Un ár­bol de ver­dad

Conectate - - CONECTATE - ez Mar­tín Nyx

Los ni­ños siem­pre ha­bía­mos que­ri­do un ár­bol de Na­vi­dad de ver­dad, uno bien al­to y mag­ní­fi­ca­men­te de­co­ra­do, co­mo los que te­nían las de­más fa­mi­lias. Que­ría­mos que tu­vie­ra lu­ces con mú­si­ca, guir­nal­das pla­tea­das, bri­llan­tes ador­nos y ra­mas cu­bier­tas de nie­ve. Y co­mo es na­tu­ral, que a su al­re­de­dor hu­bie­ra una abun­dan­cia de re­ga­los.

Mas al lle­gar di­ciem­bre, una vez más nues­tra sa­la de es­tar se­guía sin ár­bol. Los ador­nos nue­vos eran muy cos­to­sos pa­ra una fa­mi­lia mi­sio­ne­ra co­mo la nues­tra, por lo que ma­má sa­có unas ca­jas que te­nía guar­da­das y lo­gró que los an­ti­guos ador­nos lu­cie­ran co­mo nue­vos. Lue­go se pu­so a con­fec­cio­nar me­dias de Na­vi­dad con pa­pel ro­jo bri­llan­te, ador­na­das con bor­las de al­go­dón. Mis her­ma­nas me­no­res la ayu­da­ron a re­cor­tar y pe­gar. Hi­cie­ron do­ce —una pa­ra ca­da ni­ño— y ma­má las col­gó de la baranda de la es­ca­le­ra. Mis her­ma­nos con­si­guie­ron ha­cer fun­cio­nar las lu­ces de co­lo­res una tem­po­ra­da más y las pu­sie­ron en la ve­ran­da.

Pa­ra el pe­se­bre pre­pa­ra­mos fi­gu­ri­tas de ar­ci­lla, que lue­go hor­nea­mos y pintamos. Al­guien nos re­ga­ló un jue­go de tres an­ge­li­tos que com­ple­men­ta­ban muy bien nues­tro na­ci­mien­to, has­ta que los ni­ños —to­dos em­pe­ña­dos en mo­ver las fi­gu­ras una y otra vez pa­ra po­ner­las en la ubi­ca­ción per­fec­ta— tum­ba­mos uno de los que­ru­bi­nes, y ter­mi­nó des­ca­be­za­do.

Una no­che papá lle­gó a ca­sa y anun­ció que ha­bía com­pra­do un ár­bol de Na­vi­dad. Con cu­rio­si­dad y emo­ción nos reuni­mos en la sa­la pa­ra ins­pec­cio­nar­lo. ¡Era nues­tro pri­mer ár­bol de Na­vi­dad!

— Pre­cio­so, ¿ver­dad? — di­jo papá con su ha­bi­tual en­tu­sias­mo.

En reali­dad no era otra co­sa que una ma­que­ta de una co­ní­fe­ra he­cha de pa­pel ma­ché, de unos trein­ta cen­tí­me­tros de al­to. —¡Ese es nues­tro ár­bol? El de­sen­can­to se hi­zo pa­ten­te en nues­tras do­ce ca­ri­tas. —¡Pe­ro es muy en­de­ble! —Un po­co ra­ro. — Papá, eso no es un ár­bol de ver­dad.

— Cla­ro que es un ár­bol de ver­dad, ca­ri­ño. ¡Es mag­ní­fi­co!

Papá no per­día la es­pe­ran­za de con­ta­giar­nos su en­tu­sias­mo.

—Y mi­ren, ¡com­pré un reno que ha­ce jue­go con él!

Con mu­chos as­pa­vien­tos des­em­pa­que­tó un reno he­cho con pe­rió­di­cos re­ci­cla­dos.

