CUES­TIÓN DE TIEM­PO

Conectate - - TINA KAPP - Ti­na Kapp 1. Ri­chard Cur­tis, Uni­ver­sal Pic­tu­res, 2013 2. V. Lu­cas 12:13–21 Ti­na Kapp es bai­la­ri­na, pre­sen­ta­do­ra y escritora. Vi­ve en Su­dá­fri­ca, don­de di­ri­ge una em­pre­sa de en­tre­te­ni­mien­to que re­cau­da fon­dos pa­ra obras de ca­ri­dad e ini­cia­ti­vas mi­sio­ne­ras

Ima­gí­na­te por un ins­tan­te que pu­die­ras re­tro­ce­der en el tiem­po y re­vi­vir cual­quier mo­men­to que qui­sie­ras de tu vi­da. ¿Qué de­ci­sio­nes no vol­ve­rías a to­mar de la mis­ma ma­ne­ra? ¿Qué mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos que­rrías dis­fru­tar de nue­vo? ¿Con qué per­so­nas pa­sa­rías más tiem­po?

Ha­ce po­co vi una pe­lí­cu­la lla­ma­da Cues­tión de tiem­po1, en la que los hom­bres de cier­ta fa­mi­lia te­nían la fa­cul­tad de via­jar ha­cia atrás en el tiem­po pa­ra co­rre­gir sus erro­res o re­vi­vir cier­tos mo­men­tos de su vi­da. Es­toy se­gu­ra de que a ve­ces a to­dos nos gus­ta­ría te­ner esa ha­bi­li­dad. Co­rre­gi­ría­mos nues­tros erro­res, cam­bia­ría­mos de­ci­sio­nes desa­cer­ta­das y no me­te­ría­mos la pa­ta di­cien­do o ha­cien­do co­sas inopor­tu­nas. Tam­bién po­dría­mos apren­der más so­bre per­so­nas y te­mas in­tere­san­tes y ha­cer nu­me­ro­sos in­ten­tos pa­ra des­cu­brir lo que re­sul­ta y lo que no.

Por des­gra­cia, no vi­vi­mos ca­da día sino una vez, y a ve­ces ol­vi­da­mos lo in­men­sa­men­te im­por­tan­te que es ca­da jor­na­da. Per­mi­ti­mos que las di­fi­cul­ta­des y el es­trés co­ti­diano opa­quen las es­plén­di­das ben­di­cio­nes que he­mos re­ci­bi­do: ami­gos, fa­mi­lia­res, ex­pe­rien­cias y la po­si­bi­li­dad de crear re­cuer­dos que ate­so­ra­re­mos por siem­pre.

Con fre­cuen­cia, lo que va­lo­ra­mos de­pen­de de nues­tra pers­pec­ti­va. El la­go Vic­to­ria, en Ugan­da, es una enor­me y her­mo­sa ma­sa de agua dul­ce que dre­na ha­cia el río Ni­lo. En él mis fa­mi­lia­res, ami­gos y yo he­mos na­da­do, pa­sea­do en bar­co y prac­ti­ca­do el es­quí acuá­ti­co. Co­mo en Ugan­da abun­da el agua, la tie­rra es muy fér­til, y las fru­tas y ver­du­ras cre­cen es­pon­tá­nea­men­te. Unos ami­gos de Libia, don­de la ga­so­li­na cues­ta me­nos que el agua, nos con­ta­ron que en su país, en aquel en­ton­ces, si uno iba en ves­pa le lle­na­ban el de­pó­si­to gra­tis, pues esa can­ti­dad des­pre­cia­ble de com­bus­ti­ble va­lía me­nos que la tin­ta y el pa­pel del re­ci­bo. En cam­bio, el vo­lu­men de agua dul­ce del la­go Vic­to­ria los de­jó ató­ni­tos. ¡El agua pa­ra ellos era mu­cho más va­lio­sa que el pe­tró­leo!

Les in­tri­ga­ba que Ugan­da no fue­ra un país más ri­co, con una ro­bus­ta in­dus­tria de ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las. La ver­dad es que los ugan­de­ses tie­nen sus ne­ce­si­da­des sa­tis­fe­chas, y no sien­ten el me­nor in­te­rés en bus­car for­mas de in­cre­men­tar su pro­duc­ción agrí­co­la pa­ra

ex­por­tar. Ni si­quie­ra ne­ce­si­tan aco­piar ali­men­tos pa­ra un lar­go in­vierno, pues­to que go­zan to­do el año de un cli­ma tro­pi­cal.

