A NUES­TROS AMI­GOS Dios ha­ce una fies­ta

Conectate - - NEWS -

No re­cuer­do ha­ber­me to­pa­do an­tes con es­te ver­sícu­lo. Por lo me­nos no me ha­bía lla­ma­do la aten­ción co­mo es­ta vez. Qui­zá se de­ba a que el li­bro del pro­fe­ta So­fo­nías es uno de los me­nos co­no­ci­dos y ci­ta­dos de la Bi­blia. «El Se­ñor tu Dios es­tá en me­dio de ti: ¡Es po­de­ro­so; Él sal­va­rá! Con ale­gría se re­go­ci­ja­rá por cau­sa de ti. Te re­no­va­rá en Su amor; por cau­sa de ti se re­go­ci­ja­rá con cán­ti­cos» 1.

El Dios del uni­ver­so me ama tan­to y se ale­gra tan­to de com­par­tir Su vi­da con­mi­go que no pue­de evi­tar or­ga­ni­zar una fies­ta y po­ner­se a can­tar pa­ra anun­ciar­lo a los cua­tro vien­tos. Uno se ani­ma de so­lo pen­sar­lo. Da alas, so­bre to­do si uno ha li­dia­do con esa sen­sa­ción de le­ja­nía, de que Dios es un ser ajeno y dis­tan­te.

Je­sús di­jo que el man­da­mien­to que pri­ma so­bre to­dos los de­más es «ama­rás al Se­ñor tu Dios con to­do tu co­ra­zón, y con to­da tu al­ma, y con to­da tu men­te» 2. Así y to­do, es com­pli­ca­do amar a al­guien a quien no se co­no­ce. En mi ca­so par­ti­cu­lar, creo que no co­noz­co a Je­sús tan bien co­mo qui­sie­ra.

To­dos te­ne­mos fa­mi­lia­res y ami­gos, gen­te a la que co­no­ce­mos bien. Lue­go hay per­so­nas con las que pa­sa­mos mu­chas ho­ras y que co­no­ce­mos, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te por elec­ción, sino por­que son com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, del co­le­gio o de don­de sea. Hay tam­bién gen­te a la que co­no­ce­mos más o me­nos, con la que te­ne­mos en­cuen­tros es­po­rá­di­cos o ca­sua­les, cu­yo nom­bre mu­chas ve­ces se nos ol­vi­da. Y hay otros a los que pro­ba­ble­men­te no co­no­ce­re­mos nun­ca en per­so­na, pe­ro lee­mos no­ti­cias acer­ca de ellos o los se­gui­mos en las re­des so­cia­les. La pre­gun­ta es: en­tre to­das esas re­la­cio­nes, ¿dón­de ubi­ca­ría­mos a Je­sús?

Huel­ga de­cir que Dios es tan ex­ten­so y com­ple­jo que no hay ser hu­mano que pue­da lle­gar a en­ten­der­lo ple­na­men­te. No obs­tan­te, la vi­da es una bús­que­da con­ti­nua de Él3 con mi­ras a co­no­cer­lo me­jor y go­zar de Su com­pa­ñía. Así lo ex­pre­só el após­tol Pa­blo: «To­do lo de­más no va­le na­da cuan­do se le com­pa­ra con el in­fi­ni­to va­lor de co­no­cer a Cris­to Je­sús, mi Se­ñor » 4.

Ten­ga­mos más con­vi­ven­cia con Je­sús. Así lo co­no­ce­re­mos me­jor.

Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

1. So­fo­nías 3:17 ( RVA 2015) 2. Ma­teo 22: 37

3. V. Je­re­mías 29:13 4. Fi­li­pen­ses 3: 8 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.