EL HO­RA­RIO DE ATEN­CIÓN DE dios 24/7/365

Conectate - - NEWS - 1. V. Ma­teo 28: 20 2. V. 2 Co­rin­tios 1:10 3. V. 1 Juan 3: 22 Ch­ris Miz­rany Ch­ris Miz­rany es di­se­ña­dor de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo (Su­dá­fri­ca).

Si al­gu­na vez te ha pa­sa­do lo que a mí —lle­gar a una tien­da y des­cu­brir que leís­te mal el le­tre­ro con el ho­ra­rio de aten­ción, y que­dar­te mi­ran­do las puer­tas ce­rra­das con ca­ra de has­tío—, lo si­guien­te es pa­ra ti.

No sue­lo re­ci­bir re­ve­la­cio­nes sú­bi­tas, lo que lla­man epi­fa­nías; pe­ro en ese mo­men­to, mien­tras tra­ta­ba de en­ten­der có­mo ha­bía erra­do la ho­ra de cie­rre en 60 mi­nu­tos —y al mis­mo tiem­po me jus­ti­fi­ca­ba men­tal­men­te—, se me ocu­rrió una idea.

¿Có­mo se­ría si Dios tu­vie­ra ho­ra­rio de aten­ción? ¿Qué pa­sa­ría si de­ci­die­ra ce­rrar más tem­prano, sim­ple­men­te por­que pue­de ha­cer­lo? ¿Te lo ima­gi­nas?

«Lo sien­to, he sa­li­do de la ofi­ci­na. Aten­de­ré tu re­que­ri­mien­to cuan­do vuel­va ».

«El nú­me­ro que mar­cas­te no es­tá dis­po­ni­ble en es­te mo­men­to. Por fa­vor, in­tén­ta­lo más tar­de».

O has­ta el re­la­mi­do: «Por fa­vor, mar­ca 1 pa­ra agen­dar una con­sul­ta ».

Pue­de que la ima­gen men­tal de Dios re­la­ján­do­se en al­gún cen­tro re­crea­ti­vo ce­les­tial nos cau­se ri­sa; no obs­tan­te, es al­go que in­vi­ta a re­fle­xio­nar se­ria­men­te. Mien­tras pen­sa­ba en eso me pre­gun­té: ¿Po­dría arre­glár­me­las sin Dios un día en­te­ro, o par­te de él? No me lle­vó mu­cho tiem­po dar­me cuen­ta de que era me­jor no in­ten­tar­lo si­quie­ra.

Lo ma­ra­vi­llo­so de Dios Pa­dre, Je­sús, el Hi­jo, y el Es­pí­ri­tu San­to es que to­dos los que cree­mos en la Tri­ni­dad te­ne­mos ac­ce­so per­ma­nen­te, los 365 días del año, a to­da Su ayu­da, po­der, sa­bi­du­ría y amor. Nun­ca nos en­con­tra­mos con el pro­ver­bial le­tre­ro «Vuel­vo en 10 mi­nu­tos» col­ga­do en la puer­ta de Dios. Je­sús nun­ca re­cha­za nues­tros lla­ma­dos, y el Es­pí­ri­tu San­to ja­más di­ce: «Te con­tes­to ma­ña­na».

De he­cho, el le­tre­ro de aten­ción al pú­bli­co de Dios re­za­ría:

« Aquí es­toy pa­ra aten­der­te siem­pre. Aun­que to­das las de­más puer­tas se te cie­rren, Yo no me voy a nin­gu­na par­te» 1.

«¿Re­cuer­das aque­lla vez que es­ta­bas de­ses­pe­ra­do y te res­ca­té? Pues pue­do vol­ver a ha­cer­lo. Sim­ple­men­te con­fía en Mí» 2.

«Si te ad­hie­res a Mis re­glas pue­des te­ner lo que quie­ras, siem­pre que sea bueno pa­ra ti» 3.

Por eso, no ten­ga­mos a Dios co­mo un úl­ti­mo re­me­dio, al que re­cu­rri­mos so­la­men­te cuan­do lo de siem­pre no da re­sul­ta­do. Vi­si­té­mos­lo a pri­me­ra ho­ra del día, an­tes de acos­tar­nos y a to­da ho­ra. En cual­quier mo­men­to, to­dos los días, Su puer­ta es­tá abier­ta.

Lo prin­ci­pal que he apren­di­do es a con­fiar en Dios en to­da cir­cuns­tan­cia. Mu­chas ve­ces nos to­pa­mos con di­fi­cul­ta­des y pa­re­cie­ra que se­guir Su plan no tie­ne sen­ti­do al­guno. Pe­ro Él siem­pre es due­ño de la si­tua­ción, y nun­ca nos aban­do­na. Ally­son Fe­lix (n. 1985) Ha­ce un par de años que lle­vo di­cien­do que hay que sa­car a Dios de la ca­ja del do­min­go por la ma­ña­na, que Él no quie­re es­tar con no­so­tros ape­nas una o dos ho­ras en la ma­ña­na del do­min­go y lue­go que­dar­se en­ce­rra­do otra vez en Su ca­ji­ta has­ta que vi­va­mos una si­tua­ción de apu­ro. Lo que Él quie­re es in­va­dir tus lu­nes, mar­tes, miér­co­les, jue­ves, vier­nes, sá­ba­dos y do­min­gos. Joy­ce Me­yer (n. 1943)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.