¡Mi pa­dre era así! Aun­que no te­nía mu­cho pa­ra gas­tar en co­sas su­per­fluas, siem­pre tra­ta­ba de ayu­dar a quie­nes te­nían to­da­vía me­nos com­prán­do­les sus ar­te­sa­nías. Él era ca­pe­llán del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio de las Fi­li­pi­nas, y ha­bía reuni­do

mu­chos ar­tícu­los he­chos a mano. Por ejem­plo, el año an­te­rior ha­bía traí­do a ca­sa un bu­que de gue­rra ex­qui­si­ta­men­te ta­lla­do en ma­de­ra, que ador­nó un es­tan­te de nues­tra bi­blio­te­ca has­ta que mis her­ma­nos de­ci­die­ron ha­cer una ba­ta­lla na­val con él. El año an­te­rior la ca­sa se nos ha­bía lle­na­do de bo­te­llas de vi­drio que con­te­nían di­ver­sas mi­nia­tu­ras: ca­si­tas cons­trui­das so­bre pa­la­fi­tos, per­so­nas he­chas con fós­fo­ros, unas pal­me­ri­tas jun­to a una pla­ya…

Mis her­ma­nos jun­ta­ban re­vis­tas y pe­rió­di­cos pa­ra los ar­te­sa­nos, y mis her­ma­nas y yo les ayu­dá­ba­mos a ven­der sus her­mo­sas tar­je­tas na­vi­de­ñas pin­ta­das a mano. Las ga­nan­cias se las en­tre­gá­ba­mos a sus fa­mi­lias.

Pa­ra col­mo, aque­llo: ¡nues­tro ar­bo­li­to de ver­dad!

— Si lo ador­na­mos, a lo me­jor que­da bien —pro­pu­so una de mis her­ma­nas.

Lo co­lo­ca­mos so­bre la me­si­ta del te­lé­fono, que ca­si le que­da­ba gran­de. Ma­má re­cor­tó unos ador­nos de car­tón: es­tre­llas, cam­pa­nas y bas­ton­ci­tos. Un po­co de pe­ga­men­to con bri­llan­ti­na le dio una chis­pa de vi­da. Me acor­dé de un par de pa­lo­mas de plás­ti­co re­cu­bier­tas con tul blan­co que ha­bía en­con­tra­do en una tien­da ma­yo­ris­ta: tam­bién se las col­ga­mos al ár­bol. Le pu­si­mos lu­ce­ci­tas de co­lo­res que cen­te­lla­ban ale­gre­men­te so­bre Ma­ría, Jo­sé, el ni­ño Je­sús y los ca­si tres an­ge­li­tos.

Sú­bi­ta­men­te la Na­vi­dad co­bró vi­da en nues­tro ale­gre ho­gar. Nun­ca lo ol­vi­da­ré. Ese año fue di­fi­cul­to­so pa­ra nues­tra fa­mi­lia, pe­ro tam­bién uno de los más me­mo­ra­bles.

Nun­ca lle­ga­mos a te­ner un ár­bol de Na­vi­dad com­pra­do en una tien­da, pe­ro con­se­gui­mos uno que re­pre­sen­ta­ba fiel­men­te el afec­to que ha­bía en nues­tra fa­mi­lia. Aun­que nues­tro ho­gar nun­ca es­tu­vo de­co­ra­do con ador­nos cos­to­sos, en él abun­da­ban las ri­sas de ni­ños fe­li­ces y las me­lo­días de vi­llan­ci­cos. Papá Noel nun­ca tu­vo mu­cha aco­gi­da en nues­tra fa­mi­lia, pe­ro sí pi­lla­mos a ma­má be­san­do a papá cer­ca del ár­bol. Y en cuan­to a re­ga­los de Na­vi­dad, lo que nues­tros pa­dres nos die­ron no tie­ne pre­cio.

Pa­sa­mos mu­chos mo­men­tos fe­li­ces en fa­mi­lia. Nues­tros pa­dres nos en­se­ña­ron que la Na­vi­dad era pa­ra en­tre­gar­nos de co­ra­zón a los de­más. Ese mis­mo amor de­sin­te­re­sa­do de­be­ría ca­rac­te­ri­zar nues­tra vi­da, no so­lo en Na­vi­dad, sino to­do el año, co­mo un au­tén­ti­co ár­bol de ho­ja pe­ren­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.