VI­SOS DEL AMOR DE DIOS

Conectate - - CONECTATE - Gabriel Gar­cía Val­di­vie­so Gabriel Gar­cía Val­di­vie­so es di­rec­tor de la re­vis­ta Co­néc­ta­te. Vive en Chi­le y es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Ha­ce po­co unos ami­gos que­rían tras­la­dar­se a otro país pa­ra ex­plo­rar nue­vas po­si­bi­li­da­des y pro­bar otros rum­bos más cer­ca de al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res. Si bien tu­vie­ron in­nu­me­ra­bles di­fi­cul­ta­des pa­ra pre­pa­rar y em­pren­der el via­je, con el apo­yo de sus amis­ta­des en ora­ción por fin lo­gra­ron su ob­je­ti­vo. El pro­yec­to no es­tu­vo exen­to de con­tra­rie­da­des, in­clui­da una com­pli­ca­ción de úl­ti­ma ho­ra en el ae­ro­puer­to; pe­ro al fi­nal lo­gra­ron ma­te­ria­li­zar­lo y hoy es­tán pro­ban­do sus alas en otros cie­los. Mu­chas ve­ces di­go a mis ami­gos y co­no­ci­dos que sue­ñan con via­jar o con cum­plir al­gún otro de­seo: pón­gan­lo en ma­nos de Dios, por­que Él co­no­ce nues­tro co­ra­zón y le en­can­ta ver­nos fe­li­ces.

El ve­rano pa­sa­do no sa­bía­mos có­mo íba­mos a re­ci­bir a nues­tra hi­ja, yerno y nie­tos cuan­do vi­nie­ran a pa­sar las va­ca­cio­nes con no­so­tros. Con­tra­tiem­pos y re­ve­ses in­sos­pe­cha­dos sur­gie­ron en el con­do­mi­nio don­de vi­vi­mos, y no te­nía­mos lu­gar fí­si­co pa­ra re­ci­bir a la fa­mi­lia. Le en­co­men­da­mos el pro­ble­ma al Se­ñor, y de re­pen­te, co­mo co­sa llo­vi­da del cie­lo, un ma­tri­mo­nio ve­cino de­socu­pó la vi­vien­da que ha­bía ha­bi­ta­do en los úl­ti­mos me­ses y de­jó es­pa­cio pa­ra que nues­tros se­res que­ri­dos se mu­da­ran por un mes a me­tros de don­de re­si­di­mos. Fue un ac­to de amor de Dios en res­pues­ta a nues­tras pe­ti­cio­nes, y dis­fru­ta­mos de un ma­ra­vi­llo­so ve­rano.

A ve­ces Dios se va­le de los me­dios más im­pen­sa­dos pa­ra ayu­dar­nos y le­van­tar­nos el áni­mo. Lle­vá­ba­mos tiem­po oran­do por una ami­ga que lue­go de va­rias de­cep­cio­nes sen­ti­men­ta­les ca­yó en una pro­fun­da de­pre­sión. Re­sul­ta que un día, tran­si­tan­do cer­ca de la uni­ver­si­dad don­de tra­ba­ja, avis­tó un pe­rro aban­do­na­do. Una voz den­tro de sí la ins­tó a re­co­ger­lo, y de­ci­dió adop­tar­lo, pe­se a que vi­vía en un de­par­ta­men­to es­tre­chí­si­mo. Ese pe­rro ter­mi­nó ju­gan­do un pa­pel de­ci­si­vo en su re­cu­pe­ra­ción emo­cio­nal. Le lle­gó co­mo un re­ga­lo ines­pe­ra­do de Dios.

A mi se­ño­ra le de­tec­ta­ron ha­ce po­co un tu­mor de mama. Ape­nas nos en­te­ra­mos y avi­sa­mos a nues­tros ami­gos, re­ci­bi­mos un in­men­so apo­yo emo­cio­nal y es­pi­ri­tual de par­te de ellos. Ex­pre­sio­nes de ca­ri­ño, so­li­da­ri­dad y au­xi­lio en ora­ción nos lle­ga­ron de gen­te de nues­tro en­torno y de le­ja­nos paí­ses. Lue­go de so­me­ter­se a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, se com­pro­bó que el tu­mor era be­nigno, y Sally se re­cu­pe­ró di­vi­na­men­te. En to­do el pro­ce­so sen­ti­mos la com­pa­ñía y pre­sen­cia amo­ro­sa de Je­sús, que hi­zo que to­do mar­cha­ra bien.

Creo que el amor di­vino se per­ci­be más ní­ti­da­men­te en las prue­bas, y que Dios se va­le de di­ver­sos ins­tru­men­tos pa­ra ma­ni­fes­tár­nos­lo. «No­so­tros he­mos co­no­ci­do y creí­do el amor que Dios tie­ne pa­ra con no­so­tros. Dios es amor; y el que per­ma­ne­ce en amor, per­ma­ne­ce en Dios, y Dios en él» 1.

1. 1 Juan 4:16

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.