A menudo uno no va­lo­ra lo que tie­ne siem­pre a su dis­po­si­ción o en abun­dan­cia. Pa­ra mu­chos de no­so­tros, la elec­tri­ci­dad y el agua co­rrien­te son tan co­mu­nes que nos re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar­nos si­quie­ra lo que se­ría es­tar unas ho­ras sin esos servicios, mu­cho me­nos pe­río­dos más lar­gos de tiem­po.

Es­ta re­fle­xión me lle­vó a pen­sar en el tiem­po, al­go que por lo ge­ne­ral no apre­cia­mos has­ta que se nos aca­ba. Cuan­do el tra­ba­jo o la vi­da co­ti­dia­na ocu­pan to­do nues­tro tiem­po, o cuan­do una en­fer­me­dad o un ac­ci­den­te ame­na­zan con qui­tar­nos to­tal­men­te la vi­da, por fin nos da­mos cuen­ta de lo pre­cio­so que es nues­tro tiem­po en la Tie­rra.

En la pe­lí­cu­la Cues­tión de tiem­po, el pa­dre le re­co­mien­da a su hi­jo que vi­va ca­da día dos ve­ces: la pri­me­ra, con to­das las ten­sio­nes y preo­cu­pa­cio­nes que le im­pi­den dar­se cuen­ta de lo lin­do que pue­de ser el mun­do; la se­gun­da, de­te­nién­do­se a pres­tar aten­ción y a amar a las per­so­nas que lo ro­dean y dis­fru­tar de to­do lo her­mo­so.

Ob­via­men­te no po­de­mos dar­nos el lu­jo de via­jar al pa­sa­do, pe­ro sí po­de­mos vi­vir ca­da día co­mo si hu­bié­ra­mos ele­gi­do vol­ver a vi­vir­lo pa­ra dis­fru­tar de to­das las co­sas maravillosas que nos ofre­ce.

No sé a quién se le ocu­rrió la si­guien­te ana­lo­gía, pe­ro es un buen re­cor­da­to­rio del enor­me va­lor de nues­tro tiem­po en la Tie­rra. Su­pon­ga­mos que to­dos los días te con­sig­na­ran 86.400 dó­la­res en tu cuen­ta ban­ca­ria, pe­ro con una sal­ve­dad: que no pu­die­ras aho­rrar ni un cen­ta­vo de ese di­ne­ro. To­das las no­ches el ban­co te re­ti­ra­ría el sal­do de esa can­ti­dad que no hu­bie­ras gas­ta­do en el cur­so del día.

Pues la ver­dad es que ca­da ma­ña­na nos dan 86.400 se­gun­dos, equi­va­len­tes a 1.440 mi­nu­tos o 24 ho­ras. To­das las no­ches el ban­co del tiem­po da por per­di­da cual­quier frac­ción de tiem­po que no ha­ya­mos in­ver­ti­do. No guar­da nin­gún sal­do. Tam­po­co per­mi­te so­bre­gi­ros. Ca­da día el ban­co del tiem­po te abre una nue­va cuen­ta, y ca­da no­che eli­mi­na los re­gis­tros del día. Si no apro­ve­chas la con­sig­na­ción de ese día de­bes ha­cer­te car­go de la pér­di­da.

Pue­de que pien­ses: «Más que en se­gun­dos, pre­fie­ro que me den los 86.400 en di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te». Sin em­bar­go, ¿qué va­lor ten­drá esa pla­ta si no dis­po­nes de tiem­po pa­ra dis­fru­tar­la?

Je­sús con­tó la pa­rá­bo­la del ri­co in­sen­sa­to, que al­ma­ce­nó to­dos sus bie­nes en gra­ne­ros y, una vez que se lle­na­ron, de­ci­dió cons­truir bo­de­gas aún ma­yo­res pa­ra aca­pa­rar­lo to­do. Pe­ro se dio la cir­cuns­tan­cia de que esa mis­ma no­che mu­rió: ahí to­mó con­cien­cia de que na­da po­día lle­var­se con­si­go2.

Ya lo di­jo la ma­dre Te­re­sa: «El día de ayer se es­fu­mó. Ma­ña­na aún no ha lle­ga­do. No te­ne­mos sino el día de hoy. Em­pe­ce­mos».

En­sé­ña­nos a en­ten­der la bre­ve­dad de la vi­da. Sal­mo 90:12 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.