LA LUZ DE LA NA­VI­DAD

Conectate - - CONECTATE - Di­na Ellens fue do­cen­te en el Sud­es­te Asiá­ti­co du­ran­te más de 25 años. Aho­ra que es­tá ju­bi­la­da par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la­bo­res de vo­lun­ta­ria­do y se de­di­ca a es­cri­bir.

Es­ta­ba reuni­da con unas ami­gas en una sa­la lle­na de de­co­ra­cio­nes na­vi­de­ñas. En la me­sa de ca­fé ha­bía re­fres­cos, y es­tá­ba­mos can­tan­do vi­llan­ci­cos. Na­da más tí­pi­co, ¿no?

Pe­ro es que yo vi­vo en el Sud­es­te Asiá­ti­co. Es­ta­ba ro­dea­da de per­so­nas del país, in­ten­ta­do can­tar No­che glo­rio­sa en un idio­ma que no co­no­cía. Re­co­rrí el círcu­lo con la mi­ra­da y pen­sé bre­ve­men­te en la his­to­ria de ca­da una de las pre­sen­tes.

Susy era bu­dis­ta. Su con­ver­sión cau­só un re­vue­lo en su fa­mi­lia, que era muy tra­di­cio­na­lis­ta. Sin em­bar­go, con los años pa­cien­te­men­te ha ido con­du­cien­do a Cris­to a ca­da uno de sus pa­rien­tes.

Ni­ning y su ma­ri­do se con­si­de­ra­ban ag­nós­ti­cos cuan­do se ca­sa­ron, pe­ro Je­sús obró en el co­ra­zón de ella y aho­ra va a la igle­sia to­dos los do­min­gos. Cla­ro que se sien­ta so­la, ya que nin­guno de sus fa­mi­lia­res es cris­tiano. Ella re­za pa­ra que al­gún día su ma­ri­do y sus hi­jos se sien­ten en la igle­sia a su la­do.

Cuan­do vi­vían en la Chi­na co­mu­nis­ta, los pa­dres de Han­na eran ateos. Co­no­cie­ron a Je­sús des­pués de emi­grar. Lue­go de 30 años de ca­sa­dos de­ci­die­ron re­no­var sus vo­tos ma­tri­mo­nia­les en la igle­sia, en pre­sen­cia de to­dos sus hi­jos. Fue una ce­le­bra­ción de fe muy be­lla pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Mien­tras mi­ra­ba a mis ami­gas pen­sé en el lar­go tra­yec­to re­co­rri­do por ca­da una de ellas pa­ra es­tar en aquel ins­tan­te y lu­gar can­tan­do jun­tas vi­llan­ci­cos. Y al­go más ron­da­ba en el am­bien­te en aque­lla sen­ci­lla ce­le­bra­ción na­vi­de­ña, aun­que en el mo­men­to yo lo des­co­no­cía. Cuan­do ter­mi­na­mos de can­tar No­che glo­rio­sa, una de mis ami­gas me hi­zo una con­fi­den­cia:

—Han ame­na­za­do con po­ner bom­bas en to­das las igle­sias cris­tia­nas de la ciu­dad. Es­ta­mos muy con­ten­tas de ha­ber­nos po­di­do re­unir aquí esta no­che.

Una vez más ob­ser­vé a mis ami­gas y me ma­ra­vi­llé de su amor y de­vo­ción in­que­bran­ta­bles, a pe­sar de tan­ta opo­si­ción. A ve­ces me pre­gun­to qué fu­tu­ro les es­pe­ra a los cris­tia­nos que es­tán im­pe­di­dos de vi­vir li­bre­men­te su fe. Esa no­che, sin em­bar­go, esos te­mo­res se di­si­pa­ron, y me vino el si­guien­te pen­sa­mien­to: Mien­tras bri­lle fuer­te­men­te en nues­tro co­ra­zón la es­tre­lla de Be­lén y los que ama­mos a Je­sús nos reuna­mos pa­ra ce­le­brar Su na­ci­mien­to, la luz de la Na­vi­dad se­gui­rá res­plan­de­cien­do e ilu­mi­na­rá el ca­mino de Su re­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.