POR QUÉ SON AZU­LES LAS SANDÍAS

Conectate - - CONECTATE - Jes­sie Ri­chards Jes­sie Ri­chards for­mó par­te del equi­po de re­dac­ción y pro­duc­ción de la re­vis­ta Co­néc­ta­te en­tre el 2001 y el 2012. Es au­to­ra de di­ver­sos ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta y ade­más ha es­cri­to y re­vi­sa­do tex­tos para otras pu­bli­ca­cio­nes y pá

Desde que era ni­ña me cues­ta con­ci­liar y man­te­ner el sue­ño. En los úl­ti­mos años, tras apren­der va­rios tru­cos, he lo­gra­do re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te mi in­som­nio. Sin em­bar­go, en pro­me­dio tar­do en­tre 20 y 90 mi­nu­tos en que­dar­me dor­mi­da en la no­che. Por lo ge­ne­ral no se de­be a que ha­ya to­ma­do ca­fé por la tar­de o a que no ha­ya he­cho su­fi­cien­te ejer­ci­cio.

Mi men­te tien­de a di­va­gar y se nie­ga ro­tun­da­men­te a des­can­sar y dor­mir. Siem­pre es así. Tie­ne el há­bi­to de su­bir las re­vo­lu­cio­nes y po­ner­se a pla­ni­fi­car o fi­lo­so­far so­bre cual­quier co­sa cuan­do de­bie­ra más bien ren­dir­se al sue­ño.

Cuan­do me acues­to, sa­bien­do que no pue­do obli­gar­me a de­jar la men­te en blan­co, pro­cu­ro pen­sar en co­sas agra­da­bles y no es­tre­san­tes. Cuan­to más di­so­cia­dos de la vi­da real es­tén mis pen­sa­mien­tos, me­jor. Al ca­bo de un ra­to los pen­sa­mien­tos fe­bri­les dan pa­so a otros me­nos agi­ta­dos, y es­tos a su vez a otros en­tre­te­ni­dos. Fi­nal­men­te lle­ga el an­sia­do mo­men­to en que me em­pie­zan a ve­nir ideas com­ple­ta­men­te ab­sur­das.

El diá­lo­go que ten­go con­mi­go mis­ma sue­le dis­cu­rrir así: «Ma­ña­na tem­prano de­bo con­tes­tar a Cris­ti­na… No, es­ta no es ho­ra de re­pa­sar los asun­tos que ten­go pen­dien­tes… Fas­ci­nan­te la char­la que es­cu­ché el otro día… No, así tam­po­co me voy a re­la­jar. Es de­ma­sia­do in­tere­san­te… Eh, es­te fin de se­ma­na voy a ce­nar con un ami­go… Y por eso son azu­les las sandías». En ese ins­tan­te son­río agra­de­ci­da, sa­bien­do que en cues­tión de se­gun­dos es­ta­ré apa­ci­ble­men­te dor­mi­da.

Es una de esas cir­cuns­tan­cias en que una apa­ren­te equi­vo­ca­ción o al­go que sue­na dis­pa­ra­ta­do alla­na el ca­mino para al­go bueno. En el ca­so de mi in­som­nio, lo bueno — o sea, el sue­ño— no vie­ne a pe­sar de los pen­sa­mien­tos ex­tra­ños e in­cohe­ren­tes, sino que lo alea­to­rio y lo ri­dícu­lo pre­sa­gian lo ar­mo­nio­so.

Eso me lle­va a pre­gun­tar­me si hay otros casos en que se dan si­tua­cio­nes pa­re­ci­das, qui­zás in­clu­so sin que ten­ga yo con­cien­cia de que si­guen una mis­ma pau­ta.

