A NUES­TROS AMI­GOS Cuatro tér­mi­nos

Conectate - - CONECTATE -

En cas­te­llano mo­derno la pa­la­bra amor evo­ca to­da una ga­ma de emo­cio­nes. Los grie­gos de la épo­ca clá­si­ca eran más pre­ci­sos. Te­nían cuatro pa­la­bras pa­ra lo que en nues­tro idio­ma lla­ma­mos amor.

Stor­gē co­rres­pon­de a gran­des ras­gos a nues­tro con­cep­to de afec­to, par­ti­cu­lar­men­te el que se da en el ám­bi­to fa­mi­liar. La pa­la­bra tam­bién se em­plea­ba con un ai­re de con­des­cen­den­cia, pa­ra eso de por­que te quie­ro te aguan­to, co­mo a ca­si to­dos nos su­ce­día con nues­tros her­ma­ni­tos en los re­cor­da­dos tiem­pos de la in­fan­cia.

Phí­lia se em­plea­ba pa­ra re­fe­rir­se a un ti­po ge­ne­ral de amor vir­tuo­so, desapa­sio­na­do, que ins­pi­ra leal­tad, y que hoy equi­va­le a amis­tad.

Éros era el amor apa­sio­na­do, el que exis­te en un ma­tri­mo­nio sano o en una re­la­ción in­ti­ma. Só­cra­tes sos­tu­vo un fa­mo­so de­ba­te so­bre el eros con sus oyen­tes, que que­dó plas­ma­do en El ban­que­te de Pla­tón. Pla­tón re­fi­nó la idea de ma­ne­ra que no sig­ni­fi­ca­ra tan­to el amor de una per­so­na, sino de la be­lle­za de una per­so­na. De ahí sur­gió la idea de amor pla­tó­ni­co, que alu­de a una re­la­ción amo­ro­sa li­bre de con­no­ta­cio­nes se­xua­les.

La Sep­tua­gin­ta —tra­duc­ción al grie­go del An­ti­guo Tes­ta­men­to con­clui­da an­tes de la épo­ca de Je­sús— usa con fre­cuen­cia el ver­bo agá­pao pa­ra des­cri­bir to­do cla­se de amor, des­de la com­pa­sión di­vi­na has­ta la pa­sión eró­ti­ca. En esa mis­ma obra hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción en la literatura grie­ga el sus­tan­ti­vo de­ri­va­do agá­pē — la cuar­ta pa­la­bra que co­rres­pon­de a amor— pa­ra re­fe­rir­se al ti­po más pro­fun­do de amor, co­mo el pre­go­na­do en el Can­tar de los can­ta­res, atri­bui­do a Sa­lo­món y con­si­de­ra­do una ale­go­ría de la re­la­ción entre Dios y los cre­yen­tes.

Los autores del Nue­vo Tes­ta­men­to em­plea­ron agá­pē unas 250 ve­ces pa­ra alu­dir al amor en su más su­bli­me ex­pre­sión. Apar­te de la pa­la­bra cas­te­lla­na amor, que se usa en la tra­duc­ción de o théos agá­pē es­tin, «Dios es amor » (1 Juan 4:8), la an­ti­gua ver­sión Rei­na-Valera y otras pre­fie­ren a ve­ces la pa­la­bra ca­ri­dad (por ejem­plo en 1 Co­rin­tios 13). Con ello se pre­ten­de re­for­zar la idea

de que agá­pē es un amor de­sin­te­re­sa­do, da­di­vo­so e in­con­di­cio­nal.

Ya sabemos a qué as­pi­rar.

Gabriel Gar­cía V. Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.