Un INES­PE­RA­DO RE­GA­LO DE CUM­PLEA­ÑOS

Conectate - - CONECTATE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne

Un buen ami­go me con­tó al­go que le su­ce­dió en su cum­plea­ños. Su au­to es­ta­ba en el ta­ller, así que se pa­só to­do el día con­du­cien­do el vehícu­lo de otra persona a la que lle­vó de ex­cur­sión. Co­mo te­nía pen­sa­do re­co­ger su au­to al ter­mi­nar aquel ex­ten­so pa­seo, por­ta­ba una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro para pa­gar las re­pa­ra­cio­nes.

Sin em­bar­go, cuan­do fue a re­co­ger el au­to des­cu­brió que el so­bre que con­te­nía el di­ne­ro para los arre­glos no es­ta­ba en la bol­sa don­de lo ha­bía guar­da­do cui­da­do­sa­men­te. En­se­gui­da lla­mó a la due­ña del vehícu­lo que él ha­bía con­du­ci­do para ver si por ca­sua­li­dad el so­bre se ha­bía sa­li­do de la bol­sa y ha­bía que­da­do en el interior del au­to­mó­vil.

—No, lo la­men­to mu­cho. No lo veo —fue la res­pues­ta.

Mi ami­go me con­tó que la te­rri­ble desa­zón que sin­tió, com­bi­na­da con el ago­ta­mien­to des­pués de un lar­go día al vo­lan­te, fue­ron de­ma­sia­do para él. No ha­bía na­da que ha­cer sal­vo acu­dir al Se­ñor y ro­gar­le que el di­ne­ro le fue­ra de­vuel­to de al­gu­na for­ma. Eso sí, las po­si­bi­li­da­des eran muy re­mo­tas co­mo para abri­gar es­pe­ran­zas.

Es­ta­ba acon­go­ja­do y con una agu­da mi­gra­ña. Su cum­plea­ños ha­bía re­sul­ta­do ser un desas­tre. Ase­dia­do por la ja­que­ca, las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas y en­ci­ma el sen­ti­mien­to de cul­pa por ha­ber per­mi­ti­do que se per­die­ra el di­ne­ro, es­tu­vo va­rias ho­ras tra­tan­do de es­cla­re­cer lo su­ce­di­do. Por fin op­tó por de­jar to­do el asun­to en ma­nos del Se­ñor y con­fiar en Él.

Al día si­guien­te fue a tra­ba­jar con una sen­sa­ción de paz, se­gu­ro de que el Se­ñor ha­ría que to­do sa­lie­ra bien. No con­ta­ba con ver de nue­vo el di­ne­ro; sim­ple­men­te te­nía el con­ven­ci­mien­to de que el Se­ñor se en­car­ga­ría de to­do.

A media ma­ña­na lo lla­ma­ron por te­lé­fono. Era la se­ño­ra para la que ha­bía tra­ba­ja­do de cho­fer el día an­te­rior. Le di­jo:

—En­con­tra­mos el so­bre con el di­ne­ro cuan­do vol­vi­mos a mi­rar en el interior del au­to. Lo te­ne­mos aquí bien guar­da­di­to para us­ted.

¡Qué ali­vio y qué buen mo­ti­vo para ala­bar a Dios! Mi ami­go se ale­gró en el al­ma de ha­ber op­ta­do por en­co­men­dár­se­lo to­do a Él.

Po­dría ha­ber ce­di­do a la de­ses­pe­ra­ción o la an­sie­dad. No obs­tan­te, de­ci­dió ala­bar a Dios fue­ran cua­les fue­ran las cir­cuns­tan­cias, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que Él hi­cie­ra o de­ja­ra de ha­cer por él. Por bien o mal que le pa­re­cie­ra que Dios se es­ta­ba por­tan­do con él, lo im­por­tan­te es que pu­so su con­fian­za en Je­sús. Se con­ven­ció de que siem­pre po­día con­fiar en el amor de Dios, por mu­chas di­fi­cul­ta­des o pér­di­das que su­frie­ra, por­que Je­sús lo ha­bía da­do to­do por él, has­ta Su vi­da.

