UN HÉ­ROE ATÍ­PI­CO

Conectate - - CONECTATE - El­sa Si­chrovsky El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

Cuan­do yo era una chi­qui­lla idea­lis­ta de ca­tor­ce años leí un li­bro so­bre Da­vid Brai­nerd. Me gus­ta­ba mu­cho leer historias de mi­sio­ne­ros co­mo Da­vid Li­vings­to­ne, C. T. Studd y Amy Car­mi­chael. Pa­re­cía que ellos no ha­bían te­ni­do pro­ble­mas para lo­grar con­ver­sos de­vo­tos que jus­ti­fi­ca­ran vi­si­ble­men­te to­dos sus sa­cri­fi­cios. La vi­da de Brai­nerd, en cam­bio, tu­vo un trá­gi­co co­mien­zo. Re­cuer­do muy cla­ra­men­te la edad a la que leí su bio­gra­fía por­que es la edad que te­nía él cuan­do que­dó huér­fano. Yo to­da­vía te­nía a mis pa­dres y mu­chos años por de­lan­te para dis­fru­tar de su com­pa­ñía.

Me im­pac­tó so­bre­ma­ne­ra la pro­fun­di­dad de su su­fri­mien­to. Aun así, sus dia­rios y ora­cio­nes se ca­rac­te­ri­zan por la de­ter­mi­na­ción y pa­sión con que glo­ri­fi­ca a Dios y se con­sa­gra en­te­ra­men­te a Su ser­vi­cio. Al leer sus pen­sa­mien­tos so­bre las di­fi­cul­ta­des de im­par­tir la fe cris­tia­na a co­mu­ni­da­des na­ti­vas nor­te­ame­ri­ca­nas afec­ta­das por el al­coho­lis­mo y por prác­ti­cas pa­ga­nas per­ni­cio­sas me ma­ra­vi­llé de lo fá­cil que era mi vi­da en com­pa­ra­ción con la su­ya. La lec­tu­ra me mo­ti­vó a as­pi­rar a una ma­yor de­vo­ción es­pi­ri­tual. El es­ca­bro­so ca­mino que él es­co­gió lo lle­vó a cul­ti­var una re­la­ción ín­ti­ma con Cris­to. Él no per­mi­tió que el do­lor le en­ca­lle­cie­ra el al­ma.

Apar­te de sus lu­chas es­pi­ri­tua­les, su­fría in­ten­sos do­lo­res en el cuer­po a cau­sa de su tu­bercu­losis, agra­va­da por la po­bre­za y la ex­te­nuan­te vi­da que lle­va­ba. Sus pri­me­ras ini­cia­ti­vas de evan­ge­li­za­ción no tu­vie­ron mu­cho efec­to. Aquel apa­ren­te fra­ca­so lo su­mió en una pro­fun­da de­s­es­pe­ran­za que en­tur­bió su sin­ce­ro co­ra­zón. Sin em­bar­go, a pe­sar de los fre­cuen­tes ata­ques de la en­fer­me­dad que a la pos­tre se co­bró su vi­da, y de la de­pre­sión que por mo­men­tos lo lle­vó al bor­de del sui­ci­dio, Brai­nerd per­se­ve­ró.

Para cuan­do ter­mi­né su bio­gra­fía me di cuen­ta de que si bien las ges­tas y proezas de hé­roes ilus­tres —mis fa­vo­ri­tas has­ta el mo­men­to— eran ins­pi­ra­do­ras, la his­to­ria de Brai­nerd po­seía una be­lle­za sin­gu­lar. Han pa­sa­do años desde que des­cu­brí el va­lien­te es­pí­ri­tu de Brai­nerd y su de­vo­ción to­tal a Cris­to; sin em­bar­go, su de­di­ca­ción si­gue mo­ti­ván­do­me cuan­do mi vi­da es­pi­ri­tual se tor­na más mo­nó­to­na y abu­rri­da que fruc­tí­fe­ra y prós­pe­ra.

Brai­nerd fue mi­sio­ne­ro en una épo­ca y un en­torno muy dis­tin­tos de los míos. Pue­de que yo nun­ca me en­fren­te a una can­ti­dad tan in­creí­ble de su­ce­sos ad­ver­sos. No obs­tan­te, ten­go la mis­ma mi­sión —re­fle­jar a Dios en un mun­do que pre­ci­sa Su amor y Su luz— y el mis­mo Dios, que me ayu­da­rá a su­pe­rar cuan­to obs­tácu­lo se me pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.