NO­CHES DE PAZ

Conectate - - CONECTATE - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Aho­ra lleva una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la región cen­tral d e Te­xas, EE. UU.

Ago­ta­do­res. Así des­cri­bía yo mis di­ciem­bres. Ya sé que el tér­mino no ex­pre­sa lo ma­ra­vi­llo­sa que es la tem­po­ra­da na­vi­de­ña. Pe­ro es que mis días son lar­gos y di­fí­ci­les, y a esas al­tu­ras del año ya lle­vo más de 300 a cues­tas. ¡Oja­lá los años no pa­sa­ran vo­lan­do de­ján­do­me una sen­sa­ción de des­gas­te to­tal, de que a pe­sar de to­dos mis es­fuer­zos, me he que­da­do cor­ta!

Ca­da año co­mien­za con una opor­tu­ni­dad y una pro­me­sa. Siem­pre em­pie­zo con me­tas am­bi­cio­sas: voy a ba­jar 10 ki­los, va­mos a aho­rrar equis can­ti­dad de di­ne­ro, va­mos a bus­car tiem­po pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia al ai­re li­bre, voy a con­se­guir un as­cen­so, etc. Pe­ro a me­di­da que el año se ace­le­ra, me sien­to co­mo si es­tu­vie­ra co­rrien­do una ca­rre­ra de 3 pier­nas con los ojos ven­da­dos. Es­trés, ocu­pa­cio­nes, fa­mi­lia… Se va acu­mu­lan­do.

Al lle­gar di­ciem­bre en­tro a ras­tras en la co­ci­na pa­ra pre­pa­rar to­das los pla­tos ri­cos que sa­ben a Na­vi­dad. Voy a la tien­da con mi es­mi­rria­da bi­lle­te­ra a com­prar co­sas de Na­vi­dad. De­co­ra­mos la ca­sa has­ta tal pun­to que da la im­pre­sión de que es­tá ca­yen­do un agua­ce­ro na­vi­de­ño. Nues­tra fa­mi­lia se apun­ta pa­ra ha­cer vo­lun­ta­ria­do co­mu­ni­ta­rio con la in­ten­ción de lle­var la Na­vi­dad a otras per­so­nas. Ve­mos pe­lí­cu­las so­bre la Na­vi­dad y es­cu­cha­mos mú­si­ca na­vi­de­ña pa­ra sen­tir que es­ta­mos en Na­vi­dad.

¿Por qué sien­to, en­ton­ces, que la Na­vi­dad se me es­ca­pa?

Ha­ce dos Na­vi­da­des es­cu­ché una can­ción en la ra­dio del au­to que me hi­zo llo­rar:

Ne­ce­si­to una no­che de paz, una no­che de amor, pa­ra oír a un án­gel en me­dio del rui­do y el caos. Ne­ce­si­to una no­che lu­mi­no­sa que me dé so­sie­go pa­ra ter­mi­nar es­te día lo­co con una no­che de paz1. Esa es­qui­va no­che de paz era lo que an­he­la­ba mi al­ma. Lo que apren­dí en aquel mo­men­to de llan­to con­tem­pla­ti­vo es que no pue­do vi­vir la Na­vi­dad con el tan­que va­cío. No pue­do de­rra­mar en abun­dan­cia si ten­go el al­ma con­su­mi­da y ex­te­nua­da. No pue­do en­ga­ñar­me pen­san­do que la ma­gia na­vi­de­ña me bas­ta­rá co­mo com­bus­ti­ble.

Aho­ra agen­do no­ches de paz a lo lar­go del año. Es­toy apren­dien­do a re­co­no­cer cuán­do es­toy ago­ta­da y va­cía, y qué ne­ce­si­to pa­ra sen­tir­me re­car­ga­da. Fe­liz­men­te son co­sas bas­tan­te sen­ci­llas: 1) Ra­tos a so­las le­yen­do la Pa­la­bra de Dios, oran­do y

ado­rán­do­lo por me­dio de can­cio­nes. 2) Su­fi­cien­te re­po­so. No pue­do vi­vir per­ma­nen­te

men­te can­sa­da. 3) Un buen es­ta­do fí­si­co. De­bo cui­dar mi cuer­po. La

sa­lud nos per­mi­te fun­cio­nar bien. 4) Tra­to hu­mano. Ten­go que sen­tir­me co­nec­ta­da a mi ma­ri­do y mis hi­jos. Asi­mis­mo me ha­ce fal­ta re­la­cio­nar­me con fre­cuen­cia y de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va con per­so­nas aje­nas a mi fa­mi­lia. 5) Una suer­te de ma­pa men­tal con mi ubi­ca­ción. No pue­do sen­tir­me to­tal­men­te ex­tra­via­da.

Eva­luar pe­rió­di­ca­men­te esos as­pec­tos me sir­ve pa­ra no lle­gar a Na­vi­dad en ban­ca­rro­ta es­pi­ri­tual y emo­cio­nal. Es más, me ayu­da to­do el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.