¿Tem­po­ra­da de tra­jín o de re­fle­xión?

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción una char­la ra­dio­fó­ni­ca de Vir­gi­nia Brandt Berg

Ha­ce va­rias Na­vi­da­des es­ta­ba yo en la puer­ta de un mo­derno cen­tro co­mer­cial ad­mi­ran­do un pre­cio­so pe­se­bre que ex­hi­bían en la vi­tri­na cuan­do pa­só pre­su­ro­sa una ma­dre con su hi­ji­ta. Al ver el atrac­ti­vo na­ci­mien­to, la ni­ña to­mó la mano de su ma­dre y ex­cla­mó:

—¡Ma­má, ma­má! ¡Pa­re­mos un mo­men­ti­to a mi­rar a Je­sús!

Pe­ro la ma­dre, ago­bia­da, le res­pon­dió que aún no ha­bían he­cho ni la mi­tad de las com­pras y que no te­nían tiem­po pa­ra de­te­ner­se. Se ale­jó, pues, lle­van­do a ras­tras a su hi­ja, que que­dó vi­si­ble­men­te de­cep­cio­na­da.

Las pa­la­bras de aque­lla ni­ña re­so­na­ron en mis oí­dos du­ran­te mu­cho tiem­po. «¡Pa­re­mos un mo­men­ti­to a mi­rar a Je­sús!» Pen­sé en to­do el aje­treo de aque­lla Na­vi­dad, tem­po­ra­da en que nues­tro ya ver­ti­gi­no­so rit­mo de vi­da se ace­le­ra aún más en me­dio de la vo­rá­gi­ne de las com­pras. ¿Cuán­tos mo­men­tos ha­bía pa­sa­do com­pran­do, pre­pa­ran­do ador­nos y co­ci­nan­do en los días pre­vios a la No­che­bue­na? Y ¿cuán­tos ha­bía de­di­ca­do a Aquel cu­yo na­ci­mien­to y vi­da cons­ti­tu­yen el au­tén­ti­co sen­ti­do de esa fe­cha?

Je­sús es­tá siem­pre cer­cano a no­so­tros. Él «es­tá a mi dies­tra » y es «más uni­do que un her­mano» 1. Siem­pre es po­si­ble es­ta­ble­cer un diá­lo­go es­tre­cho y di­rec­to con Él. Su na­ci­mien­to es la esen­cia de la Pas­cua. Los ob­se­quios que nos ha­ce —paz, amor y ale­gría de co­ra­zón— cons­ti­tu­yen la ma­gia sus­tan­cial de la Na­vi­dad. Con los bra­zos ex­ten­di­dos nos ofre­ce esos pre­sen­tes di­cién­do­nos: «Ven­gan a Mí

to­dos us­te­des que es­tán can­sa­dos y ago­bia­dos, y Yo les da­ré des­can­so» 2. Sin em­bar­go, nun­ca ac­ce­de­re­mos a esos re­ga­los si so­lo pen­sa­mos en abrir­nos pa­so a em­pe­llo­nes, lis­tas de com­pras y queha­ce­res en mano, de­ma­sia­do ocu­pa­dos pa­ra de­te­ner­nos y ad­ver­tir si­quie­ra que Él se en­cuen­tra ahí mis­mo.

Re­za un vie­jo re­frán: «En no­che tor­men­to­sa no cae ro­cío». Asi­mis­mo, di­fí­cil­men­te ex­pe­ri­men­ta­re­mos el so­laz y el go­zo de la pro­xi­mi­dad de Je­sús si es­ta­mos em­bar­ca­dos en una fre­né­ti­ca ca­rre­ra pa­ra lo­grar es­to y lo otro. El ro­cío del Cie­lo y las ben­di­cio­nes de la Na­vi­dad caen sua­ve­men­te en nues­tro co­ra­zón cuan­do nos de­te­ne­mos un mo­men­to y, guar­dan­do si­len­cio, pen­sa­mos en Él. Por eso, pres­cin­dir de Él es des­apro­ve­char la úni­ca ale­gría au­tén­ti­ca y du­ra­de­ra y el úni­co amor per­fec­to que po­de­mos ha­cer nues­tro en esta vi­da y com­par­tir pa­ra siem­pre.

