CÓ­MO CUM­PLÍ MI SUE­ÑO

Conectate - - CHALSEY DOOLEY - Chal­sey Doo­ley Chal­sey Doo­ley vi­ve en Aus­tra­lia. Es­cri­be tex­tos mo­ti­va­cio­na­les pa­ra ni­ños y edu­ca­do­res y se de­di­ca de lleno a la for­ma­ción de sus hi­jos. Es­te es su si­tio web: http:// www. nur­tu­re- ins­pi­re -teach. com.

Cuan­do em­pe­cé a tra­zar­me me­tas ha­ce cin­co años, ca­si me pa­re­cían inal­can­za­bles. Sin em­bar­go, in­vo­qué la pro­me­sa: «Dios ha­rá que es­to su­ce­da, por­que Aquel que los lla­ma es fiel» 1. Con Su ayu­da, pues, me abo­qué a ello. Mi plan era re­dac­tar y crear mi­les de pá­gi­nas de tex­tos de bue­na ca­li­dad pa­ra pro­mo­ver la fe en los ni­ños.

Es­tos eran los obs­tácu­los que afron­ta­ba:

Cui­da­ba to­do el día a mis hi­jos pe­que­ños, que tie­nen ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, por lo que ca­si no dis­po­nía de tiem­po pa­ra mí. Fal­ta de for­ma­ción pro­fe­sio­nal. No vi­vía cer­ca de ami­gos o fa­mi­lia­res que pu­die­ran ayu­dar­me. Al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes de sa­lud. Es­ca­sez de re­cur­sos.

Por otra par­te, te­nía al­gu­nas co­sas a mi fa­vor:

Equi­po: compu­tado­ra por­tá­til y co­ne­xión a In­ter­net, dic­tá­fono y cá­ma­ra. El alien­to de mi ma­ri­do. Ni­ños con un an­sia vo­raz de que les lea to­dos los días re­la­tos nue­vos. Ami­gos a dis­tan­cia que apo­ya­ron mi plan y co­la­bo­ra­ron to­do lo que pu­die­ron con las ta­reas de re­dac­ción, co­rrec­ción, ilus­tra­ción y fo­to­gra­fía.

Se me ocu­rrie­ron los si­guien­tes prin­ci­pios de tra­ba­jo:

Ora­ción y más ora­ción, y re­ca­bar el apo­yo que me pue­dan pres­tar otros en ora­ción. (Cuan­do oro, se pal­pan los efec­tos. Cuan­do no oro, y me ima­gino que los pro­gre­sos ven­drán es­pon­tá­nea­men­te, to­do se de­tie­ne.) En cier­ta oca­sión, Tho­mas Edi­son atri­bu­yó su éxi­to al he­cho de «no mi­rar el re­loj». Siem­pre que ten­go unos mo­men­tos li­bres — aun­que sean unos mi­nu­ti­tos—, me lan­zo a tra­ba­jar. No im­por­ta si es de día o de no­che, ni en qué hu­mor me en­cuen­tre. Vi­sua­li­zar la me­ta y te­ner el con­ven­ci­mien­to de que es po­si­ble al­can­zar­la. Apren­der so­bre la mar­cha, te­nien­do en cuen­ta las ob­ser­va­cio­nes, in­quie­tu­des e in­di­ca­cio­nes de ni­ños, re­vi­so­res, pro­fe­sio­na­les, vie­jos ami­gos e in­clu­so de gen­te que nun­ca he co­no­ci­do en per­so­na y con la que ten­go con­tac­to por In­ter­net. Con­cen­tra­ción. Op­ti­mis­mo y sa­tis­fac­ción con lo que ha­go, y el de­seo de des­cu­brir las opor­tu­ni­da­des que en­cie­rra ca­da día. No ha­cer pla­nes muy rí­gi­dos, ya que tien­den a frus­trar­se; de­jar más bien que Je­sús me guíe pa­so a pa­so.

Re­sul­ta­do:

Más de 1.200 ar­chi­vos ter­mi­na­dos —mi­les de pá­gi­nas— de li­bros pa­ra to­das las eda­des, cuen­tos ilus­tra­dos, ma­te­rial di­dác­ti­co, etc. que ya es­tán en mi si­tio web. Mi sue­ño de po­ner a dis­po­si­ción de quien lo ne­ce­si­te to­do un cau­dal de in­for­ma­ción es­ti­mu­lan­te y mo­ti­va­do­res re­cur­sos edu­ca­ti­vos se ha he­cho reali­dad, y ca­da día voy aña­dien­do más.

Les Brown (n. 1945)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.