MI VI­DA BA­JO LA LEN­TE DE 1 CO­RIN­TIOS 13

Conectate - - CONECTATE - Ch­ris Miz­rany

Hoy leí 1 Co­rin­tios 13 y me­di­té acer­ca de la apli­ca­ción prác­ti­ca de esos ver­sícu­los. Ano­té mis re­fle­xio­nes y es­pe­ro que sean una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra ti1.

Si yo ha­bla­ra len­guas hu­ma­nas y an­gé­li­cas, y no ten­go amor, ven­go a ser co­mo metal que re­sue­na o cím­ba­lo que re­ti­ñe.

1. Los pa­sa­jes son de la ver­sión Rei­na

Valera 1995

2. 2 Co­rin­tios 1: 4

3. Ro­ma­nos 5: 8 4.

1 Pe­dro 4: 8 ( NTV)

5. V. Juan 15: 5

Ha­ce po­co me em­bar­qué nue­va­men­te en la ta­rea de apren­der otro idio­ma. Me pro­pu­se prac­ti­car­lo un po­co va­rios días a la se­ma­na y es­toy ha­cien­do pro­gre­sos. De to­dos mo­dos me que­da un lar­go, lar­guí­si­mo tre­cho que re­co­rrer pa­ra lle­gar a ha­blar­lo có­mo­da­men­te, con flui­dez. Pues bien, yo di­ría que si fue­ra ca­paz de ha­blar to­das las len­guas hu­ma­nas y an­gé­li­cas, me sen­ti­ría bas­tan­te sa­tis­fe­cho. Has­ta me da­ría dos o tres pal­ma­di­tas en la es­pal­da. An­te ese pen­sa­mien­to, el ver­sícu­lo ad­qui­rió mu­cho más sen­ti­do pa­ra mí. En­ten­dí la tre­men­da im­por­tan­cia que tie­ne el amor, por en­ci­ma de cual­quier lo­gro.

Y si tu­vie­ra pro­fe­cía, y en­ten­die­ra to­dos los mis­te­rios y to­do co­no­ci­mien­to, y si tu­vie­ra to­da la fe, de tal ma­ne­ra que tras­la­da­ra los mon­tes, y no ten­go amor, na­da soy.

Me en­can­ta es­cu­char las pa­la­bras que Je­sús me di­ri­ge a mí per­so­nal­men­te cuan­do ne­ce­si­to guía. Ade­más, dis­fru­to un mon­tón de esa sen­sa­ción de que he pre­sen­cia­do un milagro y mi fe ha cre­ci­do, con lo que la si­guien­te vez ten­dré más con­fian­za en que Dios se en­car­ga­rá de la si­tua­ción. Así y to­do, en­tien­do que in­trín­se­ca­men­te apa­re­ja­do a esos do­nes es­tá el gran amor de Dios, que es el ori­gen de to­do lo de­más.

Y si re­par­tie­ra to­dos mis bienes pa­ra dar de co­mer a los po­bres, y si en­tre­ga­ra mi cuer­po pa­ra ser que­ma­do, y no ten­go amor, de na­da me sir­ve.

Yo for­mo par­te de Hel­ping Hand, una obra mi­sio­ne­ra de be­ne­fi­cen­cia muy ac­ti­va en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca. Dis­tri­bui­mos mu­chos ar­tícu­los a los po­bres, y a ve­ces cuan­do es de ma­dru­ga­da o tar­de por la no­che el tra­ba­jo me ago­bia un po­co. Ese ver­sícu­lo me re­cor­dó que nues­tra mo­ti­va­ción es ex­clu­si­va­men­te el amor, el inago­ta­ble amor de Cris­to que «nos con­sue­la en to­das nues­tras tri­bu­la­cio­nes, pa­ra que po­da­mos tam­bién no­so­tros con­so­lar a los que es­tán en cual­quier tri­bu­la­ción» 2. Ese es el com­bus­ti­ble que nos man­tie­ne en mar­cha.

El amor es su­fri­do, es be­nigno; el amor no tie­ne en­vi­dia; el amor no es jac­tan­cio­so, no se en­va­ne­ce, no ha­ce na­da in­de­bi­do, no bus­ca lo su­yo, no se irri­ta, no guar­da ren­cor; no se go­za de la in­jus­ti­cia, sino que se go­za de la ver­dad. To­do lo su­fre, to­do lo cree, to­do lo es­pe­ra, to­do lo so­por­ta.

