LA NA­VI­DAD LA HA­CEN LOS NI­ÑOS

Conectate - - CONECTATE - Ga­briel Gar­cía V. Ga­briel Gar­cía Val­di­vie­so es di­rec­tor de la re­vis­ta Co­néc­ta­te. Vi­ve en Chi­le y es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

En el cen­tro de la Na­vi­dad ya­ce el ni­ño de Be­lén, que na­ció en es­te mundo, a me­nu­do frío y hos­til, pa­ra trans­mi­tir­nos el ca­lor del Pa­dre ce­les­tial. La fies­ta na­vi­de­ña par­tió por un ni­ño, y son los ni­ños los que la man­tie­nen vi­va y vi­bran­te.

Los adul­tos lo sa­be­mos. En Na­vi­dad aflo­ra nues­tra inocen­cia, el al­ma se nos en­ter­ne­ce, y el co­ra­zón nos vuel­ve a pal­pi­tar co­mo lo ha­cía cuan­do éra­mos chi­cos. Los cán­ti­cos, las lu­ces, el mis­te­rio de los re­ga­los, el sim­bo­lis­mo, los ges­tos sen­ci­llos… Por eso se­rá que mu­chos aso­cia­mos las pas­cuas con lo in­fan­til, y nos gus­ta re­me­mo­rar en es­tas fe­chas los epi­so­dios que tie­nen que ver con gen­te pe­que­ña.

Cier­ta no­che, en me­dio del aje­treo na­vi­de­ño, vol­vía con mi es­po­sa Sally, me­dio tris­tón, lue­go de una lar­ga jor­na­da de an­da­res ago­ta­do­res. Me in­co­mo­da­ba no so­lo el bam­bo­leo del au­to­bús en que via­já­ba­mos, sino tam­bién la nos­tal­gia de otras Na­vi­da­des más ami­ga­bles, me­nos co­mer­cia­les, más mu­si­ca­les.

En esas y otras ca­vi­la­cio­nes an­da­ba yo cuan­do se subió al bus una fa­mi­lia con dos ni­ños de cor­ta edad. No­té que los chi­qui­llos traían chis­pa. Bue­na co­sa en una no­che mus­tia. Pe­ro lo me­jor es­ta­ba por ve­nir. De re­pen­te re­so­nó un ro­po pom pom que al prin­ci­pio con­fun­dí con un an­he­lo de mi in­te­rior. Pe­ro no, ve­nía de los ni­ños que un par de cua­dras atrás se ha­bían subido al vehícu­lo. ¡Eran un vi­llan­ci­co vi­vien­te! Los dos en­to­na­ban a voz en cue­llo y sin nin­gún ali­cien­te de par­te de sus pa­dres el tan co­no­ci­do Tam­bo­ri­le­ro:

Yo qui­sie­ra po­ner a tus pies al­gún pre­sen­te que te agra­de, Se­ñor; mas Tú ya sa­bes que soy po­bre tam­bién, y no po­seo más que un vie­jo tam­bor. Ro­po pom pom, ro­po pom pom. Na­da me­jor hay que te pue­da ofre­cer. Su ron­co acen­to es un can­to de amor. Ro­po pom pom, ro­po pom pom. Cuan­do Dios me vio to­can­do an­te Él, me son­rió1.

Días des­pués nos en­con­trá­ba­mos en ple­na cam­pa­ña pa­ra lle­var ale­gría, ju­gue­tes y el im­por­tan­te re­ca­do de la Na­vi­dad a ni­ños y adul­tos de una ciu­dad que pro­cu­ra­mos vi­si­tar to­dos los años. Lue­go de una in­ten­sa jor­na­da de ires y ve­ni­res, re­ca­la­mos

