­ra in­vo­car en las prue­bas! Hay un se­cre­to que los cre­yen­tes sa­be­mos por ins­tin­to es­pi­ri­tual: Ha­ce­mos lo que hu­ma­na­men­te po­de­mos, pe­ro de­ja­mos el re­sul­ta­do en ma­nos de Dios. «Se pre­pa­ra al ca­ba­llo pa­ra el día de la ba­ta­lla, pe­ro la vic­to­ria es del Se­ñor» 5.

El após­tol Pa­blo com­pa­ró a me­nu­do la vi­da cris­tia­na con una ca­rre­ra. Es lo que po­dría­mos lla­mar atle­tis­mo es­pi­ri­tual. Re­fi­rién­do­se a sí mis­mo di­jo: «No me ha­go la ilusión, her­ma­nos, de ha­ber­lo ya con­se­gui­do; pe­ro eso sí, ol­vi­do lo que he de­ja­do atrás y me lan­zo ha­cia ade­lan­te en bus­ca de la me­ta, tro­feo al que Dios, por me­dio de Cris­to Je­sús, nos lla­ma des­de lo al­to» 6.

El éxi­to de los atle­tas en­tre­na­dos en la fe qui­zá se de­ba a que el de­por­tis­ta o cual­quie­ra de no­so­tros que em­pren­da una ac­ti­vi­dad apo­ya­do en Dios, fi­ja la vis­ta en una me­ta ce­les­tial más tras­cen­den­te que la sim­ple hon­ra te­rre­nal. A cuen­to vie­nen las pa­la­bras del Após­tol:

«¿No sa­ben que en una ca­rre­ra to­dos los co­rre­do­res com­pi­ten, pe­ro so­lo uno ob­tie­ne el pre­mio? Co­rran, pues, de tal mo­do que lo ob­ten­gan. To­dos los de­por­tis­tas se en­tre­nan con mu­cha dis­ci­pli­na. Ellos lo ha­cen pa­ra ob­te­ner un pre­mio que se echa a per­der; no­so­tros, en cam­bio, por uno que du­ra pa­ra siem­pre. Así que yo no co­rro co­mo quien no tie­ne me­ta; no lu­cho co­mo quien da gol­pes al ai­re. Más bien, gol­peo mi cuer­po y lo do­mino, no sea que, des­pués de ha­ber pre­di­ca­do a otros, yo mis­mo que­de des­ca­li­fi­ca­do» 7.

«No­so­tros tam­bién, te­nien­do en de­rre­dor nues­tro tan gran­de nu­be de tes­ti­gos, des­po­jé­mo­nos de to­do pe­so y del pe­ca­do que nos ase­dia, y co­rra­mos con pa­cien­cia la ca­rre­ra que te­ne­mos por de­lan­te, pues­tos los ojos en Je­sús, el au­tor y con­su­ma­dor de la fe» 8.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.