UN EN­CUEN­TRO AMISTOSO

Conectate - - NEWS - John Ran­dall es pas­tor lai­co, ar­te­sano de la ma­de­ra y es­cri­tor. Ac­tual­men­te vi­ve en el sur de Ca­li­for­nia ( EE. UU.). John Ran­dall

Ca­da ma­ña­na sin fal­ta sa­co a pa­sear a mi ca­ni­che ne­gra, una ac­ti­vi­dad que pa­ra ella es de má­xi­ma im­por­tan­cia. Así co­mien­za mi jor­na­da. Se­gui­mos siem­pre la mis­ma ru­ta, que nos to­ma unos diez mi­nu­tos de prin­ci­pio a fin.

Una cá­li­da ma­ña­na de ju­lio, cuan­do nos dis­po­nía­mos a sa­lir, me acor­dé de que se ha­bían aca­ba­do las na­ran­jas. De­ci­dí, pues, apar­tar­me de nues­tra ru­ta ha­bi­tual y di­ri­gir­me más bien a la her­mo­sa mi­sión de las Car­me­li­tas, que se en­cuen­tra en un lu­gar re­la­ti­va­men­te apar­ta­do, so­bre una loma. La mi­sión ven­de na­ran­jas a un par de dólares la bol­sa.

Mien­tras subía­mos por el lar­go y si­nuo­so sendero que se abre pa­so en me­dio de her­mo­sos na­ran­ja­les, me lla­mó la aten­ción un car­tel con le­tras ya un po­co bo­rro­sas que pro­cla­ma­ba: «La ora­ción no es otra co­sa que una re­la­ción de amis­tad con Dios. Teresa de Ávi­la ».

Di mi amén a esa fra­se y com­pré mi bol­sa de na­ran­jas.

Po­co des­pués, ha­bien­do da­do de co­mer a la pe­rri­ta y pre­pa­ra­do mi ju­go de na­ran­ja, es­ta­ba lis­to pa­ra mis de­vo­cio­nes ma­tu­ti­nas. Abrí mi de­vo­cio­na­rio al azar, y mis ojos se po­sa­ron so­bre el tí­tu­lo de un ca­pí­tu­lo que de­cía: «Es­cu­char a Dios en ora­ción es si­nó­ni­mo de amis­tad con Él». Ca­ram­ba, eso sí que cap­tó mi aten­ción.

¿Coin­ci­den­cia? No lo creo. Co­noz­co ya ha­ce tiem­po a Dios y sé dis­tin­guir cuan­do me quie­re de­cir al­go. Fue Él quien me hi­zo no­tar el car­tel de la mi­sión, pues guar­da­ba re­la­ción con el men­sa­je que me que­ría trans­mi­tir aquel día.

No es que el Se­ñor es­co­gie­ra ese día en par­ti­cu­lar, de la na­da, pa­ra em­pe­zar de pron­to a ha­blar­me, así por­que sí, del te­ma. An­tes bien, co­mo sue­le ocu­rrir, úl­ti­ma­men­te me ha­bía ve­ni­do dan­do in­di­cios, le­ves im­pre­sio­nes, a raíz de cier­tos in­ci­den­tes. Ese día sim­ple­men­te afi­nó un po­co más el men­sa­je, hi­zo que cris­ta­li­za­ra.

¿Qué ti­po de co­sas he apren­di­do en mi an­da­du­ra con Dios? En­tre otras, que ese pro­fun­do an­he­lo que to­dos sen­ti­mos, esa sen­sa­ción de so­le­dad que en par­te re­me­dia­mos con com­pa­ñe­ris­mo te­rre­nal, so­lo se sa­tis­fa­ce ple­na­men­te con una re­la­ción de amis­tad con Dios.

La amis­tad es iden­ti­fi­car­se con al­guien en pen­sa­mien­to y es­pí­ri­tu. Por eso, cuan­do cul­ti­va­mos una re­la­ción in­ter­ac­ti­va con el Se­ñor, en la que lo es­cu­cha­mos y co­mul­ga­mos con Él, nos vol­ve­mos ver­da­de­ros ami­gos Su­yos.

Po­de­mos op­tar por ser hi­jos de Dios y, sin em­bar­go, vi­vir muy le­jos de Él en nues­tro co­ra­zón. Por otra par­te, po­de­mos op­tar por cul­ti­var una es­tre­cha re­la­ción con Él, en la que se­pa­mos lo que pien­sa, cree, obra y con­si­de­ra im­por­tan­te. En ese es­pa­cio de in­ti­mi­dad des­cu­bri­mos ade­más lo cer­ca de no­so­tros que Él quie­re es­tar. The­re­sa Ded­mon

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.