LA ALE­GRÍA DE SER­VIR

Conectate - - CONECTATE - Uday Paul Uday Paul vi­ve en Ban­ga­lo­re ( In­dia). Im­par­te cur­sos de in­glés y de desa­rro­llo per­so­nal.

Des­de ha­ce unos años par­ti­ci­po co­mo vo­lun­ta­rio en una ini­cia­ti­va pa­ra dar cla­ses a jó­ve­nes de es­ca­sos re­cur­sos. Me crié en una tí­pi­ca fa­mi­lia in­dia de cla­se me­dia al­ta. La ma­yor par­te de mi vi­da he re­si­di­do en un ve­cin­da­rio de la ciu­dad don­de vi­ve gen­te pu­dien­te y he dis­fru­ta­do de una po­si­ción aco­mo­da­da. Por eso, me­ter­me en ba­rrios mar­gi­na­les y ex­pe­ri­men­tar la vi­da en un plano to­tal­men­te dis­tin­to fue un po­co cho­can­te pa­ra mí.

En la In­dia, el con­tras­te en­tre la gen­te adi­ne­ra­da, que es bien edu­ca­da y ha­ce ga­la de bue­nos mo­da­les, y las per­so­nas de cla­se ba­ja es muy acen­tua­do. Aun­que en­se­ñar­les va­lo­res, cor­te­sía y ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas es di­fí­cil, a mí me ha pro­por­cio­na­do mu­cha sa­tis­fac­ción, me ha ayu­da­do a sen­tir­me rea­li­za­do y me ha lle­va­do a en­ten­der la men­ta­li­dad y las an­gus­tias de per­so­nas a las que an­tes mi­ra­ba con des­dén. Su en­tu­sias­mo por apren­der evi­den­cia que tie­nen ga­nas de su­pe­rar­se. Sus rá­pi­dos pro­gre­sos de­mues­tran que tie­nen tan­to po­ten­cial co­mo los chi­cos de fa­mi­lias que pue­den cos­tear los me­jo­res co­le­gios.

La Bi­blia di­ce que las bue­nas obras en fa­vor de los ne­ce­si­ta­dos pue­den ser una for­ma de dar tes­ti­mo­nio an­te el mun­do y glo­ri­fi­car a Dios1. Je­sús hi­zo mu­cho hin­ca­pié en aten­der las ne­ce­si­da­des de la gen­te: sa­nó a los en­fer­mos, dio de co­mer a los ham­brien­tos, y re­ci­bió y con­so­ló a los opri­mi­dos, re­le­ga­dos y mar­gi­na­dos. En to­dos re­co­no­cía gran­des po­si­bi­li­da­des. Aun a los que te­nían de­bi­li­da­des les de­cía que eran la «sal de la tie­rra » y la «luz del mun­do» 2. To­dos —ri­cos y po­bres— he­mos si­do crea­dos a ima­gen de Dios y va­le­mos mu­cho pa­ra Él.

Ha­cer vo­lun­ta­ria­do, ya sea en un pro­gra­ma que ofre­ce edu­ca­ción a los des­fa­vo­re­ci­dos o en una cam­pa­ña

de lim­pie­za del ve­cin­da­rio, es un mag­ní­fi­co me­dio de ser­vir a la co­mu­ni­dad. Nos per­mi­te co­no­cer a la gen­te en su lu­gar de re­si­den­cia, en­ten­der sus pro­ble­mas y pe­sa­res, y cul­ti­var re­la­cio­nes más es­tre­chas. Cuan­do los otros se dan cuen­ta de que es el amor de Je­sús lo que nos mo­ti­va a ser­vir de esa for­ma, sur­ge la opor­tu­ni­dad de dar un tes­ti­mo­nio más pro­fun­do de Él.

Je­sús di­jo que no ha­bía ve­ni­do a ser ser­vi­do, sino a ser­vir, a dar la vi­da en res­ca­te por mu­chos3. Al aten­der las ne­ce­si­da­des de los de­más re­fle­ja­mos el amor de Je­sús — que se preo­cu­pó tan­to de la par­te fí­si­ca co­mo de la par­te es­pi­ri­tual de las per­so­nas— y glo­ri­fi­ca­mos a Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.