CO­MIEN­ZA POR TI

Conectate - - CONECTATE -

Anó­ni­mo

Cuan­do yo era jo­ven, y no te­nía ata­du­ras ni na­da que pu­sie­ra co­to a mi ima­gi­na­ción, so­ña­ba con cam­biar el mun­do.

A me­di­da que fui en­tran­do en años y ad­qui­rien­do sen­sa­tez, me di cuen­ta de que el mun­do no iba a cam­biar. Así que re­du­je mis ex­pec­ta­ti­vas y me de­ci­dí a cam­biar so­lo mi país. Pe­ro es­te tam­bién pa­re­cía ina­mo­vi­ble.

Al lle­gar al oca­so de mi vi­da, en un úl­ti­mo y de­ses­pe­ra­do in­ten­to, me re­sig­né a cam­biar so­la­men­te a mi fa­mi­lia, los más cer­ca­nos a mí. Pe­ro muy a pe­sar mío, no que­rían sa­ber na­da de eso.

Aho­ra que me en­cuen­tro en mi le­cho de muer­te, de gol­pe cai­go en la cuen­ta de que, si hu­bie­ra cam­bia­do yo pri­me­ro, mi ejem­plo ha­bría trans­for­ma­do a mi fa­mi­lia. Con su ins­pi­ra­ción y alien­to, ha­bría po­di­do me­jo­rar mi país. Y ¿quién sa­be? Tal vez has­ta ha­bría po­di­do cam­biar el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.