UNA PA­RE­JA EXCÉNTRICA

Conectate - - CONECTATE - 1. http://www. pe­run­mon­do­mi­glio­re.org Anna Per­li­ni Anna Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria ac­ti­va en los Bal­ca­nes des­de 1995.

Co­no­cí a Da­ni­ca y Mi­lic ha­ce más de 13 años. Ya en­ton­ces los lla­ma­ban afec­tuo­sa­men­te los abue­los del ce­rro, ya que la al­dea don­de vi­ven, Su­dohol, sig­ni­fi­ca «ce­rro ári­do». Se ac­ce­de a ella por una em­pi­na­da tro­cha. En in­vier­nos par­ti­cu­lar­men­te in­cle­men­tes no hay for­ma de lle­gar en vehícu­lo. No tie­nen agua co­rrien­te ni ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias en la ca­sa y, co­mo mu­chas per­so­nas de la re­gión de Croa­cia cer­ca­na a la fron­te­ra con Bos­nia, car­gan con una tris­te his­to­ria: hu­ye­ron de la gue­rra y la des­truc­ción, vi­vie­ron en cam­pa­men­tos pa­ra re­fu­gia­dos y fi­nal­men­te re­tor­na­ron a su al­dea, don­de en­con­tra­ron su ca­sa que­ma­da. Les to­có em­pe­zar de nue­vo a una edad en que la ma­yo­ría de las per­so­nas se ju­bi­lan.

A pe­sar de sus pe­nu­rias, siempre es­tán de buen áni­mo, y na­tu­ral­men­te les ha­cen ilu­sión nues­tras vi­si­tas, pues hoy en día muy po­cas per­so­nas vi­ven en ese pue­blo ais­la­do. En una oca­sión nos to­pa­mos con ellos cuan­do es­ta­ban la­van­do la ro­pa en una ver­tien­te he­la­da y los lle­va­mos has­ta la ca­sa. Cuan­do se subie­ron a nues­tro fur­gón, les pre­gun­ta­mos en son de bro­ma:

—¿A dón­de quie­ren ir? Po­de­mos lle­var­los a don­de quie­ran.

— A Su­dohol —nos res­pon­die­ron—, el me­jor lu­gar del mun­do.

Da­ni­ca es­tá lle­na de ener­gía; Mi­lic es más tran­qui­lo. Jun­tos cons­ti­tu­yen una pa­re­ja di­ná­mi­ca, gra­cio­sa, di­ver­ti­da y excéntrica. A pe­sar de te­ner am­bos más de ochen­ta años, así llue­va, nie­ve o ha­ga sol, siempre es­tán ocu­pa­dos la­bran­do la tie­rra o aten­dien­do a sus ove­jas. Los he vi­si­ta­do in­nu­me­ra­bles ve­ces con di­ver­sos ami­gos y vo­lun­ta­rios. Aun­que les lle­va­mos ali­men­tos y otros ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad, siempre nos va­mos con más de lo que les he­mos lle­va­do, en for­ma de en­se­ñan­zas y va­lo­res sin pre­cio.

Una jo­ven que­dó muy im­pre­sio­na­da con ellos y nos di­jo:

— Es­pe­ro al­gún día cons­truir al­go tan va­lio­so co­mo lo que tie­nen ellos.

Ini­cial­men­te me des­con­cer­tó ese co­men­ta­rio, pues Da­ni­ca y Mi­lic prác­ti­ca­men­te no tie­nen na­da de valor. Mu­cho de lo que al­gu­na vez tu­vie­ron se per­dió irre­me­dia­ble­men­te. Me pre­gun­té si la jo­ven en­ten­día cla­ra­men­te la si­tua­ción de aque­lla pa­re­ja de oc­to­ge­na­rios y, en tal ca­so, qué ha­bía que­ri­do de­cir.

Me ex­pli­có que lo que más la ha­bía im­pre­sio­na­do era el amor que ha­bía vis­to en sus ojos al ca­bo de tan­tos años de ma­tri­mo­nio, a pe­sar de ha­ber su­fri­do tan­tas vi­ci­si­tu­des y ad­ver­si­da­des jun­tos.

En un mun­do en el que las re­la­cio­nes son tan vo­lu­bles y los com­pro­mi­sos se in­cum­plen con tan­ta li­ge­re­za, ella con­si­de­ró que eso era lo más va­lio­so que ha­bían lo­gra­do. Yo no po­día es­tar más de acuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.