To­dos nos en­te­ra­mos de vez en cuan­do de al­gu­na si­tua­ción ex­tra­ña o es­tram­bó­ti­ca que de­ri­vó en al­go her­mo­so a gran es­ca­la. Por ejem­plo, al­guien que co­no­ce al amor de su

vi­da mien­tras es­tá va­ra­do en un ae­ro­puer­to a cau­sa de al­gún fe­nó­meno climático. Por otra par­te hay es­ce­na­rios me­nos dra­má­ti­cos, más co­ti­dia­nos, co­mo cuan­do per­dí al­go de po­co va­lor y bus­cán­do­lo en­con­tré otro ob­je­to per­di­do me­ses an­tes que te­nía mu­cha más im­por­tan­cia para mí.

Ha­ce tiem­po que apren­dí que se pue­de des­cu­brir al­go bueno en to­da si­tua­ción, a pe­sar de lo ma­lo; que pa­se lo que pa­se Dios pue­de arre­glar­lo to­do, o por lo me­nos me­jo­rar­lo. Al mis­mo tiem­po, sin em­bar­go, me da­ba la impresión de que el pro­ce­so para lle­gar a lo bueno era feo y des­agra­da­ble y que no lo dis­fru­ta­ría.

Aho­ra, en cam­bio, abri­go cier­ta ex­pec­ta­ción e ilu­sión mien­tras pa­so por lo feo y lo des­agra­da­ble. Es­toy apren­dien­do a zam­bu­llir­me en lo mo­les­to y enojo­so con la ac­ti­tud de que es po­si­ble que con­duz­ca a al­go ma­ra­vi­llo­so. No siem­pre es así, pe­ro ten­go más ener­gía po­si­ti­va y me di­vier­to más si con­ser­vo el op­ti­mis­mo en vez de te­mer­me lo peor. Cuan­do pro­cu­ro bus­car la fa­ce­ta po­si­ti­va no so­lo tras su­pe­rar la ne­ga­ti­va sino en me­dio de ella, com­prue­bo que a ve­ces am­bas es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das, y lo des­fa­vo­ra­ble ayu­da a ges­tar lo fa­vo­ra­ble.

No es so­lo cues­tión de ala­bar a Dios pa­se lo que pa­se, sin im­por­tar lo te­rri­ble que sea la si­tua­ción. He lle­ga­do al pun­to en que me ale­gro cuan­do las co­sas es­tán tem­ble­ques, pues nun­ca se sa­be. Pue­de que sea una de esas oca­sio­nes en que lo sui ge­ne­ris y lo bueno es­tán alia­dos. Pue­de ser uno de esos casos en que las sandías son azu­les.

To­das las no­ches, cuan­do me vie­ne a la ca­be­za el tan an­sia­do pen­sa­mien­to dis­pa­ra­ta­do, re­cuer­do que es más que po­si­ble que lo anor­mal sea la an­te­sa­la de lo her­mo­so. Me ocu­rre prác­ti­ca­men­te to­das las no­ches. Y aho­ra me ha­ce son­reír con ma­yor mo­ti­vo to­da­vía.

No de­be­ría­mos te­ner mie­do de de­jar­nos lle­var de la fan­ta­sía, esa in­sis­ten­te idea de que la vi­da pue­de ser má­gi­ca. En efec­to, pue­de ser ex­tra­or­di­na­ria si nos ani­ma­mos a to­mar al­gu­nos ries­gos. Do­nald Mi­ller (n. 1971) Yo siem­pre alien­to a las per­so­nas ase­gu­rán­do­les que Dios tie­ne un plan para su vi­da y Él nun­ca se equi­vo­ca, aun­que a ve­ces pa­rez­ca que no nos pres­ta aten­ción o no nos es­tá es­cu­chan­do. Nick Vu­ji­cic (n. 1982) Me en­se­ña­ron a creer que Dios tie­ne un de­sig­nio para ca­da ser hu­mano y que aun las cir­cuns­tan­cias que pa­re­cen ser aza­ro­sos ca­pri­chos del des­tino es­tán to­dos li­ga­dos a ese de­sig­nio. Ronald Rea­gan (1911–2004)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.