El don de la CA­REN­CIA

Conectate - - NEWS - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

El año pa­sa­do fue du­ro. No te­rri­ble, pe­ro es­tu­vo pla­ga­do de con­tra­tiem­pos. Nues­tra fa­mi­lia de­bió ha­cer fren­te a una se­rie de di­fi­cul­ta­des la­bo­ra­les, eco­nó­mi­cas y de sa­lud. Ten­go la es­pe­ran­za de que es­te año las co­sas me­jo­ren en esos as­pec­tos. Con to­do, qui­sie­ra con­tar lo que Dios me es­tá en­se­ñan­do en es­tos mo­men­tos, por­que esos re­tos me han re­por­ta­do al­gu­nos be­ne­fi­cios asom­bro­sos.

Un día en par­ti­cu­lar me sen­tía exas­pe­ra­da y des­co­ra­zo­na­da por­que una vez más an­dá­ba­mos apre­ta­dos de di­ne­ro. Su­ma­do a eso, es­ta­ba ago­ta­dí­si­ma. Sen­tía que lo es­ta­ba dan­do to­do y que aun así eso era in­su­fi­cien­te.

Abrí mi Bi­blia en el Pa­dre­nues­tro: «El pan nues­tro de ca­da día, dá­nos­lo hoy » 1. Es un cua­dro de de­pen­den­cia, de acu­dir a Dios ca­da día pa­ra que sa­tis­fa­ga nues­tras ne­ce­si­da­des co­ti­dia­nas. No se tra­ta­ba de an­dar co­rrien­do co­mo una lo­ca tra­tan­do de ha­cer­lo to­do, sino de con­fiar en que Dios nos da­ría lo su­fi­cien­te. Ca­da día.

¿No re­sul­ta em­ba­ra­zo­so de­pen­der tan­to de Dios? ¿No da a en­ten­der que no es­ta­mos ha­cien­do bien las co­sas? ¿O que so­mos pe­re­zo­sos e in­ca­pa­ces de sa­lir ade­lan­te? He te­ni­do que cam­biar mi ac­ti­tud an­te las es­tre­che­ces y la fal­ta de re­cur­sos, pa­ra lle­gar a com­pren­der lo que Dios lle­va un tiem­po tra­tan­do de en­se­ñar­me. La ca­ren­cia es una opor­tu­ni­dad de acer­car­me a Dios, de apren­der a con­fiar en Su bon­dad y no en mis ha­bi­li­da­des.

Es­to es vá­li­do no so­la­men­te pa­ra la fal­ta de pla­ta. ¿Qué hay, por ejem­plo, de la so­le­dad, o la dis­ca­pa­ci­dad, o cual­quier co­sa que me ha­ga sen­tir­me va­cía? Me di cuen­ta de que cuan­do me sien­to así o me pa­re­ce que me fal­ta al­go, mi pri­me­ra reac­ción es tra­tar de lle­nar ese es­pa­cio pa­ra sen­tir­me me­jor, ya sea con ami­gos, ba­na­li­da­des, en­tre­te­ni­mien­to, lo­gros o pro­duc­ti­vi­dad. Aho­ra mis­mo, sin em­bar­go, me en­cuen­tro en una si­tua­ción en la que me veo obli­ga­da a ana­li­zar qué es­tá ocu­rrien­do en mi co­ra­zón y en mi vi­da. Es­toy lle­gan­do a la raíz de al­gu­nos de mis mie­dos y otras in­quie­tu­des, y agra­dez­co la opor­tu­ni­dad de cre­cer es­pi­ri­tual­men­te, sin dis­trac­cio­nes.

Hay es­ta­cio­nes de la vi­da en que bro­ta­mos y flo­re­ce­mos; hay otras en que nues­tras ra­mas se des­nu­dan, y nos ve­mos for­za­dos a echar raí­ces más pro­fun­das pa­ra so­bre­vi­vir al in­vierno. Pe­ro tras él siem­pre vie­ne la pri­ma­ve­ra. Si es­tás pa­san­do por una tem­po­ra­da de ca­ren­cia, tal vez Dios quie­re va­ler­se de ella pa­ra ma­ni­fes­tar­te Su bon­dad. Qui­zá quie­re ha­cer­te pa­ten­te Su fi­de­li­dad y lo be­llo que es de­pen­der de Él. Él es tu buen pas­tor —y el mío—, y ve­la­rá por no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.