¿Por qué no ha­cer un al­to y dis­fru­tar — dis­fru­tar de ver­dad— de la esen­cia de la Na­vi­dad? Re­cor­te­mos nues­tras lis­tas de queha­ce­res. Go­ce­mos de lo be­llo. La Na­vi­dad tie­ne can­ti­dad de as­pec­tos ma­ra­vi­llo­sos, hay mu­chas co­sas lin­das que ver. Se­ría la­men­ta­ble per­dér­nos­lo to­do por an­dar en­vol­vien­do es­to y aque­llo, co­rrien­do a con­se­guir un úl­ti­mo de­ta­lle, co­ci­nan­do tal y cual pla­to y en­fras­cán­do­nos en can­ti­dad de pre­pa­ra­ti­vos pa­ra las co­mi­das. Es de­cir, por aba­rro­tar la Na­vi­dad de co­sas in­ne­ce­sa­rias. Me­jor es de­te­ner­nos a sa­bo­rear lo que im­por­ta en la vi­da que pre­ci­pi­tar­nos ha­cia la Na­vi­dad con tal fu­ria que al lle­gar por fin el Año Nue­vo sus­pi­re­mos con ali­vio: «¡So­bre­vi­ví a las fies­tas!»

Je­sús vino pa­ra ben­de­cir nues­tra vi­da. Por eso ce­le­bra­mos la Na­vi­dad. Él di­jo que ha­bía ve­ni­do pa­ra que tu­vié­ra­mos vi­da y pa­ra que la tu­vié­ra­mos en abun­dan­cia3. El após­tol Pablo aña­dió: «Te­ne­mos paz con Dios gra­cias a lo que Je­su­cris­to nues­tro Se­ñor hi­zo por no­so­tros» 4. La paz y la vi­da en to­da su ple­ni­tud no tie­nen por qué ser­nos es­qui­vas. Es­tán a nues­tra en­te­ra dis­po­si­ción es­tas Na­vi­da­des. Bas­ta con que le de­mos a Je­sús un es­pa­cio en nues­tra al­ma y en nues­tra reali­dad co­ti­dia­na.

Pa­se­mos to­dos unos mo­men­tos con Je­sús. Él es la esen­cia de la Na­vi­dad. Que la ce­le­bra­ción de Su na­ci­mien­to nos con­mue­va es­te año de nue­vas ma­ne­ras. Ahon­de­mos más en el sig­ni­fi­ca­do de los re­ga­los que nos hi­zo ha­ce tan­to tiem­po cuan­do vino a la Tie­rra. Par­ti­ci­pe­mos más ín­ti­ma­men­te de la Na­vi­dad ac­tuan­do más co­mo Él. Pa­re­mos un mo­men­ti­to a mi­rar a Je­sús.

Cuan­do ca­lla el can­to de los án­ge­les, cuan­do la es­tre­lla des­apa­re­ce del cie­lo, cuan­do los re­yes y prín­ci­pes han vuel­to a su ca­sa, cuan­do los pas­to­res re­gre­san con sus re­ba­ños, en­ton­ces co­mien­za la la­bor de la Na­vi­dad: ha­llar a los per­di­dos, sa­nar a los que­bran­ta­dos de es­pí­ri­tu, dar de co­mer a los ham­brien­tos, li­ber­tar a los opri­mi­dos, re­cons­truir las na­cio­nes, re­con­ci­liar a los pue­blos, ha­cer al­go de mú­si­ca con el co­ra­zón… e irra­diar la luz de Cris­to, ca­da día, por to­dos los me­dios, en to­do lo que ha­ce­mos y de­ci­mos. En­ton­ces co­mien­za la la­bor de la Na­vi­dad. Ho­ward Thur­man (1899–1981) El ca­mino que lleva a la Na­vi­dad pa­sa por una puer­ta an­ti­gua […]. La puer­ta es pe­que­ña: tie­ne la al­tu­ra y el an­cho de un ni­ño. El san­to y se­ña pa­ra en­trar es: «Paz en la tie­rra a los hom­bres de bue­na vo­lun­tad». ¡Oja­lá que esta Na­vi­dad tú tam­bién te vuel­vas co­mo un ni­ño y en­tres al reino de Dios! An­ge­lo Pa­tri (1876–1965)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.