El ar­te de ve­lar por los de­más

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Rue­go que en me­dio del aje­treo de la vi­da, por mu­chas ne­ce­si­da­des ur­gen­tes y prio­ri­ta­rias que sur­jan, no per­da­mos de vis­ta la im­por­tan­cia del amor, así en las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas co­mo en las cues­tio­nes de ma­yor tras­cen­den­cia. A ve­ces se nos ol­vi­da que nues­tros lo­gros no son na­da sin amor. «Si tu­vie­ra el don de pro­fe­cía y en­ten­die­ra to­dos los pla­nes se­cre­tos de Dios y con­ta­ra con to­do el co­no­ci­mien­to, y si tu­vie­ra una fe que me hi­cie­ra ca­paz de mo­ver mon­ta­ñas, pe­ro no ama­ra a otros, yo no se­ría na­da. Si die­ra to­do lo que ten­go a los po­bres y has­ta sa­cri­fi­ca­ra mi cuer­po, po­dría jac­tar­me de eso; pe­ro si no ama­ra a los de­más, no ha­bría lo­gra­do na­da » 1. Si no ama­mos, ni nues­tros sa­cri­fi­cios ni nues­tro tra­ba­jo ten­drán mu­cho valor ni lle­va­rán el fru­to de­sea­do.

Ve­lar por los de­más es to­do un ar­te, en el cual siempre hay es­pa­cio pa­ra per­fec­cio­nar­se. Es, por ejem­plo, ma­ni­fes­tar­les amor con ac­tos que agra­dez­can y ne­ce­si­ten; cui­dar­los cuan­do se en­fer­man o tie­nen al­gún acha­que; ani­mar­los cuan­do se de­pri­men; brin­dar­les apo­yo cuan­do su car­ga de tra­ba­jo se ha­ce pe­sa­da; ex­pre­sar­les nues­tra amis­tad cuan­do se sien­ten so­los; cus­to­diar­los en los mo­men­tos de de­bi­li­dad, y sos­te­ner­los es­pi­ri­tual­men­te con una fe y una es­pe­ran­za que mi­ren más allá de sus fal­tas.

Una de las ma­ra­vi­llas del amor es que se adap­ta a la ne­ce­si­dad. Se­gún la oca­sión, pue­de sig­ni­fi­car no ha­cer ruido y res­pe­tar el de­seo de si­len­cio de una per­so­na, o ser más ex­tro­ver­ti­do y con­ver­sar con ella. No se ri­ge por nin­gu­na fór­mu­la. De ahí que par­te de la ta­rea de amar con­sis­ta en ave­ri­guar la ne­ce­si­dad y có­mo sa­tis­fa­cer­la.

Es mo­ti­va­dor pen­sar en lo que pue­de ocu­rrir si nos com­pro­me­te­mos a amar a nues­tros se­me­jan­tes, y en los be­ne­fi­cios pa­ra no­so­tros mis­mos, to­da vez que no­so­tros tam­bién sa­li­mos fa­vo­re­ci­dos al ca­na­li­zar el amor del Se­ñor. Es for­ta­le­ce­dor pa­ra nues­tro es­pí­ri­tu y nos re­por­ta sa­tis­fac­ción de nue­vas ma­ne­ras. Ade­más, atrae las ben­di­cio­nes y mi­la­gros del Se­ñor.

Que el amor de Dios te acom­pa­ñe hoy y siempre.

1. 1 Co­rin­tios 13: 2,3 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.