LA ETER­NA BÚS­QUE­DA

Conectate - - CONECTATE - Aria­na Kea­ting Aria­na Kea­ting es pro­fe­so­ra. Vi­ve en Tai­lan­dia.

Cuan­do te­nía seis años me apren­dí un poe­ma que se ti­tu­la­ba Una le­yen­da ol­vi­da­da. Cuen­ta que tres ni­ñi­tos fue­ron a ver a Je­sús. Uno era cie­go, otro mu­do y el ter­ce­ro co­jo. Pe­se a sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas, se ayu­da­ron mu­tua­men­te pa­ra lle­gar has­ta el pe­se­bre don­de es­ta­ba Je­sús. Dios les hi­zo en­ton­ces un mag­ní­fi­co re­ga­lo: los sa­nó.

Me fi­gu­ra­ba que esos tres chi­qui­llos de­bían de te­ner más o me­nos la mis­ma edad que yo, y me pa­re­cía fan­tás­ti­co que se hu­bie­ran cu­ra­do esa no­che tan sin­gu­lar. Aho­ra bien, hu­bo otras vi­das que die­ron un vuel­co a raíz del na­ci­mien­to de Je­sús.

Por ejem­plo, la del hom­bre que ca­mi­nó has­ta Be­lén ti­ran­do de un bu­rro que lle­va­ba a su es­po­sa em­ba­ra­za­da. Nue­ve me­ses an­tes, su vi­da ha­bía su­fri­do una brus­ca trans­for­ma­ción, di­ría­se que pa­ra peor. Sin em­bar­go, vio un ra­yi­to de es­pe­ran­za: se le pro­me­tió en un sue­ño que to­do sal­dría bien. Él se afe­rró a aque­lla pro­me­sa, no per­dió la fe, re­zó y aguar­dó pa­cien­te­men­te. Aque­lla no­che to­dos sus te­mo­res se hi­cie­ron hu­mo. Al ver al Ni­ño re­cos­ta­do en el pe­se­bre, Jo­sé sin­tió que su al­ma agi­ta­da se inun­da­ba de paz.

En los mon­tes cer­ca­nos a Be­lén, un hu­mil­de pas­tor cui­da­ba sus ove­jas por la no­che. Pa­ra él la vi­da era du­ra. Te­nía que pa­gar tributos y man­te­ner a su nu­me­ro­sa fa­mi­lia. Es­pe­ra­ba con an­sias el día en que su país, ocu­pa­do por un ejér­ci­to ex­tran­je­ro, re­cu­pe­ra­ra su in­de­pen­den­cia. Sen­ta­do ba­jo un fir­ma­men­to es­tre­lla­do, le pi­dió a Dios que ali­via­ra sus car­gas. Aque­lla mis­ma no­che sus oraciones ha­lla­ron res­pues­ta. Al con­tem­plar al Ni­ño dor­mi­do en el pe­se­bre su­po que, por dis­po­si­ción del Cie­lo, a la lar­ga to­do sal­dría bien. Su vi­da se lle­nó de luz.

Un eru­di­to, ávi­do de co­no­cer la ver­dad y el sen­ti­do de la vi­da, lle­va­ba mu­cho tiem­po es­cu­dri­ñan­do los cie­los noc­tur­nos en bus­ca de una se­ñal. Pe­se a to­dos los co­no­ci­mien­tos que po­seía y a la vas­ta for­tu­na que ha­bía acu­mu­la­do, an­he­la­ba al­go más. El mis­te­rio co­men­zó a des­en­tra­ñar­se cuan­do di­vi­só una es­plén­di­da es­tre­lla nue­va que anun­cia­ba el na­ci­mien­to de su Sal­va­dor y que a la pos­tre lo con­du­jo has­ta el lu­gar don­de se ha­lla­ba el Ni­ño pro­me­ti­do.

Hoy si­gue ha­bien­do mu­cha gen­te que bus­ca la paz y la ver­dad. Pa­ra ca­da uno de esos bus­ca­do­res la res­pues­ta si­gue sien­do la mis­ma que des­cu­brie­ron los protagonistas de aque­lla no­che, si­glos atrás, en Be­lén. El mis­mo amor que trans­for­mó a esas per­so­nas ha­ce dos mil años aún puede trans­for­mar a los bus­ca­do­res de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.