LO REAL­MEN­TE VA­LIO­SO

Conectate - - CONECTATE - Koos Sten­ger Koos Sten­ger es es­cri­tor in­de­pen­dien­te. Vi­ve en los Paí­ses Ba­jos.

So­ñé que me in­vi­ta­ban a un lu­jo­so ban­que­te. To­do a mi al­re­de­dor bri­lla­ba es­plen­do­ro­sa­men­te. Ha­bía de­lan­te de mí co­pas de cris­tal con los me­jo­res vi­nos y un des­plie­gue de mis pla­tos pre­fe­ri­dos. En ese mo­men­to es­cu­ché una or­den: «Co­me y alé­gra­te».

Así que co­mí y me ale­gré. Pa­ra cuan­do sir­vie­ron los pos­tres, no me en­tra­ba un bo­ca­do más. En­ton­ces…

…So­nó el des­per­ta­dor. 6:00 de la ma­ña­na.

Me des­per­té y con un sus­pi­ro de irri­ta­ción apa­gué el des­per­ta­dor. Lue­go me le­van­té de la ca­ma co­mo pu­de. El es­tó­ma­go me la­dra­ba. Can­si­na­men­te me tras­la­dé has­ta la co­ci­na. No ha­bía pla­tos ex­qui­si­tos, ni vi­nos, ni pos­tres. Me­nos mal que to­da­vía me que­da­ba un pa­que­te de ave­na.

En nues­tros sue­ños la co­mi­da sa­be bien y has­ta se ve me­jor que la que co­me­mos to­dos los días. El úni­co in­con­ve­nien­te es que, ob­via­men­te, nos apor­ta ce­ro ener­gía.

Los se­res hu­ma­nos an­sia­mos al­go más que sim­ple ali­men­to. La ma­yor ham­bre que ex­pe­ri­men­ta­mos en nues­tra vi­da es el ham­bre de amor. En lo pro­fun­do de cada co­ra­zón hay un va­cío que es pre­ci­so lle­nar, y to­dos es­ta­mos en una bús­que­da in­ten­sa pa­ra lo­grar eso. Pe­ro al igual que su­ce­de con la co­mi­da de nues­tros sue­ños, que no nos lle­na el es­tó­ma­go, en es­te mun­do hay mu­chas co­sas que se ven atrac­ti­vas, mas no sa­tis­fa­cen.

El or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta co­mi­da fí­si­ca pa­ra se­guir fun­cio­nan­do. Nues­tro es­pí­ri­tu, en cam­bio, so­la­men­te ha­lla sa­tis­fac­ción en el Gran Es­pí­ri­tu de amor que nos creó. Si con­fun­di­mos las co­sas y op­ta­mos por las que no ali­men­tan, cuan­do sue­ne el des­per­ta­dor de la vi­da y en­tre­mos en la eter­ni­dad nos des­per­ta­re­mos con ham­bre. Nos da­re­mos cuen­ta, ya tar­de, de que no in­ge­ri­mos na­da que tu­vie­ra ver­da­de­ro va­lor.

Dios le da sen­ti­do a nues­tra vi­da. Él es la me­ta, el plan, el fu­tu­ro ha­cia el cual nos pro­yec­ta­mos. To­do pro­vie­ne de Él, y Él de­be es­tar en el cen­tro de to­do. Je­sús vino a la Tie­rra pa­ra de­cir­nos que no somos el re­sul­ta­do de un ac­ci­den­te alea­to­rio en un uni­ver­so des­co­no­ci­do, sino que fui­mos he­chos a ima­gen y se­me­jan­za de nues­tro Pa­dre ce­les­tial, con un plan y un de­sig­nio. Hay es­pe­ran­za. No somos ape­nas una mo­ta de na­da en un océano de ol­vi­do y ti­nie­blas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.