Ese pa­sa­je ha­bla por sí so­lo. No soy nin­gún mo­de­lo de per­so­na su­fri­da, be­nig­na y que se com­por­ta siempre bien. Tam­po­co me con­si­de­ro un ti­po al­truis­ta, po­co irri­ta­ble, que siempre cen­tra la aten­ción en la ver­dad y to­do lo so­por­ta. A ve­ces, fran­ca­men­te, soy to­do lo con­tra­rio.

No obs­tan­te, un pen­sa­mien­to muy po­de­ro­so que con­vie­ne re­cor­dar es que el amor de­pu­ra in­clu­so lo que no es amo­ro­so. «Sien­do aún pe­ca­do­res, Cris­to mu­rió por no­so­tros» 3. «El amor cu­bre gran can­ti­dad de pe­ca­dos» 4. Así pues, por más que se­gui­ré es­for­zán­do­me por amar de la ma­ne­ra que se des­cri­be en esos ver­sícu­los, sé que aun cuan­do no lo ha­ga, Je­sús lo ha­rá. Él es amor, el ejem­plo más au­tén­ti­co de amor que el mun­do ha co­no­ci­do. Y si per­ma­nez­co cer­ca de Él, Su amor se me con­ta­gia­rá más y más5.

El amor nun­ca de­ja de ser; pe­ro las pro­fe­cías se aca­ba­rán, ce­sa­rán las len­guas y el co­no­ci­mien­to se aca­ba­rá. En par­te co­no­ce­mos y en par­te pro­fe­ti­za­mos; pe­ro cuan­do ven­ga lo per­fec­to, en­ton­ces lo que es en par­te se aca­ba­rá.

Es muy cier­to que el amor es lo más fá­cil de en­ten­der. Has­ta una cria­tu­ra lo en­tien­de. En reali­dad, pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal y prio­ri­ta­rio, ya que to­das esas otras co­sas se ba­san en el amor, cre­cen a par­tir del amor a Dios y el amor al pró­ji­mo.

Cuan­do yo era ni­ño, ha­bla­ba co­mo ni­ño, pen­sa­ba co­mo ni­ño, juz­ga­ba co­mo ni­ño; pe­ro cuan­do ya fui hom­bre, de­jé lo que era de ni­ño. Aho­ra ve­mos por es­pe­jo, os­cu­ra­men­te; pe­ro en­ton­ces ve­re­mos ca­ra a ca­ra. Aho­ra co­noz­co en par­te, pe­ro en­ton­ces co­no­ce­ré co­mo fui co­no­ci­do.

Cuan­do lle­gue al Cie­lo sé que me asom­bra­ré al ver las con­se­cuen­cias de los pe­que­ños ges­tos de amor que hi­ce en es­te mun­do. Se­gu­ro que desea­ré ha­ber he­cho más, pe­ro la ma­ra­vi­lla de ver que los efec­tos se pro­pa­ga­ron mu­cho más allá de mi re­gión, tra­ba­jo y vi­da es al­go que de­fi­ni­ti­va­men­te aguar­do con ilu­sión.

Aho­ra per­ma­ne­cen la fe, la es­pe­ran­za y el amor, es­tos tres; pe­ro el ma­yor de ellos es el amor.

¿Cuán­tas can­cio­nes, li­bros, poe­mas y car­tas se han es­cri­to acer­ca del amor? ¡Mu­chí­si­mos! Sin em­bar­go, hay un ac­to que pa­ra siempre per­so­ni­fi­ca­rá el amor, el amor hu­mil­de, cle­men­te y eterno de Dios ma­ni­fes­ta­do vo­lun­ta­ria­men­te en la muer­te es­pan­to­sa, du­rí­si­ma e in­jus­ta que pa­de­ció Je­sús a fin de que no­so­tros ja­más tu­vié­ra­mos que co­no­cer un desen­la­ce sin amor. Se nos hi­zo he­re­de­ros del Cie­lo por la fe, y ese es el fun­da­men­to de nues­tra es­pe­ran­za: Su amor inago­ta­ble. Ch­ris Miz­rany es diseñador de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.