LA PRUE­BA DE­FI­NI­TI­VA

Conectate - - CONECTATE - Ch­ris Miz­rany Ch­ris Miz­rany es diseñador de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca.

¡Qué pron­to ha vuel­to a lle­gar la Na­vi­dad! Los días, se­ma­nas y me­ses pa­san vo­lan­do, y ter­mino sor­pren­di­do y re­sig­na­do an­te el he­cho de que la tem­po­ra­da na­vi­de­ña ha lle­ga­do una vez más. No es que no me gus­te. Me en­can­tan los her­mo­sos vi­llan­ci­cos que to­dos co­no­ce­mos, el vi­bran­te en­tu­sias­mo y la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar bue­nos de­seos tan­to a ami­gos co­mo a desconocidos con im­par­cia­li­dad.

Con to­do, esa sen­sa­ción tan fa­mi­liar puede ro­bar­me la ale­gría si me des­cui­do. Ter­mino to­man­do los pla­nes del año pa­sa­do, ha­cién­do­les al­gu­nos ajus­tes y pe­gán­do­los en el ca­len­da­rio de es­te año. «Con tal de que me acuer­de de ha­cer tal y cual co­sa, no me ol­vi­de de es­to y or­ga­ni­ce lo otro, to­do de­be­ría fluir bas­tan­te bien».

Pe­ro un mo­men­to. ¿Des­de cuán­do me con­for­mo con un bas­tan­te bien? ¿Con sa­lir del pa­so es su­fi­cien­te? En vez de sen­tir­me arre­ba­ta­do por un amor exul­tan­te, ¿se me ha­cen pe­sa­das las lar­gas ho­ras, el aje­treo y la ale­gría na­vi­de­ña de ri­gor? Me da ver­güen­za con­fe­sar­lo, pe­ro así es. De mo­do que es­te año quie­ro re­pen­sar la Na­vi­dad.

El na­ci­mien­to de Je­su­cris­to, ¿qué nos apor­tó? Si tu­vie­ra que re­su­mir­lo en una so­la pa­la­bra se­ría esta: prue­ba. ¿Por qué?

Su ve­ni­da al mundo de los mor­ta­les fue prue­ba inequí­vo­ca de que so­mos ama­dos. Fue la prue­ba de que siem­pre po­de­mos con­fiar en las pro­me­sas de Dios y de que Su ca­pa­ci­dad de mol­dear la His­to­ria no tie­ne pa­ran­gón. Por me­dio de Su Hi­jo, que to­mó la for­ma de una cria­tu­ra in­de­fen­sa, Dios de­mos­tró que es ve­raz y digno de con­fian­za y que ve­la por no­so­tros eter­na­men­te. De­mos­tró, ade­más, que es­tá dis­pues­to a ha­cer cual­quier co­sa por in­te­grar­nos a Su fa­mi­lia. El na­ci­mien­to de Je­sús fue el pri­mer pa­so ha­cia nues­tro re­na­ci­mien­to, co­mo si Dios nos di­je­ra: «Te va­lo­ro».

¿Có­mo de­be­ría­mos en­ton­ces ce­le­brar esta tem­po­ra­da sen­sa­cio­nal? ¿Con co­mi­das, can­cio­nes, re­ga­los, ami­gos, fa­mi­lia­res, ri­sas, re­cuer­dos y mul­ti­tud de de­ta­lles? Sí, des­de lue­go, pues «to­da bue­na dá­di­va y to­do don per­fec­to des­cien­de de lo al­to» 1.

Pe­ro hay más. Dé­mo­nos el lu­jo de go­zar del sen­ti­mien­to na­vi­de­ño co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez. Si­ga­mos esa es­tre­lla lu­mi­no­sa que lle­va­mos en el co­ra­zón, no pa­ra lle­gar a un es­ta­blo te­rre­nal, sino a Aquel que es­tá con no­so­tros en to­das par­tes. Arro­di­llé­mo­nos an­te nues­tro mag­ní­fi­co Sal­va­dor y ofrez­cá­mos­le lo que más desea: nues­tro tiem­po, hon­ra, aten­ción y amor.

Que se enor­gu­llez­ca de no­so­tros al ver­nos ce­le­brar, no so­lo Su na­ci­mien­to, sino tam­bién nues­tra vi­da con Él pa­ra siem­pre. Eso ya es­ta­rá me­jor que bas­tan­te bien. Es más, se­rá fa­bu­lo­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.