Ser se­gui­do­res de Je­sús no nos ga­ran­ti­za que to­do nos va­ya a sa­lir siem­pre a pe­dir de bo­ca. Aun así, una vez que he­mos he­cho lo que es­tá den­tro de nues­tras po­si­bi­li­da­des, po­de­mos de­jar el res­to en Sus ma­nos, para que Él ha­ga lo que sa­be que es me­jor. Si per­de­mos o nos qui­tan al­go, Dios siem­pre pro­vee­rá, o nos reorien­ta­rá, o nos in­di­ca­rá có­mo po­de­mos pres­cin­dir de aque­llo que con­si­de­rá­ba­mos necesario. Pa­se lo que pa­se de­be­mos con­fiar en que Él nun­ca fa­lla, sino que se las in­ge­nia para que to­do re­dun­de en nues­tro bien.

Ha­ce fal­ta fe para so­por­tar las épo­cas de di­fi­cul­ta­des y pér­di­das. Cuan­do nos es­for­za­mos por dar gra­cias en to­da cir­cuns­tan­cia, es­ta­mos en me­jo­res con­di­cio­nes de con­fiar en que Dios pro­vee­rá lo que Él con­si­de­re me­jor para no­so­tros.

En su cum­plea­ños mi ami­go re­ci­bió al­go muy va­lio­so de par­te de Je­sús: el re­ga­lo de una fe ro­bus­te­ci­da, la cer­te­za de que en to­da si­tua­ción pue­de con­fiar en Él. Es un re­ga­lo que le du­ra­rá para siem­pre.

La preo­cu­pa­ción es cie­ga e in­ca­paz de dis­cer­nir el futuro. Je­sús, en cam­bio, ve el fi­nal desde el prin­ci­pio. Para ca­da di­fi­cul­tad ha dis­pues­to una ma­ne­ra de pro­por­cio­nar­nos ali­vio. Ellen Whi­te (1827–1915)

Ora y de­ja que Dios se preo­cu­pe. Mar­tín Lu­te­ro (1483–1546)

La fe es una con­fian­za ra­cio­nal, una con­fian­za que exa­mi­na re­fle­xi­va y se­re­na­men­te la fia­bi­li­dad de Dios. John Stott (1921–2011)

Cuan­do nos preo­cu­pa­mos es por­que no con­fia­mos del to­do en que la gran­de­za, el poder y el amor de Dios son más que su­fi­cien­tes para re­sol­ver lo que acon­te­ce en nues­tra vi­da. Fran­cis Chan (n. 1967)

Fía­te del Se­ñor de to­do tu co­ra­zón, y no te apo­yes en tu pro­pia pru­den­cia. Re­co­nó­ce­lo en to­dos tus ca­mi­nos, y Él en­de­re­za­rá tus ve­re­das. Pro­ver­bios 3:5,6

Con­fíen en el Se­ñor para siem­pre, por­que el Se­ñor es una ro­ca eter­na. Isaías 26:4 ( NVI)

Di­ré yo al Se­ñor: «Es­pe­ran­za mía, y cas­ti­llo mío; mi Dios, en quien con­fia­ré». Sal­mo 91:2

Ben­di­tos son los que con­fían en el Se­ñor y han he­cho que el Se­ñor sea su es­pe­ran­za y con­fian­za. Je­re­mías 17:7 ( NTV)

En­tre­ga al Se­ñor to­do lo que ha­ces; con­fía en Él, y Él te ayu­da­rá. Sal­mo 37:5 ( NTV)

Oh pue­blo mío, con­fía en Dios en to­do mo­men­to; di­le lo que hay en tu co­ra­zón, por­que Él es nues­tro re­fu­gio. Sal­mo 62:8 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.