SIN RES­PE­TAR LAS CON­VEN­CIO­NES

Conectate - - CONECTATE - El­sa Si­chrovsky

Siempre que evo­co mi inol­vi­da­ble pri­mer se­mes­tre en la uni­ver­si­dad se me di­bu­ja la ima­gen de un mu­cha­cho des­gar­ba­do de un me­tro no­ven­ta con ca­be­llo ne­gro lar­go. Steve era un es­tu­dian­te de úl­ti­mo año de mi fa­cul­tad, y nos co­no­ci­mos en un cur­so de edu­ca­ción ge­ne­ral. Se ganó mi ad­mi­ra­ción al sen­tar­se a mi la­do en pri­me­ra fi­la, lu­gar que la ma­yo­ría evi­ta. Aun­que ape­nas lo re­co­no­cí — so­la­men­te lo ha­bía vis­to al­gu­nas ve­ces en la oficina de la fa­cul­tad—, me sa­lu­dó con un ade­mán.

An­tes de la si­guien­te cla­se te­nía dos ho­ras li­bres, así que me fui a la

1. Pro­ver­bios 27:17 ( NTV) 2. Co­lo­sen­ses 3:14 ( NTV)

sa­la de lec­tu­ra a pre­pa­rar­me pa­ra la lec­ción so­bre la Odi­sea. Des­cu­brí sor­pren­di­da que Steve ya es­ta­ba allí sen­ta­do, sor­bien­do un ca­fé e in­mer­so en El mer­ca­der de Ve­ne­cia. Al pa­re­cer, tam­bién él de­bía es­pe­rar un par de ho­ras pa­ra su si­guien­te cla­se. Me sen­té fren­te a él y sa­qué mi li­bro de tex­to. Mi ex­ce­si­va ti­mi­dez me im­pe­día pro­nun­ciar pa­la­bra. Ade­más, ya ha­bía apren­di­do que era me­jor no cru­zar la lí­nea di­vi­so­ria entre los nue­vos y los que es­ta­ban a pun­to de gra­duar­se. Da­ba la im­pre­sión de que Steve que­ría de­cir al­go, pe­ro no se ani­mó; de ahí que las dos ho­ras si­guien­tes rei­na­ra un si­len­cio al­go in­có­mo­do, aun­que ca­si cor­dial.

Du­ran­te va­rias se­ma­nas, to­dos los mar­tes los dos nos sen­tá­ba­mos fren­te a fren­te a es­tu­diar en si­len­cio. Su ami­ga­ble pre­sen­cia ali­via­ba la so­le­dad de aque­llas ho­ras in­ter­mi­na­bles de me­mo­ri­za­ción y aná­li­sis a las que se ve so­me­ti­do to­do es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio. Su cons­tan­cia, con­cen­tra­ción y apli­ca­ción fue­ron un ex­ce­len­te ejem­plo pa­ra mí, que a ve­ces me de­ja­ba lle­var por las dis­trac­cio­nes y emo­cio­nes del complejo mun­do uni­ver­si­ta­rio. Re­za el pro­ver­bio: «Co­mo el hie­rro se afi­la con hie­rro, así un ami­go se afi­la con su ami­go» 1.

Por fin, un día de mu­cho ca­lor le dio por en­cen­der el ven­ti­la­dor de la sa­la de lec­tu­ra. Ca­ba­lle­ro

co­mo era, me pi­dió per­mi­so. En la con­ver­sa­ción que en­ta­bla­mos des­cu­bri­mos que a am­bos nos en­can­ta­ba Sha­kes­pea­re, la lin­güís­ti­ca y la Sra. Lee, la pro­fe­so­ra más que­ri­da de nues­tra fa­cul­tad. Me pa­só com­pla­ci­do in­for­ma­ción de mu­cho valor so­bre las ma­te­rias de pri­mer año que yo cur­sa­ba y me re­co­men­dó otras que con­si­de­ra­ba in­tere­san­tes.

Du­ran­te el res­to del se­mes­tre nues­tros ra­tos de es­tu­dio de los mar­tes se vie­ron sal­pi­ca­dos por con­ver­sa­cio­nes tri­via­les y has­ta chis­tes. Nos sa­lu­dá­ba­mos al cru­zar­nos en los pa­si­llos, y en el se­mes­tre si­guien­te to­ma­mos una asig­na­tu­ra elec­ti­va jun­tos. Steve no te­nía mu­cho que ga­nar con­ver­san­do con­mi­go. Sin em­bar­go, me di cuen­ta de que, ade­mas de en­ten­der que am­bos te­nía­mos la mis­ma pa­sión por apren­der, él tam­bién se com­pa­de­cía de mí, una no­va­ta des­orien­ta­da — co­mo lo ha­bía si­do él en su mo­men­to—, y no de­jó que los con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les le im­pi­die­ran re­la­cio­nar­se con­mi­go.

Cuan­do pa­sé a segundo año, él se gra­duó y per­di­mos la co­mu­ni­ca­ción. No obs­tan­te, siempre le es­ta­ré agra­de­ci­da por lo que me en­se­ñó con su ejem­plo: cuan­do las nor­mas so­cia­les cho­can con la ama­bi­li­dad, es­ta de­be te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra. Una nor­ma so­cial que fo­men­te la ex­clu­sión — co­mo esa di­vi­sión entre los alum­nos de pri­mer año y los de úl­ti­mo año que ha­bía en mi fa­cul­tad— de­be des­car­tar­se con el fin de cum­plir nues­tro de­ber de amar a las per­so­nas con las que en­tra­mos en con­tac­to. Es más, aque­llos tran­qui­los mar­tes de­mues­tran que una bue­na amis­tad no ne­ce­sa­ria­men­te se cons­tru­ye so­bre la ba­se de ac­ti­vi­da­des gre­ga­rias o el en­can­to su­per­fi­cial. So­lo ha­ce fal­ta res­pe­to mu­tuo com­bi­na­do con in­tere­ses en co­mún, más lo que re­co­men­dó uno de los após­to­les: «So­bre to­do, vís­tan­se de amor, lo cual nos une a to­dos en per­fec­ta ar­mo­nía » 2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.