UN CON­TI­NUO IDILIO

Conectate - - CONECTATE - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y México. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

Ha­ce po­co tu­ve opor­tu­ni­dad de pa­sar bas­tan­tes ra­tos con una pa­re­ja que ya su­pera los trein­ta y cinco años de ma­tri­mo­nio. Al ob­ser­var la for­ma en que in­ter­ac­tua­ban entre sí, me di cuen­ta de lo mu­cho a lo que pue­do as­pi­rar en mi re­la­ción con­yu­gal.

Una vez que nos reuni­mos pa­ra dis­fru­tar de una co­mi­da al ai­re li­bre, Jen, la es­po­sa, se acer­có a la me­sa de ser­vi­cio pa­ra pre­pa­rar­le un pla­to a Greg.

—¡A Greg le en­can­tan los es­pá­rra­gos! —me con­fió, con­ten­ta de ser­vir­le al­go que le gus­ta­ba.

Más tar­de Greg men­cio­nó la pa­sión de su mu­jer por la jar­di­ne­ría.

—¡Há­bla­les, Jen, de la es­tu­pen­da huerta que cul­ti­vas­te el año pa­sa­do!

En los po­cos días que du­ró la vi­si­ta si­guie­ron tra­tán­do­se igual, ve­lan­do el uno por el otro, aten­dién­do­se mu­tua­men­te, rién­do­se y dis­fru­tan­do a to­pe el uno con el otro. Crea­ban a su al­re­de­dor

1. NTV un am­bien­te cá­li­do y aco­ge­dor que atraía a to­dos. Me ur­gía des­cu­brir su se­cre­to. ¿Se ve­ría así mi ma­tri­mo­nio lue­go de trein­ta y tan­tos años? «¡Por fa­vor, dí­gan­me có­mo se ha­ce!»

Fi­nal­men­te tu­ve un mo­men­to a so­las con Jen.

—No he po­di­do me­nos que no­tar —di­je, lle­na de cu­rio­si­dad— lo fe­li­ces que son tú y Greg jun­tos. ¿Qué ha­cen pa­ra te­ner una re­la­ción ma­tri­mo­nial tan só­li­da? Me son­rió. —Sí, la ver­dad es que nos va muy bien. No sa­bría dar­te un úni­co se­cre­to pa­ra te­ner un ma­tri­mo­nio es­ta­ble y di­cho­so. Sí pue­do de­cir­te que em­pe­za­mos co­mo mu­chas otras pa­re­jas: lo­ca­men­te enamo­ra­dos, pa­ra lue­go de­cep­cio­nar­nos cuan­do la con­vi­ven­cia co­ti­dia­na em­pe­zó a ero­sio­nar nues­tra fe­li­ci­dad. Por un tiem­po tu­vi­mos con­flic­tos. Fue una lu­cha. No es que fue­ra ho­rri­ble, pe­ro tam­po­co era una ma­ra­vi­lla. Nos va­li­mos de di­ver­sos con­se­jos que nos die­ron; pe­ro —hi­zo una pau­sa po­nién­do­me la mano en el hom­bro— la cla­ve la en­con­tra­mos en Juan 15:13.

Yo co­no­cía bien ese ver­sícu­lo: «No hay un amor más gran­de que el dar la vi­da por los ami­gos» 1. Por lo ge­ne­ral me ha­cía pen­sar en re­la­tos co­mo el de His­to­ria de dos ciu­da­des, de Char­les Dic­kens, o has­ta en la cru­ci­fi­xión de Cris­to; pe­ro nun­ca lo ha­bía aso­cia­do con el amor con­yu­gal. Jen pro­si­guió: —Cuan­do nos pro­pu­si­mos apli­car ese ver­sícu­lo a nues­tro ma­tri­mo­nio, am­bos bus­ca­mos for­mas de en­tre­gar­nos más y has­ta sa­cri­fi­car­nos el uno por el otro. Eran de­ta­lli­tos: yo le pre­pa­ra­ba la co­mi­da que más le gus­ta­ba aun­que es­tu­vie­ra can­sa­da, o él ha­cía una pa­ra­da pa­ra com­prar al­go cuan­do lo úni­co que que­ría era lle­gar a ca­sa. O nos mor­día­mos la lengua en un mo­men­to de irri­ta­ción.

»Tam­bién hu­bo ges­tos más tras­cen­den­tes, co­mo re­nun­ciar a cier­tos pro­yec­tos in­di­vi­dua­les pa­ra abo­car­nos a un ob­je­ti­vo fa­mi­liar, o ayu­dar­nos mu­tua­men­te a cum­plir nues­tros sue­ños. Cuan­do te po­nes a pen­sar­lo, hay in­fi­ni­tas for­mas de en­tre­gar­se».

Me pu­se a pen­sar­lo y vi que ha­bía mu­cho que me­jo­rar en mi re­la­ción con mi ma­ri­do. Aun­que ha­cer fe­liz a al­guien y ma­ni­fes­tar una gran me­di­da de amor re­quie­re es­fuer­zo, me gusta que mi ma­tri­mo­nio es­té cam­bian­do de rum­bo. Nues­tra de­ci­sión de tra­tar de dar más de lo que es­pe­ra­mos re­ci­bir nos es­tá lle­van­do por una sen­da que con­du­ce a un amor más pro­fun­do y una ma­yor fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.