De­sa­rro­llo per­so­nal

Re­fle­xio­nes

Conectate - - REFLEXIONES -

To­dos no­so­tros, con el ros­tro des­cu­bier­to, con­tem­plan­do co­mo en un es­pe­jo la glo­ria del Se­ñor, es­ta­mos sien­do trans­for­ma­dos en la mis­ma imagen de glo­ria en glo­ria, co­mo por el Se­ñor, el Es­pí­ri­tu. 2 Co­rin­tios 3:18 ( NTV) ¿Ter­mi­nó Cris­to la obra que reali­zó

por no­so­tros? En­ton­ces no hay du­da de que ter­mi­na­rá la que rea­li­za en no­so­tros. John Fla­vel (c. 1627–1691) En­tré­ga­te a Dios sin re­ser­vas y con co­ra­zón ín­te­gro, afron­tan­do ca­da cir­cuns­tan­cia que te de­pa­re la jor­na­da co­mo al­go que pro­vie­ne de Él y que has de re­ci­bir y sor­tear. Ese es un gra­do de per­fec­ción al­can­za­ble. Wi­lliam Law (1686–1761) Los idea­les son pa­ra no­so­tros lo que las es­tre­llas pa­ra los ma­ri­nos. Nun­ca los al­can­za­mos; pe­ro nos sir­ven pa­ra tra­zar nues­tro de­rro­te­ro. Carl Schurz (1829–1906) Re­co­no­cer nues­tra de­bi­li­dad es el pri­mer pa­so pa­ra re­pa­rar nues­tra pér­di­da. To­más de Kem­pis (c. 1380–1471) Es­tá bien con­ten­tar­nos con lo que te­ne­mos, pe­ro nun­ca con lo que so­mos. Ja­mes Mac­kin­tosh (1765–1832) Hoy es siem­pre to­da­vía. An­to­nio Ma­cha­do (1875–1939) Ten­go una gran ne­ce­si­dad de Cris­to; ten­go un gran Cris­to pa­ra mi ne­ce­si­dad. Char­les Spur­geon (1834–1892) Cre­ced en la gra­cia y el co­no­ci­mien­to de nues­tro Se­ñor y Sal­va­dor Je­su­cris­to. 2 Pe­dro 3:18 No soy lo que po­dría ser ni lo que de­be­ría ser; tam­po­co soy lo que de­seo ser ni lo que as­pi­ro a ser; mas doy gra­cias a Dios por­que no soy lo que so­lía ser y por­que jun­to con el após­tol pue­do afir­mar: «Por la gra­cia de Dios soy lo que soy ». John New­ton (1725–1807) Siem­bra un pen­sa­mien­to y co­se­cha­rás una ac­ción; siem­bra una ac­ción y co­se­cha­rás un há­bi­to; siem­bra un há­bi­to y co­se­cha­rás en­te­re­za; siem­bra en­te­re­za y co­se­cha­rás un des­tino. Anó­ni­mo No es pre­ci­so pen­sar tan­to en lo que uno de­be­ría ha­cer, sino en lo que de­be­ría ser. Nues­tras obras no nos en­no­ble­cen; no­so­tros de­be­mos en­no­ble­cer­las. Maes­tro Eck­hart (c. 1260– c. 1328) So­lo ca­be pro­gre­sar cuan­do se pien­sa en gran­de, so­lo es po­si­ble avan­zar cuan­do se mi­ra le­jos. Jo­sé Or­te­ga y Gas­set (1883–1955) El cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual pue­de ser co­mo una mon­ta­ña ru­sa. Po­de­mos es­tar tran­qui­los sa­bien­do que el des­cen­so es ape­nas una pre­pa­ra­ción pa­ra la subida. Naj­man de Bres­lav (1772–1811) La li­ber­tad, pa­ra rea­li­zar­se, de­be ba­jar a la tie­rra y en­car­nar en­tre los hom­bres. No le ha­cen fal­ta alas sino raí­ces. Octavio Paz (1914–1998) Va­lor pa­ra los gran­des do­lo­res de la vi­da, y pa­cien­cia pa­ra los pe­que­ños. Y lue­go, cuan­do ha­yas rea­li­za­do la­bo­rio­sa­men­te tu obra de ca­da día, duér­me­te con se­re­ni­dad. Dios ve­la. Vic­tor Hu­go (1802–1885)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.