CAN­TAN­DO VI­LLAN­CI­COS

Conectate - - CONECTATE - An­na Per­li­ni An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria que des­de 1995 lleva a ca­bo la­bo­res en los Bal­ca­nes.

Cuan­do mis hi­jos eran pe­que­ños nos en­te­ra­mos de una an­ti­gua tra­di­ción que hu­bo des­de la Edad Me­dia en di­ver­sas par­tes de Eu­ro­pa. Gru­pos de ni­ños y jó­ve­nes iban de ca­sa en ca­sa en­to­nan­do vi­llan­ci­cos y a ve­ces re­co­gien­do do­na­cio­nes con fi­nes be­né­fi­cos.

Ni cor­tos ni pe­re­zo­sos, de­ci­di­mos ha­cer­lo tam­bién no­so­tros. Al prin­ci­pio nos cos­tó un po­co en­va­len­to­nar­nos pa­ra to­car tim­bres, y tu­vi­mos que acos­tum­brar­nos a que nos pre­gun­ta­ran: «¿Quién es?» con voz ás­pe­ra por el in­ter­fono.

Les res­pon­día­mos con en­tu­sias­mo:

— He­mos ve­ni­do a can­tar­les y desear­les una fe­liz Na­vi­dad.

Ca­si siem­pre nos abrían la puer­ta, y la gen­te se reunía a es­cu­char, dar pal­mas e in­ter­cam­biar bue­nos de­seos. Mu­chos se acor­da­ban de la an­ti­gua tra­di­ción y nos da­ban las gra­cias por lle­var a su ca­sa el es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad. Tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de en­ta­blar re­la­ción y pa­sar un ra­to con gen­te que es­ta­ba so­la, per­so­nas ma­yo­res y al­gu­nos en­fer­mos.

Un par de ve­ces nos que­da­mos atas­ca­dos en el as­cen­sor de un edi­fi­cio y se­gui­mos can­tan­do has­ta que al­guien lo­gró sa­car­nos. En una oca­sión fui­mos tes­ti­gos de có­mo dos ve­ci­nos que no se ha­bían ha­bla­do des­de ha­cía años se per­do­na­ron y se desea­ron mu­tua­men­te una fe­liz Na­vi­dad.

Al pa­sar los años se nos unie­ron otros ni­ños y jó­ve­nes, y has­ta al­gu­nos de mis nie­tos. Nin­guno era mú­si­co pro­fe­sio­nal. El úni­co re­qui­si­to era es­tar re­bo­san­te de ale­gría na­vi­de­ña.

Una No­che­bue­na se nos rom­pie­ron un par de cuer­das de la gui­ta­rra, y las co­sas no es­ta­ban yen­do muy bien. No obs­tan­te, fue pre­ci­sa­men­te en esa oca­sión cuan­do se pro­du­jo un en­cuen­tro muy con­mo­ve­dor. Co­no­ci­mos a un se­ñor que te­nía una pier­na es­ca­yo­la­da y que por ese mo­ti­vo no ha­bía po­di­do or­ga­ni­zar una ce­le­bra­ción co­mo otros años. Es­ta­ba muy tris­te. Ter­mi­na­mos can­tan­do con él a ca­pe­la, y nos mos­tró fo­tos de sus se­res que­ri­dos que vi­vían le­jos. Cuan­do nos des­pe­di­mos nos di­jo que ha­bía si­do la me­jor No­che­bue­na que ha­bía pa­sa­do en mu­cho tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.