Por qué vi­ne al mundo

Conectate - - CONECTATE - De Je­sús, con ca­ri­ño

No vi­ne a la Tie­rra pa­ra asis­tir a una fies­ta ni pa­ra que Mis ami­gos me aga­sa­ja­ran con re­ga­los. No vi­ne pa­ra una ex­cur­sión es­co­lar ni pa­ra con­se­guir un es­ta­blo a pre­cio de gan­ga. ¿Qué po­día desear Yo, que te­nía el mundo en­te­ro en la pal­ma de la mano? Pues te que­ría a ti; y la úni­ca for­ma de con­se­guir­te era ba­jar a la Tie­rra. Aun­que me cos­tó, va­lió la pe­na por ti.

Me fas­ci­na ob­ser­var có­mo vi­ves y apren­des, y has­ta ver­te co­me­ter erro­res. Me en­can­ta ex­pe­ri­men­tar con­ti­go to­das tus emo­cio­nes, es­tar a tu la­do cuan­do te sien­tes tris­te y participar en to­das las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zas dia­ria­men­te. Me gus­ta ver­te dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za y de la be­lle­za que creé pa­ra que es­te mundo te re­sul­ta­ra agra­da­ble a la vis­ta. Me de­lei­ta es­tar en tus pen­sa­mien­tos.

Me sien­to muy fe­liz cuan­do, al acer­car­se Mi cum­plea­ños, el mundo em­pie­za a re­cor­dar­me; y más aún cuan­do se me re­cuer­da du­ran­te to­do el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.