HÉ­ROES ANÓ­NI­MOS

Conectate - - CONECTATE - Chal­sey Doo­ley Chal­sey Doo­ley vi­ve en Australia. Es­cri­be tex­tos mo­ti­va­cio­na­les pa­ra ni­ños y edu­ca­do­res y se de­di­ca de lleno a la for­ma­ción de sus hi­jos. Es­te es su si­tio web: http:// www. nur­tu­re- ins­pi­re -teach. com/.

Sa­be Dios la enor­me can­ti­dad de ac­tos de he­roís­mo que se rea­li­zan to­dos los días. Si se pre­mia­ra cada uno de ellos con una pla­ca, ha­bría su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir to­dos los mu­ros del mun­do. Tal vez en eso pen­sa­ba mi marido, Mi­chael, cuan­do es­cri­bió es­ta can­ción en ho­nor de mu­chos hé­roes anó­ni­mos. Te vi cuan­do na­die te pres­ta­ba

aten­ción, te ob­ser­vé día a día, no­té tu es­pí­ri­tu hu­mil­de, ad­mi­ré la sen­ci­llez de tus ac­tos. Me pre­gun­té cuán­to te ha­bría

cos­ta­do tu fir­me dis­po­si­ción pa­ra

re­pre­sen­tar tu pa­pel, has­ta que ya no pu­de con­te­ner las pa­la­bras que me lle­na­ban el

al­ma: Eres un hé­roe anó­ni­mo que pos­ter­ga sus es­pe­ran­zas y sue­ños pa­ra que otros en­cuen­tren lo que

sue­ñan; que se en­tre­ga ple­na­men­te; que aguan­ta cues­te lo que cues­te. No hay en el mun­do ma­yor amor. Mu­cho he que­ri­do de­cír­te­lo, aun­que no acier­to a en­con­trar las

pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar­te la ad­mi­ra­ción pro­fun­da que sien­to. Con to­das esas la­bo­res in­vi­si­bles que na­die pa­re­ce ad­ver­tir se la­bra tu co­ro­na en el Cie­lo, que eter­na­men­te re­lu­ci­rá. No po­dría ha­cer lo que ha­go sin tu pre­sen­cia y apo­yo

per­se­ve­ran­te. En nues­tra vi­da ha­bría un va­cío sin tu amor y com­pro­mi­so.

La otra no­che es­ta­ba le­yen­do un li­bro so­bre John Wes­ley con mi hi­jo. Des­cu­bri­mos que cuan­do era ni­ño que­dó atra­pa­do en una ca­sa en lla­mas. Al­guien se dio cuen­ta, tre­pó has­ta don­de él es­ta­ba y lo res­ca­tó. No sa­be­mos su nom­bre ni te­ne­mos más in­for­ma­ción so­bre ese res­ca­tis­ta anó­ni­mo; pe­ro si no hu­bie­ra si­do por él in­con­ta­bles per­so­nas no ha­brían te­ni­do oca­sión de co­no­cer a Je­sús en las dé­ca­das que de­di­có Wes­ley a la evan­ge­li­za­ción y el ser­vi­cio ac­ti­vo a Dios.

Aun­que per­ma­nez­ca­mos to­da la vi­da en el ano­ni­ma­to, co­mo asis­ten­tes in­vi­si­bles de pro­duc­ción de una mag­ní­fi­ca obra tea­tral, cum­pla­mos bien nues­tro de­ber y tra­te­mos a los de­más con ca­ri­ño y res­pe­to. Pue­de que al­gún día nues­tro nom­bre bri­lle pú­bli­ca­men­te. ¿Quién sa­be? Lo más im­por­tan­te, no obs­tan­te, es la sa­tis­fac­ción de ver el efec­to que ha te­ni­do nues­tra vi­da en los de­más.

Da­niel Boors­tin (1914–2004)

En nues­tro mun­do de gran­des nom­bres re­sul­ta cu­rio­so que nues­tros au­tén­ti­cos hé­roes tien­dan a que­dar en el ano­ni­ma­to. En es­ta vi­da de ilu­sio­nes y cua­sii­lu­sio­nes, las per­so­nas de só­li­das vir­tu­des a las que se pue­de ad­mi­rar por al­go más sus­tan­cial que su ce­le­bri­dad sue­len ser hé­roes anó­ni­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.