en la ca­sa de una que­ri­da ami­ga que siem­pre nos re­ci­be con las puer­tas abier­tas y un te­ci­to en la me­sa. Esa no­che, sin em­bar­go, el can­san­cio de to­dos era pal­pa­ble en el am­bien­te. A los in­vi­ta­dos se nos ha­bían ago­ta­do las pi­las, y nues­tros an­fi­trio­nes acu­sa­ban la fa­ti­ga de un lar­go día. ¿Có­mo po­día­mos en­cen­der las ve­li­tas de pas­cua en esos co­ra­zo­nes apa­ga­dos? Un gui­ta­rris­ta en­to­nó un par de vi­llan­ci­cos que al­go ayu­da­ron a des­per­tar­nos, pe­ro no lo su­fi­cien­te pa­ra po­ner­nos a tono.

La lla­mi­ta que en­cen­dió las de­más la pu­so otra vez —ya lo adi­vi­nas­te— un ni­ño. Le ha­bía­mos ex­pli­ca­do a Fran­co — el chi­qui­llo de 4 años que vi­ve en la ca­sa— que lo me­jor que se abre en Na­vi­dad no son los re­ga­los, sino el co­ra­zón. De ahí que cuan­do em­pe­za­mos a can­tar un vi­llan­ci­co cu­ya le­tra re­za: «Je­sús, en­tra en mi co­ra­zón», de bue­nas a pri­me­ras lo em­pe­zó a en­to­nar a voz en cue­llo con no­so­tros, pro­nun­cian­do ca­da pa­la­bra con re­so­nan­te con­vic­ción y to­tal­men­te con­cen­tra­do en el po­ten­te men­sa­je que con­te­nía.

Je­sús, en­tra en mi co­ra­zón; llé­na­me de luz y amor. Ni­ños por do­quier le pi­den con fe. Haz hoy esta ora­ción2.

De pron­to, to­dos nos des­pa­bi­la­mos. Se ha­cía pa­ten­te un ver­da­de­ro mi­la­gro de Na­vi­dad: Cris­to que na­cía en el co­ra­zón de un ni­ño cre­yen­te.

El úl­ti­mo epi­so­dio ocu­rrió al final de nues­tra es­ta­día en la ciu­dad, cuan­do reuni­mos a unos 20 ni­ños pa­ra participar en jue­gos y ob­te­ner los ob­se­quios de ri­gor. Lue­go de una se­rie de bu­lli­cio­sas y ani­ma­das com­pe­ten­cias, era ho­ra de na­rrar los su­ce­sos de la pri­me­ra Na­vi­dad. Pe­ro ¿se tran­qui­li­za­rían los chi­co­cos des­pués de tan­to re­vue­lo? Pa­ra sor­pre­sa nues­tra, se sen­ta­ron en el sue­lo de­lan­te de no­so­tros en se­mi­círcu­lo, to­ma­ron su can­cio­ne­ro con sus ma­ni­tas su­do­ro­sas y, con en­te­ra con­cen­tra­ción y una se­rie­dad re­ve­ren­cial, bus­ca­ron el vi­llan­ci­co co­rres­pon­dien­te y se nos unie­ron en co­ro. Los pa­dres allí pre­sen­tes y no­so­tros, los or­ga­ni­za­do­res, que­da­mos le­los an­te aquel ac­to de ado­ra­ción in­fan­til. Val­ga la com­pa­ra­ción, pe­ro fue co­mo ha­ber es­ta­do pre­sen­tes en el por­tal la no­che de la Natividad:

Allá en el pe­se­bre en­tre pa­jas se ve al Ni­ño Je­sús que ha na­ci­do re­cién. Es­tre­llas le­ja­nas lo mi­ran dor­mir, al Ni­ño Je­sús con ca­ri­ta fe­liz. Je­sús, a mi la­do te ruego que es­tés, que Tu tierno amor pa­ra siem­pre me des. Ben­di­ce a Tus ni­ños en to­do lu­gar, pa­ra que en el Cie­lo ten­ga­mos ho­gar3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.