NO FAL­TAN LAS OPOR­TU­NI­DA­DES

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo del cur­so Road­map de li­de­raz­go cris­tiano.

Hay una for­ma im­por­tan­te de amar que fá­cil­men­te se pa­sa por al­to. Con­sis­te en ex­pre­sar amor me­dian­te de­ta­lli­tos. Pue­de ser, por ejem­plo, echar una mano a una per­so­na, an­te­po­ner sus ne­ce­si­da­des a las nues­tras, ma­ni­fes­tar in­te­rés en ella si es­tá es­tre­sa­da o preo­cu­pa­da, ofre­cer­le una ora­ción, o pres­tar­le oí­do y pro­cu­rar com­pren­der­la.

Cuan­do de­ci­di­mos ha­cer una pau­sa pa­ra ayu­dar a al­guien, cuan­do ma­ni­fes­ta­mos amor e in­te­rés por al­guien que su­fre, cuan­do da­mos de lo que te­ne­mos, nos vol­ve­mos más amo­ro­sos. Va­mos de­jan­do una es­te­la de amor en nues­tro pa­so por la vi­da.

En cam­bio, cuan­do op­ta­mos por con­cen­trar­nos ex­clu­si­va­men­te en nues­tras me­tas, obli­ga­cio­nes e in­tere­ses, ha­cien­do ca­so omi­so de las per­so­nas que nos ro­dean, nos vol­ve­mos más ego­cén­tri­cos y nos ais­la­mos. Has­ta es po­si­ble que ter­mi­ne­mos di­va­gan­do sin rum­bo en nues­tro pro­pio uni­ver­so. Al fi­nal, so­mos el re­sul­ta­do de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos a dia­rio.

Ca­da uno de no­so­tros tie­ne opor­tu­ni­da­des de to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en el amor al pró­ji­mo y el de­seo de ayu­dar a la hu­ma­ni­dad. To­dos los días po­de­mos rea­li­zar ac­tos de bon­dad. Po­ner­nos en el lu­gar de los de­más y tra­tar de ima­gi­nar­nos los mo­ti­vos por los que ac­túan co­mo lo ha­cen es mu­cho más gra­ti­fi­can­te que cri­ti­car­los. Ade­más, ge­ne­ra com­pa­sión, to­le­ran­cia y be­ne­vo­len­cia. Un sa­bio di­jo en cier­ta oca­sión: «Dios mis­mo no tie­ne pensado juz­gar a las per­so­nas has­ta el fin de sus días. ¿Por qué ha­bría­mos de ha­cer­lo no­so­tros?»

Hay mu­chas for­mas de ma­ni­fes­tar amor. Es de­ber de ca­da uno de no­so­tros re­fle­xio­nar so­bre có­mo po­de­mos ha­cer­lo. Tal vez nos ven­dría bien to­mar un cua­derno o dia­rio y plan­tear­nos al­gu­nas pre­gun­tas co­mo es­tas: • ¿Cuán­to amor y ab­ne­ga­ción de­mues­tro dia­ria­men­te? ¿Me de­ten­go a ma­ni­fes­tar amor a los que lo ne­ce­si­tan?

• Si Dios me pi­die­ra que hi­cie­ra un sa­cri­fi­cio, gran­de o pe­que­ño, por pu­ro amor y al­truis­mo, y yo su­pie­ra que me re­por­ta­ría po­co o nin­gún be­ne­fi­cio, ¿lo ha­ría?

• Cuan­do no ten­go ga­nas de to­mar la ini­cia­ti­va y me pa­re­ce que de­be ser el otro quien dé el pri­mer pa­so y se acer­que a mí, ¿igual me ani­mo a dar­lo?

• ¿Es­toy dis­pues­to a es­cu­char a los de­más e in­tere­sar­me en sus pen­sa­mien­tos, ideas y pre­fe­ren­cias?

• ¿Có­mo pue­do en­tre­gar­me más al pró­ji­mo y dar más sen­ti­do a su vi­da?

Más dul­ce que el per­fu­me de las ro­sas es la repu­tación de te­ner un ca­rác­ter bon­da­do­so, ca­ri­ta­ti­vo y al­truis­ta, la pre­dis­po­si­ción a ha­cer to­do el bien que es­té den­tro de nues­tras po­si­bi­li­da­des. Ori­son Swett Mar­den (1850–1924)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.